10 años de Fukushima: la ONU asegura que la radiación no traerá «efectos nocivos» para la salud

Por: AFP

Sociedad
10 años de Fukushima: la ONU asegura que la radiación no traerá «efectos nocivos» para la salud
Foto: Philip FONG| AFP

Cuando se cumplen diez años del accidente nuclear de Fukushima, la ONU ha publicado un informe que asegura que las emisiones radiactivas tras el accidente en la central nuclear japonesa en 2011 no han producido efectos negativos sobre la salud. Son las conclusiones del Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas (Unscear), que comprende 52 científicos de 27 países.

En contexto: tras un sismo de magnitud 9 seguido de un tsunami, el accidente de Fukushima provocó el 11 de marzo de 2011 la liberación de importantes emisiones radiactivas en el agua, el aire y los suelos de la región de la central, situada 220 km al noreste de Tokio. Miles de personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares y alrededor de 19.000 personas murieron a causa del desastre natural.

Las conclusiones, publicadas en Viena dos días antes del décimo aniversario del desastre, es una actualización de un informe de 2014, basado en datos hasta finales de 2019. Se trata, así, de «una evaluación mejorada y más sólida de los niveles y efectos de la radiación debidos al accidente». «No se ha documentado ningún efecto nocivo para la salud de los habitantes de Fukushima que pueda atribuirse directamente a la exposición a la radiación», ha afirmado la presidenta del Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR), Gillian Hirth.

«Las estimaciones actualizadas de dosis (de radiación)  para el público han disminuido o son comparables con las estimaciones anteriores del comité», ha indicado el UNSCEAR en un comunicado. «Por lo tanto, el comité sigue considerando que es poco probable que se puedan discernir efectos futuros sobre la salud directamente relacionados con la exposición a la radiación», ha agregado.

Sin embargo, ha habido un aumento grande de los casos de cáncer de tiroides en niños, que según el Unscear «no son resultado de la exposición a la radiación», sino «son el resultado de procedimientos de detección ultrasensibles que han revelado la prevalencia de anomalías tiroideas en la población no detectadas previamente».

El de Fukushima fue el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986, tras el que se observó un aumento en el número de cáncer de tiroides.