Publicidad

Internacional

Arde el sureste de Europa en mitad de una ola de calor histórica

Arde el sureste de Europa en mitad de una ola de calor histórica
KENAN GURBUZ Reuters

El sureste de Europa sufre una histórica ola de calor extremo, con picos de más de 45 grados, que ha desatado incendios forestales por toda la región y ha provocado muertes, evacuaciones masivas, la destrucción de cientos de hogares y de miles de hectáreas de vegetación.

Los datos: la Comisión Europea ha movilizado ayuda de varios Estados miembros. Chipre ha enviado dos aviones a Grecia, Chequia y Países Bajos destinarán dos helicópteros a Albania, mientras Eslovenia enviará a 45 bomberos a Macedonia del Norte, que se suman a los aviones enviados por España y Croacia a Turquía.

En la última jornada se han declarado 118 incendios en Grecia, donde, aunque afortunadamente hasta ahora no ha habido víctimas, miles de hectáreas continúan ardiendo sin control, especialmente en la isla de Eubea y en el Peloponeso.

Durante la tarde del miércoles, cientos de personas han sido desalojadas de sus hogares y hoteles, muchas en barcos directamente desde la playa, en la isla de Eubea, donde 13 poblaciones han sido evacuadas, cientos de edificios han sido calcinados y tres bomberos tuvieron que ser tratados por quemaduras leves.

A las autoridades les preocupa también el fuego que se aproxima con rapidez al yacimiento arqueológico de la Antigua Olimpia, donde se celebraban los Juegos Olímpicos en la Antigüedad, cerca del cual se han visto ya destruidas varias casas. Medios locales han informado de que hay varias personas atrapadas en sus hogares en esta zona.

En la jornada del miércoles ha mejorado la situación en los suburbios de Atenas, donde desde el martes ardieron 1.250 hectáreas y cientos de edificios, lo que obligó a millones de personas a permanecer encerradas en la capital, para evitar respirar las partículas tóxicas que flotaron en el aire durante horas.

Esta catástrofe sin precedentes está llevando al límite la capacidad de reacción griega debido a la dispersión de los focos y el poco halagüeño parte meteorológico. Después de registrar el martes un récord de 47,1 grados, se espera que las altas temperaturas continúen al menos hasta finales de semana.

En Turquía continúa la lucha contra los incendios, donde en una semana se han declarado más de 170 focos, la gran mayoría ya extinguidos o bajo control, pero aún con 16 frentes activos en siete provincias del sur y este del país. El ministro del Interior, Süleyman Soylu, ha indicado que en total hubo que evacuar a 16.000 personas de 3.200 hogares en 28 poblaciones.

Las altas temperaturas en el Mediterráneo oriental han afectado estas regiones de Turquía, con temperaturas de hasta 44 grados en la ciudad meridional de Antalya y 42 en la turística Marmaris, dos de las zonas más afectadas por los incendios.

Siete de las ocho víctimas mortales por el fuego se han registrado en el incendio de Manavgat, en Antalya, que sigue activo, y una en Marmaris, en la provincia de Mugla, donde continúan las labores de extinción con los aviones enviados por España para colaborar en una emergencia para la que Turquía no tiene suficientes medios propios, por lo que ha tenido que alquilar o pedir aeronaves a Rusia y Ucrania, entre otros, según ha informado Efe.

En Bulgaria, donde las temperaturas alcanzan los 42 grados, los incendios han hecho estragos en los últimos días, destruyendo grandes áreas de bosques, pero sin causar, de momento, ni muertos ni heridos.

Aunque la mayoría de los focos se controlaron pronto, en algunos casos hubo que desplegar a unidades militares y helicópteros de las fuerzas aéreas, como en el pueblo de Dolno Selo, cerca de la frontera con Macedonia del Norte, donde el fuego originado por una chispa de la línea eléctrica destruyó 20 casas vacías. Otro incendio al sur de la capital, Sofía, se ha acercado a 300 metros del gasoducto que transporta carburante a Grecia, sin dañar la instalación.

En Albania, un hombre de 64 años ha muerto al ser alcanzado por las llamas en el patio de su casa, uno de tantos incendios que ha arrasado miles de hectáreas forestales.

La situación más crítica ahora se encuentra en el sur del país: la costa del Jónico, la turística ciudad de Vlora y en Gjirokastra, cerca de la frontera con Grecia, que las llamas cruzaron esta tarde. La dificultad de extinguir las llamas se debe al terreno accidentado y la falta de medios aéreos adecuados en el país, por lo que Albania espera con impaciencia la ayuda europea.

Los fuegos, en su mayoría provocados, están quemando desde hace semanas superficies enteras de bosques en la península de Karaburun y en su avance amenazan la base naval militar de Pashaliman y el parque natural de Llogara, en Vlora.

En Kosovo ha muerto en la jornada del miércoles un hombre de 57 años en un incendio en la aldea de Novo Selo, que lleva días azotada por varios focos en mitad de las altas temperaturas y fuertes ráfagas de viento. Cuatro incendios siguen activos de los 50 que ha habido esta semana. Gran parte de los fuegos se atribuyen a negligencias ciudadanas, sumadas a la canícula y al viento, mientras que la falta de medios para extinguir las llamas dificulta la situación.

Una docena de incendios están activos en Macedonia del Norte, de los cuales sólo dos están controlados y, aunque hay varias poblaciones en riesgo, de momento no hay vidas en peligro ni se han registrado víctimas. El Gobierno ha prohibido la circulación en áreas forestales.

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D