The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Francia

El nacionalismo marca la conmemoración de los 100 años del fin de la Primera Guerra Mundial

Redacción TO
Última actualización: 11 Nov 2018, 3:34 pm CET
Foto: BENOIT TESSIER | Reuters

En la undécima hora del undécimo día del undécimo mes, el 11 de noviembre de 1918, miles de clarines tocaron el alto el fuego de la Primera Guerra Mundial. Este domingo, 100 años más tarde, cerca de 70 jefes de Estado y de Gobierno conmemoran en París el centenario del fin de la Gran Guerra, en un acto que busca reavivar el multilateralismo cada vez más amenazado por los discursos nacionalistas.

Líderes de todo el planeta, entre los que se incluye el estadounidense Donald Trump, la alemana Angela Merkel y el español Pedro Sánchez, participan en las ceremonias presididas por el presidente francés Emmanuel Macron. “El patriotismo es justo lo contrario del nacionalismo. El nacionalismo lo traiciona”, ha dicho el presidente francés en un discurso frente al Arco del Triunfo.

Los mandatarios han comenzado a llegar a las nueve de la mañana al Palacio del Elíseo, sede de la presidencia francesa, para ser recibidos por Macron y su esposa Brigitte. El rey Felipe VI ha sido el penúltimo jefe de Estado en pasar por el Elíseo, justo antes de la canciller alemana, Angela Merkel, e inmediatamente después del rey de Marruecos, Mohamed VI.

La mayoría de los líderes han recorrido a pie, bajo la lluvia, los últimos metros de la avenida de los Campos Elíseos para llegar hasta el Arco del Triunfo, mientras de fondo tañían las campanas de las iglesias de París.

Llegaron de forma separada, y un poco más tarde que el resto, los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Rusia, Vladimir Putin, que ha aterrizado en París con retraso esta mañana.

En el emblemático Arco del Triunfo se encuentra la Tumba del soldado desconocido, que representa a los 10 millones de combatientes muertos en la Primera Guerra Mundial. Además, entre cinco y 10 millones de civiles perdieron también la vida en el conflicto.

 

El nacionalismo marca la conmemoración de los 100 años del fin de la Primera Guerra Mundial 3

Macron durante su discurso. | Foto: Ludovic Marin/REUTERS

 

Allí, Macron ha pedido a los líderes que rechacen “la fascinación por el repliegue, la violencia y la dominación”. “Sumemos nuestras esperanzas en lugar de oponer nuestros miedos”, ha exhortado el presidente francés Emmanuel Macron en la ceremonia en el Arco del Triunfo.

Más de 10.000 policías y gendarmes estarán desplegados en la capital francesa para garantizar la seguridad de los mandatarios y sus delegaciones en una ciudad bajo amenaza terrorista permanente desde 2015. Esto no ha impedido que tres activistas de Femen saltaran las barreras de seguridad en los Campos Elíseos y trataran de abalanzarse al convoy de Trump. Las mujeres, que fueron detenidas, iban con el pecho desnudo y llevaban mensajes como Fake Peace Maker o Hypocrisy escritos en el cuerpo. Las tres han sido detenidas.

El célebre violonchelista Yo-Yo Ma ha interpretado la Sarabanda de la partida número 5 de Bach, la cantante beninesa Angelique Kidjo ha cantado en homenaje a las tropas coloniales y varios estudiantes han leído testimonios de la guerra.

Vuelta al nacionalismo del período de entreguerras

Acto seguido, Emmanuel Macron, cuyo país fue una de las grandes potencias vencedoras en 1918, pronunciará un discurso centrado en el tema de la paz, después de que esta semana multiplicara las advertencias sobre el resurgimiento de un nacionalismo similar al del período de entreguerras.

“Se trata de hacer resonar el 11 de noviembre de 1918 con el 11 de noviembre de 2018”, indicó una fuente de la presidencia francesa.

Después de que se suenen los clarines en remembranza de los miles de clarines que marcaron hace 100 años el alto el fuego de la Primera Guerra Mundial, los mandatarios regresarán al Elíseo para un almuerzo oficial.

Por la tarde, los dirigentes participarán en un Foro internacional por la Paz, cuyo objetivo es promover el multilateralismo, debilitado por las políticas de algunos jefes de Estado, entre ellos Donald Trump, o más recientemente el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

“No se trata solo de conmemorar el pasado sino de utilizar sus lecciones para preparar el futuro“, explicó esta semana el diplomático francés Michel Duclos, que participó en la organización del foro.

 

El nacionalismo marca la conmemoración de los 100 años del fin de la Primera Guerra Mundial

Emmanuel Macron y su mujer Brigitte reciben al presiden a Pedro Sanchez y su mujer Begoña Gomez Fernandez en el Elíseo. | Foto: REUTERS/Reinhard Krause

 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido “más Europa que nunca” y aprender “de los errores del pasado para construir un futuro en paz” en la conmemoración del centenario del fin de la I Guerra Mundial.

 

 

Emmanuel Macron, Angela Merkel, Justin Trudeau y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, subirán a la tribuna para defender el multilateralismo en una época marcada por un repliegue nacionalista.

 

 

Varias manifestaciones están previstas en París, incluyendo una contra Trump este domingo por la mañana. El sábado apenas unas docenas de manifestantes protestaron contra la presencia del presidente ruso, Vladimir Putin.

Ambos líderes tienen previsto tener una pequeña reunión este domingo después de los actos para hablar sobre los planes de Trump de abandonar el primer tratado de desarme de la Guerra Fría, según han informado medios rusos.

 

Conmemoración en Australia y Polonia

El centenario del armisticio también se ha conmemorado en otras partes del mundo. Australia, Nueva Zelanda e India han recordado en emotivos actos a los más de 150.000 militares de esos países que perdieron la vida en el conflicto.

La primera ministra británica Theresa May y el príncipe Carlos, en representación de la reina Isabel II, han asistido con el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier a un acto en el que miles de simpatizantes también rindieron homenaje a los caídos.

Polonia por su parte ha celebrado su independencia, recuperada tras la guerra en 1918, después de que su territorio estuviera repartido durante 123 años entre Rusia, Prusia y el Imperio Austrohúngaro.