The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Reino Unido

Marte está cubierto de un “cóctel tóxico” que mata las bacterias, según un estudio

Redacción TO
Última actualización: 2 Ene 2019, 6:19 pm CET
Foto: NASA NASA | Reuters

Aquellos que confían en la existencia de vida en Marte reciben hoy malas noticias. Un grupo de científicos han descubierto un “cóctel tóxico” en su superficie que acaba con las bacterias. Este efecto tóxico de varios compuestos presentes en el planeta rojo se debe a los efectos de los rayos ultravioleta, según explica un estudio publicado este jueves en la revista Science Reports.

Los investigadores de la Escuela de Física y Astronomía de la Universidad de Edimburgo han estudiado los percloratos para llegar a esta conclusión. Son unas sales abundantes en Marte que, aunque estables a una temperatura moderada, se convierten en un potente bactericida cuando se activan por las altas temperaturas. Marte suele mantener temperaturas frías, pero este estudio demuestra que los percloratos también pueden activarse por los rayos ultravioletas.

Este descubrimiento supone que la búsqueda de vida en el planeta rojo deberá llevarse a cabo al menos tres o cuatro metros bajo la superficie, donde los organismos están protegidos de la intensa radiación, explica la investigación.

“Nuestras observaciones muestran que la superficie actual de Marte es muy nociva para las células, bajo el efecto de un cóctel tóxico de oxidantes, percloratos y rayos UV”, explican los científicos. “Demostramos que cuando se irradian percloratos con un flujo de rayos UV parecidos a los que hay en Marte, se vuelven bactericidas”, añaden.

Además, otros dos compuestos presentes en Marte, el óxido de hierro y el peróxido de hidrógeno, aumentan la mortalidad de las bacterias cuando actúan en sinergia junto a los percloratos.

Pero este descubrimiento tiene un lado positivo, y es este “cóctel tóxico” acaba también con los contaminantes aportados por las misiones de exploración a Marte, que tienen “pocas posibilidades de sobrevivir”, explica el estudio.