Rusia asegura que el ataque químico en Siria fue "un montaje" y acusa a Reino Unido

Política y conflictos

Rusia asegura que el ataque químico en Siria fue "un montaje" y acusa a Reino Unido
Foto: Alexander Zemlianichenko

El ejército ruso ha afirmado este viernes que tiene pruebas de la participación directa de Gran Bretaña en la «puesta en escena» del presunto ataque químico de la semana pasada en Guta Oriental. El portavoz del ejército ruso, Igor Konashenkov, ha acusado a Londres de haber ejercido «una fuerte presión» sobre los Cascos Blancos sirios, socorristas civiles en la zona rebelde, que fueron los primeros que alertaron sobre este presunto ataque para escenificar «esta provocación preparada de antemano».

«Se dijo a los Cascos Blancos que entre el 3 y el 6 de abril los combatientes de Jaysh al Islam lanzarían disparos de artillería contra Damasco. Eso provocaría una reacción de las fuerzas gubernamentales que los Cascos Blancos deberían utilizar para escenificar esta provocación», ha declarado el portavoz.

Asimismo, Konashenkov ha añadido que Moscú «dispone de entrevistas de personas que participaron directamente en la filmación de vídeos con los que supuestamente se simula el ataque químico». «Los habitantes de Duma contaron con todo detalle cómo se hicieron las tomas y en qué pasajes participaron», ha asegurado.

Los Cascos Blancos sirios y la ONG Syrian American Medical Society aseguran que decenas de personas murieron el 7 de abril en Duma en un ataque con “gases tóxicos” del que los occidentales acusan al régimen de Bashar al Assad, quien niega toda responsabilidad.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha calificado el presunto ataque químico en Siria de «puesta en escena», en la que participaron los «servicios especiales de un Estado», al que no nombraron pero que designaron como «rusófobo».

Por su parte, el líder del grupo chií libanés Hizbollah, el jeque Hassan Nasrallah, también lo ha calificado de «montaje». En un discurso televisado, Nasrallah ha condenado «el uso de armas químicas en cualquier batalla», que su grupo considera un «crimen de guerra». «Estoy seguro de que lo sucedido en Duma es un montaje», ha dicho, y lo ha atribuido al presidente norteamericano, Donald Trump. «Todo es posible con un presidente como Trump, y sus amenazas no asustarán a Siria, Irán, Rusia y a la Resistencia», en alusión a sus combatientes que luchan en el país vecino en apoyo a las tropas del presidente sirio, Bashar el Assad.

En este contexto, Siria ha advertido en Naciones Unidas de que «no tendrá otra opción que defenderse si Occidente lanza una acción militar». «Esto no es una amenaza. Esto es una promesa», ha subrayado el embajador sirio Bashar Jaafari ante el Consejo de Seguridad de la ONU, informan Efe y AFP.