Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Por qué NO donar ropa, comida y trastos a países en desarrollo

Clara Paolini

Foto: Bill Wegener
Unsplash

En el primer mundo se piensa: los niños de Zimbabwe apenas tienen juguetes, los jóvenes de Burundi no llevan zapatos y  en los países del Cuerno de África, sacudidos por incesantes hambrunas, toda donación en especie podría servir de ayuda. Mientras tanto, los trastos inservibles se acumulan en el desván, haces espacio en el armario porque las zapatillas de la última temporada, que ya no están de moda, ocupan el espacio reservado para nuevas adquisiciones y buena parte de los alimentos que compras acaban en la basura porque sencillamente, sobran.

Entonces, llega el engañoso momento de iluminación: “Si tengo cosas que otras personas necesitan, ¿por qué no donarlas? Así, además de deshacerme de ellas, llevaré a cabo una acción solidaria”. Se trata de un autoengaño común pero más peligroso de lo que imaginas. Lo cierto es que en la mayoría de los casos, enviando ropa usada, trastos y comida a países en vías de desarrollo no sólo no ayudas a nadie, sino que podrías acabar perjudicando.

Querer ayudar no es excusa para desconocer las consecuencias de lo que estás haciendo, así que antes de empezar, con toda la buena intención, a repartir tus desperdicios, ten en cuenta lo siguiente.

Las donaciones pueden ralentizar el crecimiento de la economía local

Un artículo publicado en la revista Time, ya lo advertía hace algunos años: “No es tan difícil conseguir camisetas en África, e inundar el mercado de productos gratuitos podría arruinar a las personas que ya las venden”. Donar ropa es un tema sensible en África porque las industrias textiles de muchos países se derrumbaron bajo el peso de las importaciones de ropa de segunda mano que se introdujeron en los años setenta y ochenta y conviene actuar para eliminar esa lacra. Como apuntaba James Shikwati, director Inter Region Economic Network de Nairobi, “primero destruyes la capacidad de producción textil de estos lugares y luego dices: ‘¿Puedo darte una camiseta y celebrarlo?’. Es como ofrecer veneno recubierto de azúcar”.

Vanesa Anaya, responsable de comunicación de la Fundación Agua de Coco, apunta que parte del problema radica en la imagen estereotipada que se tiene de África como continente empobrecido, lleno de niños hambrientos y falto de recursos: “Aunque en muchas ocasiones la dureza de la situación es real, esto contribuye a tener una visión paternalista. La gente, con toda su buena intención, quiere contribuir a mejorar la vida de las personas en países empobrecidos, pero lo primero que proponen es siempre enviar cosas, incluso trastitos que allí son inservibles”.

Por qué NO donar ropa, comida y trastos a países en desarrollo
Mercado en Mali | Imagen: Kraig Peel / Flickr creative commons

Desde su punto de vista “el problema es dar por hecho que unas camisetas viejas que tienes por casa van a servir allí, ese concepto de enviar cosas sobrantes. En el caso de la comida, por un lado, muchas las organizaciones no disponen de recursos para hacerlas llegar, y por otro, te aseguro que es posible comprar arroz, leche y harina allí mismo, contribuyendo así a fomentar el mercado local”.

La cultura de la recogida de alimentos y objetos proviene de la época en la que las ONGs basaban su trabajo en la caridad de la ayuda humanitaria, pero a estas alturas cada vez son más las organizaciones que sientan sus bases en la ayuda al desarrollo. Este cambio de actitud se resume en una frase algo manida pero irrebatible: “Dale un pez a un hombre y comerá un día; enséñalo a pescar y comerá siempre”.

África no es un vertedero

Rasna Warah, conocida periodista keniata y autora del libro Missionaries, Mercenaries and Misfits, declama alto y claro la triste realidad: “África es el mayor vertedero del planeta, todo lo que sobra se trae aquí y lo triste es que los gobiernos africanos no dicen que no, de hecho, dicen: ‘Por favor, envíenos más’. Abdican de la responsabilidad de sus propios ciudadanos (…) La solución a largo plazo no es este tipo de ayuda”

Tal y como apunta Vanesa Anaya, existe un grave problema en la gestión de la basura en muchos países africanos, y en muchos casos, bienes enviados desde aquí con buenas intenciones, acaban en vertederos contaminando el medioambiente y generando dinámicas sociales muy peligrosas como la explotación laboral infantil. Según su opinión, el caso de las nuevas tecnologías es especialmente grave: “porque hay una tendencia a enviar ordenadores viejos que casi no funcionan. Al cabo de un par de años estos ordenadores no sirven para nada y acaban allí”.

A veces es mejor no enviar nada que enviar un trasto inservible que acabe en un área de basuras donde reciclar o remodelar resulte inviable, y “lo mismo ocurre con otros objetos y materiales con una vida útil corta que acaban abandonados en el río, lago o ciudad en lugares que no tienen una adecuada gestión de los residuos”. Ya bastante grave es la situación de los vertedores de residuos tecnológicos en África como para que además, contribuyamos a su perpetuación sin ser conscientes de ello.

Por qué NO donar ropa, comida y trastos a países en desarrollo 2
Partes de equipos electrónicos en los vertedoros de residuos en Ghana | Imagen vía EFE/Jane Hahn

Se pueden enviar cosas más útiles

Aunque te guste pensar que tus juguetes de infancia cobrarán una nueva vida en manos de un huérfano africano, el dinero que es necesario invertir para enviar un cargamento de osos de peluche a países empobrecidos podría utilizarse en cubrir necesidades más apremiantes, como medicamentos o personal que lleve a cabo proyectos sociales o de economía sostenible desde el terreno.

Desde la Fundación Agua de Coco explican que en su caso sólo se limitan a llevar productos bajo ciertas condiciones: que los haya demandado su equipo desde los lugares en los que trabajan; que sean difíciles o imposibles de conseguir en el país; y que no puedan ser sustituidos por otro producto local.

Por supuesto esto no quiere decir que en todos los casos debamos limitarnos a donar medicamentos, pero sí conviene ser consciente de qué se necesita y qué no. Por ejemplo, si una ONG tiene un proyecto para incentivar la inclusividad mediante el deporte, la donación por parte de una empresa de un cargamento de botas de fútbol, será útil. Por el contrario, si tienes unas zapatillas viejas en casa y pretendes entregárselas a una asociación con pocos recursos que trabaja en el ámbito de la salud, allí también son basura.

Por qué NO donar ropa, comida y trastos a países en desarrollo 3
Una niña se sostiene de la cinta de la ropa que ha tendido en la barriada de Kangemi en las afueras de Nairobi | Imagen vía
REUTERS/Darrin Zammit Lupi

Perpetúas un modelo de consumo dañino

Si tienes montañas de ropa de la que quieres deshacerte pero sientes la necesidad de comprar prendas nuevas, posees trastos inservibles porque eres incapaz de darles una nueva vida por ti mismo y en tu nevera la comida caduca antes de que la toques, algo estás haciendo mal. Puede que la clave no sea donar tus desperdicios a un país empobrecido, sino consumir menos y hacerlo de forma más consciente.

Estamos lejos de alcanzar un sistema económico igualitario y resulta difícil escapar de las garras del consumismo, pero cada acción cuenta. Si en lugar de comprar diez camisetas de 4€ fabricadas con mano de obra barata adquiriéramos una con garantías de comercio justo proveniente de un país en vías de desarrollo, entonces sí, la solidaridad tendría otra cara.

Continúa leyendo: La crisis ambiental de la que nunca has oído hablar

La crisis ambiental de la que nunca has oído hablar

Lidia Ramírez

Foto: BOGDAN CRISTEL
Reuters

El drenaje ácido de minas es una crisis mundial poco conocida. La ONU lo ha calificado como el segundo mayor problema que enfrenta el mundo después del calentamiento global. En Estados Unidos, se estima que 22.000 kilómetros de ríos y miles de embalses de agua dulce se ven afectados por esta formación de aguas ácidas, ricas en sulfatos y metales pesados por el drenaje ácido de la mina. Los ríos y lagos en Arizona, Patagonia, Papúa Nueva Guinea, Guangdong en China y el Río Tinto y Odiel en España, por nombrar sólo algunos, han sido contaminados por el drenaje ácido de la minas. En Sudáfrica, el problema es crónico.

Los drenajes ácidos de antiguos minados de carbón y minería metálica son una de las principales fuentes de contaminación de las aguas superficiales y subterráneas en el mundo. Debido a que este problema puede persistir durante décadas e incluso cientos de años una vez finalizado el ciclo productivo, con las consecuencias en los humanos que esto conlleva, sobre todo, en los países en desarrollo, existe la necesidad de prevenir su formación y aplicar el tratamiento más adecuado cuando se ha formado, según el Instituto Geológico y Minero de España.

La crisis ambiental de la que nunca has oído hablar 3
Imagen del cauace del río Tinto, Sierra< de Padre Caro, Nerva, Huelva. | Foto: Wikipedia

Una crisis mundial

El primer ministro de Rumania, Mihai Tudose, planteó recientemente la posibilidad de reabrir el enorme campo de oro Rosia Montana (Montaña Roja).  La zona había sido explotada desde la época romana hasta la última operación estatal cerrada en 2006. La solicitud del gobierno anterior para hacer de la zona Patrimonio Mundial de la Unesco ha sido retirada allanando el camino para nuevos desarrollos.

Rosia Montana se encuentra en las montañas de los Cárpatos y, con 314 toneladas de oro, alberga el mayor depósito de este metal de Europa; incluso una solicitud del gobierno anterior de hacer de la zona patrimonio mundial de la Unesco ha sido retirada allanando el camino para nuevos desarrollos. De esta forma, una explotación minera de este tipo supone millones de puestos de trabajos. Pero, ¿vale la pena realmente?

Llegados a este punto no podemos olvidar el pasado tóxico de Rosia Montana. En la década de 1970, una mina de cobre en la zona necesitaba un lugar para almacenar sus residuos contaminados con cianuro y el pueblo vecino de Geamana fue evacuado e inundado. Desde entonces permanece sumergido en aguas tóxicas siendo uno de los mayores desastres ecológicos de Rumania, superado sólo en 2000, cuando una mina de oro en Baia Mare, en el norte del país, derramó unas 100 toneladas de cianuro en un río. Este último incidente fue descrito como el peor desastre medioambiental de Europa desde Chernóbil.

La crisis ambiental de la que nunca has oído hablar
La antigua iglesia de la aldea de Geamana se ve parcialmente sumergida por aguas contaminadas con cianuro y otros productos químicos cerca de Rosia Montana. | Foto: Bogdan Cristel/Reuters

Por su parte, la industria de explotación minera es una de las actividades económicas más importantes de Perú. Las minas existentes en el norte, en el centro y en el sur del país han creado un gran problema ambiental. Por ejemplo, las actividades de extracción en minas de cobre en Cuajone y Toquepala exponen grandes cantidades de contaminantes que producen el drenaje de ácido de mina cuando se ponen en contacto con agua y oxígeno. Los residuos mineros de la extracción de cobre y de las operaciones de las refinerías contaminan el río Locumba. Otro problema sabido es la contaminación del lago Junín y el río de Mantaro, que indirectamente, reciben efluentes de la mina de Colquijirca.  Estas extracciones han causado un enorme daño a la biodiversidad de la región y puso en peligro los medios de subsistencia de 70.000 indígenas Awajúns y Wampís.

La crisis ambiental de la que nunca has oído hablar 2
Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, Perú | Foto: Rodrigo Abd/AP

Por su parte, las multinacionales prometen un desarrollo sostenible, sin embargo, la realidad es otra y la limpieza en la mayoría de estas corrientes de agua llevará décadas y costará millones de euros. Así, sin una cuidadosa y comprometida previsión de las empresas y gobiernos de diferentes países lidiaremos con la contaminación crónica de nuestros ríos, arroyos, lagos y suelos durante siglos.

Continúa leyendo: La verdad detrás de las aplicaciones anticonceptivas

La verdad detrás de las aplicaciones anticonceptivas

Redacción TO

Foto: Brooke Cagle
Reuters

Controlar la natalidad es un deseo ancestral. Antes era más difícil, pero en las últimas décadas la ciencia ha desarrollado nuevas técnicas anticonceptivas, así como mejorado la efectividad de las que conocemos, con un resultado muy positivo para la mujer y su libertad sexual.

Que las mujeres tengan el control sobre su cuerpo, y por ende sobre su actividad reproductora, es una clave del feminismo. Por ello, que proliferen todo tipo de técnicas es fundamental para mantener ese control. La tecnología no se ha quedado atrás, y ha hecho mucho más flexible y accesible la anticoncepción en el mundo. No obstante, hay que tener cuidado con la efectividad de algunas herramientas, y siempre escuchar el consejo de los expertos sanitarios.

Aplicaciones que nos ayudarán a contar nuestro días

Son muchas las apps para móvil que funcionan como controlador del ciclo menstrual. La propia Agrupación Ginecológica Española (AGE) recomienda diversas aplicaciones para controlar la toma de la píldora y los ciclos menstruales, una de las técnicas anticonceptivas más extendidas.

Aunque la alarma del móvil puede hacer las veces de controlador avisándonos de la toma, existen otras aplicaciones que nos aseguran un mayor control, además de ofrecernos otras opciones complementarias. Entre las que están en la lista de de la AGE, destacamos tres:

– Lady Pill Reminder: Esta app es gratuita y está disponible para sistemas operativos Android e iOS. La aplicación pide que indiques el tipo de píldora, el número de píldorasy el horario de la toma. A raíz de esta información, la app te va avisando a través de notificaciones cuando tengas que tomar la píldora. Además, en cualquier momento puedes consultar el estado de la tableta de píldoras del ciclo actual. También sirve como recordatorio de cuándo debemos comprar más píldoras. Es muy visual, lo que permite llevar el control de una forma muy sencilla.

– My Pill: Esta otra app, también gratuita y disponible en Android e iOS, y funciona como la anterior aunque acepta, además de la píldora anticonceptiva, la configuración para otro tipo de anticonceptivos como el anillo o el parche.

– No te olvides: Esta aplicación, también para Android e iOS, además de gratuita, funciona como calendario y, gracias a la geolocalización, ofrece un listado de farmacias para que sepas cuál es la más cercana a ti. También incorpora un formulario para enviar tus dudas al personal médico encargado de la app.

Natural Cycle, la súpercampeona de las apps anticonceptivas

Por muchas aplicaciones que nos sirvan de ayuda, hasta la llegada de Natural Cycles no había forma de convertir nuestro móvil en una verdadera herramienta anticonceptiva. Esta aplicación para smartphones, de la que ya hablamos en The Objective, es el método anticonceptivo definitivo para nuestro móvil.

Esta alternativa a los anticonceptivos tradicionales ofrece la posibilidad de calcular, a través de un algoritmo y de la temperatura de las usuarias, si pueden mantener relaciones sexuales sin protección sin ningún riesgo de quedarse embarazadas.

Su creadora, la física Elina Berglund, formaba parte del grupo que trabajó en el descubrimiento el bosón de Higgs en el CERN, el laboratorio europeo de investigación nuclear. Este descubrimiento, que se ganó el Nobel de Física, no parecía suficiente para ella. Por ello, decidió crear Natural Cycles, la app que promete regular tus ciclos como una píldora ¡y sin los efectos secundarios de ésta!

Su modelo de negocio se basa en una suscripción, tienen varios planes de precios en los que cientos de miles de usuarias ya están pagando los 5,40 euros al mes que cuesta Natural Cycles, y por esa cantidad incluyen el termómetro necesario para hacer las mediciones de temperatura. La aplicación está disponible en Android e iOS.

Basándose en un estudio realizado en 100 mujeres -solo cinco se quedaron embarazadas-, la compañía asegura que su aplicación tiene una efectividad muy alta, situándola solo por debajo de la del DIU y por encima del uso de preservativos. Efectividad comprobada.

Después de ayudar a miles de mujeres a no quedarse embarazadas cada mes, a Natural Cycles le queda tiempo para mantener una buena y didáctica política de redes, como los posts que compartimos a continuación:

“Puedes quedarte embarazada en cualquier día de tu ciclo. Spoiler: nop, no puedes”.

“La educación sobre la menstruación puede cambiarlo todo”.

“¿Puedo quedarme embaraza durante la regla?” Natural Cycles responde: “es posible, pero tendrías que tener ciclos muy cortos”.

Quieras quedarte embarazada, o no -es tu decisión, recuerda-, utiliza todos los medios a tu alcance para controlar tu fertilidad, incluida la tecnología. Y no creas más bulos, los expertos de apps como Natural Cycles harán que caigan mitos.

Continúa leyendo: Perros rescatados posan para ayudar a otros a encontrar un hogar

Perros rescatados posan para ayudar a otros a encontrar un hogar

Carola Melguizo

Cada pequeño gesto cuenta. Especialmente cuando se trata de aquellos que necesitan de nuestra voz para luchar por sus derechos. Por eso, es importante apoyar las iniciativas que tienen como principal objetivo ayudar. Ese es el caso de la alianza entre la fundación Amanda, una ONG sin fines de lucro con sede en Los Ángeles, California, que se dedica a rescatar perros y gatos callejeros y Getty Images, la agencia de fotografía de stock.

El resultado es una colección única de imágenes creativas de mascotas que tienen como protagonistas perros y gatos rescatados que esperan ser adoptados en la fundación. Y la ayuda es directa. Cada vez que alguien licencia una de las imágenes de la colección en Getty Images, se hace una donación a la  fundación Amanda. Mediante el uso de estas fotografías, las empresas y profesionales apoyan la misión principal de la fundación, que es rescatar a más perros de las calles y proporcionarles el mejor cuidado hasta que encuentren un hogar definitivo, dejando así un espacio para ayudar a otro animalito.

Perros rescatados posan para ayudar a otros a encontrar un hogar
Un gato también puede ser un modelo que ayude a otros a encontrar un hogar | Imagen vía: Amanda Foundation

Para promover la idea, el equipo de Saatchi & Saatchi Los Ángeles, agencia de publicidad encargada de este proyecto, publicó un vídeo en el que imágenes de la colección van acompañadas del siguiente texto: “Miles de imágenes de stock de animales se descargan cada día. Se ponen ahí fuera en el mundo y son vistas por millones de personas. Pero ¿Qué pasa con los animales que realmente necesitan ser vistos?” Sin duda, una reflexión interesante que perfectamente puede trasladarse a cualquier país. Después de explicar el funcionamiento del proyecto y dejar claro que todos los derechos de las fotos van directamente a la ONG, el vídeo concluye: “Cada descarga nos ayuda a ayudarlos.” En sus más de cuarenta años de existencia son muchos los perros y gatos que han encontrado un hogar gracias a la fundación. Pero por desgracia, su labor sigue siendo necesaria.

Acciones en España

Dar visibilidad a quienes buscan un hogar es, por supuesto, una de las mejores formas de ayudar ya que las probabilidades de que ese animal sea adoptado aumentan considerablemente. De ahí que la colección de la fundación Amanda sea tan importante. No se trata sólo de la donación, sino de poner el foco sobre estos animales. Demostrando, además, que en los refugios hay perros de todos los tamaños y edades. No hay excusa para que la adopción no sea siempre la primera opción. En el caso de España, podemos destacar dos acciones importantes en pro de la visibilidad y la adopción.

Perros rescatados posan para ayudar a otros a encontrar un hogar 2
Unos cachorros muy monos | Imagen vía: Amanda Foundation

El año pasado, ocho perros sin hogar dejaron de ser invisibles para convertirse en los protagonistas de la campaña de los yogures ecológicos Casa Grande de Xanceda. Cada empaque llevaba la foto de uno de los perros, logrando así que las caras e historias de Morfeo, Sil, Bruno, Trufa, Pipa, Orión, Lissy y Jimmy llegaran a miles de hogares españoles. Y con la ayuda de las redes sociales, a muchos más en el exterior. Cuando comenzó la campaña, lo perros vivían en la perrera de Ordes, en A Coruña, muy cerca de la granja de Casa Grande de Xanceda. En poco tiempo los ocho fueron adoptados.

Más recientemente, la empresa de seguros Generali, en alianza con la protectora Dog Horse City, lanzó la campaña Superdogs que tiene como protagonistas a nueve perros sin hogar que han sido previamente entrenados con las habilidades necesarias para que sus nuevos hogares sean más seguros. Por ejemplo: Detectar incendios, avisar si entra un intruso o, incluso, cómo actuar si su humano tiene una emergencia médica. Todo esto con la idea de que para ellos sea más fácil encontrar un hogar definitivo.   

Continúa leyendo: Varios pasajeros expulsan del metro de Madrid a un hombre que intentó agredir a una pareja magrebí

Varios pasajeros expulsan del metro de Madrid a un hombre que intentó agredir a una pareja magrebí

Bea Guillén Torres

Foto: SUSANA VERA
Reuters

¡Vete a tu puto país! No queremos moros en Madrid. Ojalá volviera uno con bigote y os metiera a todos en una puta nave. La nave la iba a pagar yo, de mi dinero. ¡Hijos de puta!“. Así reacciona un hombre, después de que un grupo de pasajeros lo expulsara del vagón de metro por haber insultado y tratado de agredir a una pareja magrebí. La escena, grabada en vídeo y publicada en Twitter en el perfil Solidaridad Obrera, se produjo el jueves a las 11:45 de la mañana en la parada República Argentina de la línea 6.

El incidente ha creado una ola de indignación hacia este tipo de ataques racistas y de orgullo hacia los viajeros que defendieron a la pareja. “Cómo se ve en el vídeo, son los viajeros los que increpan al agresor que se ve obligado a salir“, confirma a The Objective, Paco Olaya, portavoz de Metro Madrid.

El hombre, que está sentado entre dos mujeres, empezó a insultar a una mujer musulmana, que llevaba hiyab, y a su acompañante. Les recrimina su derecho a viajar en el metro. Entonces, las mujeres que tiene a su lado salen en defensa de la pareja. Se oye como una de ellas quien le espeta muy cabreada: “¡Hay que respetar!”. La discusión entre los pasajeros y el agresor. Este finalmente se levanta y trata de arrastrar a la pareja fuera del andén. “Bájate tú, mora, bájate tú”, le dice a la mujer mientras le intenta agarrar del brazo.

Una vez fuera del vagón, el hombre convierte sus insultos en amenazas. Finalmente, se despide haciendo saludo nazi y gritando “¡Heil Hitler!“.

Una vez que el agresor es forzado a irse, los pasajeros avisan al conductor del tren a quien le cuentan lo sucedido. “La pareja agredida se tiene que bajar en esa estación, en República Argentina, pero no quieren porque les da miedo que el hombre esté todavía“, explica Olaya. Así, el maquinista llama al puesto de mando, que cuenta con un policía las 24 horas, y le recomiendan que la pareja se dirija a la siguiente estación, Nuevos Ministerios, para que un vigilante de seguridad pueda acompañarlos de vuelta. Así, hacen el trayecto de vuelta con el vigilante que les acompaña hasta la salida de la estación. “Hasta ese momento, no ponen denuncia. Pero no sabemos si una vez fuera decidieron ponerla”, cuenta el portavoz de Metro Madrid.

Este tipo de agresión racista no es la primera vez que ocurre en las instalaciones de metro, pero tampoco son muy frecuentes. “Afortunadamente, son hechos puntuales. El metro es como una ciudad bajo el asfalto y pasan las mismas cosas que en la calle, por lo que desgraciadamente, alguna vez si tenemos estas situaciones”, describe Olaya.

TOP