One World: Los Beckham, los Rolling Stones y compañía recaudan 120 millones para la OMS

Cultura

One World: Los Beckham, los Rolling Stones y compañía recaudan 120 millones para la OMS

Taylor Swift, Paul McCartney y los Rolling Stones se sumaron al espectáculo digital en homenaje a los trabajadores sanitarios que luchan contra el nuevo coronavirus, que confina en sus hogares a miles de millones de personas, por una razón muy concreta: recaudar dinero para el fondo de respuesta solidaria de la Organización Mundial de la Salud, precisamente cuando ha perdido el respaldo de los Estados Unidos. Jennifer López, Lizzo, Stevie Wonder, Elton John y Maluma también se unieron a este concierto por internet, impulsado por la cantante Lady Gaga y respaldado por la organización internacional Global Citizen, y consiguieron recaudar 120 millones de dólares.

Antes de abrir el megaconcierto de dos horas, titulado «One World: Together At Home» («Un Mundo: Juntos en Casa»), Lady Gaga, que colabora desde hace semanas con Global Citizen y la OMS para recaudar dinero en el combate contra la COVID-19, dijo que estaba rezando por el personal sanitario y también «pensando en todos los que están en sus casas, pensando sobre cuándo se acabara todo esto». Luego cantó Smile, de Nat King Cole. Stevie Wonder, que cumple 70 años en mayo, tocó, sentado en su piano en su casa, Lean On Me, de Bill Withers, antes de continuar con su propia Love’s In Need Of Love Today. Mick Jagger, imbatible a los 76 años, apareció cantando el clásico You Can’t Always Get What You Want junto a los demás integrantes de los Stones, cada uno tocando desde sus respectivas casas. Taylor Swift también optó por el piano para una sobria presentación de Soon You’ll Get Better.

Global Citizen presentó el evento -transmitido en los principales canales de la televisión estadounidense y presentado por tres de sus figuras: Jimmy Fallon, Jimmy Kimmel y Stephen Colbert- no como una colecta sino como un momento de unión a través de la canción. También buscaba generar «un grito movilizador» para colaborar con los trabajadores sanitarios, en un momento en el que la pandemia mantiene a unos 4.500 millones de personas confinadas en casa.

Antes del show, la organización instó a filántropos y gobierno a apoyar a la OMS en su respuesta contra el coronavirus. En un espectáculo de rango internacional que incluyó también artistas de India y Nigeria, el colombiano Maluma inyectó el reguetón con Carnaval. Además de las presentaciones -McCartney tocó Lady Madonna– el evento resaltó los esfuerzos en todo el mundo de personal médico pero también repartidores de comida o desinfectantes, en la primera línea en la lucha contra el coronavirus, que ha causado más de 157.000 muertos en todo el planeta.

«Esta noche, a través del lenguaje internacional de la música, saludamos la valentía y el sacrificio de los héroes de la salud», dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en un video difundido durante la transmisión. El concierto acabó con una armonía de voces con Celine Dion, Lady Gaga, Andrea Bocelli y John Legend cantando el hit de 1999 de Dion y Bocelli The Prayer, acompañados por el celebrado pianista Lang Lang.

Un servicio a la humanidad

El espectáculo principal estuvo precedido por seis horas de presentaciones retransmitidas por internet de estrellas de todo el mundo, incluyendo Jennifer Hudson, Matthew McConaughey, Luis Fonsi y Kesha. El exfutbolista inglés David Beckham habló por videoconferencia con jóvenes deportistas y los animó a perfeccionar su técnica en casa, a la espera de que regresen las competiciones deportivas suspendidas por el coronavirus. El grupo The Killers hizo una versión acústica de su éxito Mr. Brightside. Y la actriz Sarah Jessica Parker se dirigió a los trabajadores sanitarios que trabajan en el hospital Elmhurst de Nueva York, el estado más afectado por la pandemia en Estados Unidos.

«Sois héroes», dijo la protagonista de Sexo en Nueva York desde su sofá. «Siempre estaremos agradecidos por los sacrificios que hicisteis para mantener a la comunidad sana y salva». Aisha al Muntheri, trabajadora en un hospital, habló desde París, vestida con ropa quirúrgica, para decir que se sentía orgullosa de «estar en el frente» con sus colegas. «Es parte de nuestro valor como médico el servir a la humanidad», dijo. «La humanidad es nuestro lenguaje común».