The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Francia

Nadal hace historia al arrasar a Thiem en cuatro sets y ganar su duodécima copa de Roland Garros

Redacción TO
Última actualización: 9 Jun 2019, 7:04 pm CET
Foto: Kai Pfaffenbach | Reuters

Rafael Nadal ha hecho historia otra vez este domingo al arrollar a Dominic Thiem en cuatro sets (6-5, 5-7, 6-1, 6-1) y ganar su duodécima copa de Roland Garros.

Este domingo el español se ha convertido en el primero en el tenis en ganar 12 veces el mismo torneo del Grand Slam, dejando atrás la igualdad que hasta ahora mantiene con la jugadora Margaret Court, que logró ganar 11 veces el Open de Australia, su país.

Nadal vuelve a besar la Copa de los Mosqueteros sobre la pista Philippe Chatrier, por lo que dobla ya en el palmarés en número de títulos al segundo hombre que más veces ganó Roland Garros en la era Open, el sueco Bjorn Borg, que se lo llevó en seis ocasiones.

Es el decimoctavo título del Grand Slam de Nadal, que se acercaría así a apenas dos del hombre que tiene el récord masculino, Roger Federer, que tiene 20.

Federer fue precisamente la víctima del huracán Nadal el viernes en semifinales, en un duelo de leyendas que había suscitado una gran expectación, pero que el español solventó por la vía rápida, en tres sets sin excesivas complicaciones (6-3, 6-4, 6-2).

En cuartos, Nadal ya había deslumbrado ante otro jugador del top 10, el japonés Kei Nishikori, séptimo del mundo, ante el que consiguió su triunfo más contundente de este torneo, perdiendo únicamente cinco juegos.

Nadal hace historia al ganar su duodécima copa de Roland Garros

Crédito: REUTERS/Benoit Tessier

El mallorquín ha ganado con autoridad todos sus partidos. Únicamente se mostró algo vulnerable en la tercera ronda al perder un set contra el belga David Goffin (29º), pero en un partido que tenía ya encarrilado.

Nadal no conocía todavía el viernes la identidad de su rival, pero al ser preguntado por la final dijo que sabía que iba a ser un partido difícil. “En la final, mi rival será el más complicado. En una final así el adversario siempre tiene un nivel muy alto, es una regla del deporte”, estimó.

Entre los pocos candidatos que parecen capaces de poner en apuros al español está el austríaco Dominic Thiem, de 25 años y especialista como él en tierra batida.

Thiem tuvo un desgaste físico mucho mayor en semifinales, invirtiendo cinco sets y teniendo que terminar incluso su partido el sábado, para ganar en semifinales al serbio Novak Djokovic, número uno mundial.

Reencuentro un año después

Será la segunda final consecutiva en Roland Garros entre Nadal y Thiem. La del año pasado no tuvo gran emoción, con victoria del español por 6-4, 6-3 y 6-2.

“Sería un gran sueño ganar el título. Pero tengo que tener en la cabeza que puede que no se cumpla porque al otro lado de la red está un adversario que no es fácil, así que no tengo que ponerme demasiada presión”, estimó el sábado Thiem tras su clasificación a la final.

En Roland Garros, Nadal ha ganado a Thiem en sus tres enfrentamientos anteriores. Además de esa final, en la semifinal de 2017 y en la segunda ronda de 2014.

Pero Thiem puede presumir de haber derrotado a Nadal en cuatro ocasiones sobre tierra, la última de ellas en las semifinales de este año en el torneo de Barcelona, donde el austríaco se proclamó luego campeón.

Ese torneo de Barcelona es uno de los dos títulos que ha ganado Thiem este año, junto al Masters 1000 de Indian Wells. Ambos llegaron poco después del inicio de su colaboración con el entrenador y extenista chileno Nicolás Massú.

“Va a ser un partidazo. Son dos jugadores que se conocen mucho y que entienden muy bien el juego en esta superficie. Rafa es un gran luchador, un ejemplo para la juventud y los niños. Mañana Dominic tiene sus chances contra Rafa, aunque entiende que juega con uno de los mejores de la historia”, valoró Massú tras el gran triunfo sobre Djokovic.

El trofeo va a ser entregado por un mito del tenis, el australiano Rod Laver, campeón de 11 torneos del Grand Slam en los años 1960, dos de ellos en Roland Garros.