Open Arms exige un puerto seguro y Salvini dice que es "responsabilidad" de Madrid

Mundo ethos

Open Arms exige un puerto seguro y Salvini dice que es "responsabilidad" de Madrid
Foto: Olmo Calvo

El barco del Open Arms lleva siete días esperando poder desembarcar a los 121 migrantes que lleva a bordo y que fueron rescatados en el Mediterráneo cuando navegaban en situación de dificultad. Este jueves, la jefa de misión de la ONG española, Anabel Montes, ha pedido urgentemente un puerto seguro en el que poder atracar y desembarcar a los migrantes. «La política no puede estar por encima de las personas», ha dicho en un video grabado y difundido en Twitter.

Montes ha reiterado la necesidad de recibir la autorización de atracar en un puerto, «siguiendo los convenios y acuerdos internacionales y sobre todo haciendo referencia a la Carta de los Derechos Humanos, con especial énfasis en el Derecho a la Vida».

La jefa de misión ha afirmado que con el paso de los días es más complicado explicar a las personas socorridas «por qué no pueden desembarcar, por qué no pueden ser llevadas a un puerto seguro donde su vida no corra peligro»y que «con el paso del tiempo las situaciones de ansiedades, de nerviosismo van aumentando». Asimismo, ha señalado que la tripulación no desea que «llegue el punto en el que haya una situación» que no puedan controlar.

Open Arms espera desde la semana pasada frente a la isla italiana de Lampedusa a que se le asigne un puerto seguro para poner a salvo a 121 inmigrantes rescatados en el mar en dos operaciones distintas.  La primera fue el 1 de agosto, cuando auxilió a 55 personas, y la segunda el 2 de agosto, a otras 69, aunque un día después fueron evacuadas tres mujeres por motivos de salud.

El ministro del Interior de Italia, el ultraderechista Matteo Salvini, ha acusado a la ONG de usar los rescates de inmigrantes en el Mediterráneo como «provocación política» y ha amenazado con requisar su barco si accede a un puerto italiano.

Salvini ha asegurado que la embarcación está en aguas internacionales, en el área de búsqueda y rescate (SAR) de competencia maltesa, y que no piensa cambiar de parecer. «El barco es español y los inmigrantes a bordo están bajo la directa responsabilidad de Madrid».

El Parlamento italiano acaba de aprobar un decreto impulsado por Salvini que permite requisar las naves de las ONG que violen la prohibición de entrar en aguas italianas y que prevé multas de hasta un millón de euros.

En España, la ciudad de Valencia se ha ofrecido a acoger la embarcación y la comunidad de Extremadura a colaborar en la acogida de los inmigrantes. Las autoridades españolas han prohibido a Open Arms retomar la búsqueda activa de barcazas en peligro, limitando su actividad, y el 4 de julio la Marina Mercante le advirtió de que afrontaría multas de hasta 900.000 euros si contravenía su petición.