The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

2017 fue el año más costoso para EEUU por catástrofes naturales

Redacción TO
Última actualización: 22 Feb 2019, 5:09 pm CET
Foto: Matt Rourke | AP Images

El año pasado fue el más caro de la historia de Estados Unidos por catástrofes naturales, debido a una serie de incendios y huracanes que significaron pérdidas estimadas de 306.000 millones de dólares, según ha asegurado este lunes la Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA). El año más costoso para el gobierno estadounidense había sido hasta entonces 2005, cuando hubo pérdidas por 215.000 millones, debidas en su mayoría a los huracanes Katrina, Wilma y Rita.

En 2017 la temporada de incendios forestales en el oeste, que arrasó buena parte de California, costó 18.000 millones de dólares "triplicando el récord anual del costo de incendios forestales en Estados Unidos", ha detallado el  organismo. El huracán Harvey, que produjo fuertes inundaciones en Texas, costó 125.000 millones de dólares, solo superado por el huracán Katrina en 2005, de acuerdo con los registros históricos de desastres millonarios, que se llevan desde hace cuatro décadas.

El huracán María, que devastó gran parte de Puerto Rico, costó 90.000 millones, mientras que el huracán Irma, que azotó el Caribe y Florida, costó 50.000 millones. "El huracán María ahora se ubica como el tercer desastre climático y meteorológico más costoso jamás registrado en el país, e Irma se clasifica como el quinto", ha agregado el informe de la NOAA.

Las catástrofes que implicaron pérdidas de miles de millones de dólares, 16 en total, incluyeron dos eventos de inundaciones, uno de heladas, ocho de tormentas severas, tres tormentas tropicales, una sequía y un incendio forestal. Los costes incluyen estimaciones de pérdidas aseguradas y no aseguradas, pero es probable que estén por debajo de los costes reales porque no incluyen los costes de atención médica.

Además, el año pasado también fue el tercero más cálido registrado en Estados Unidos, después de 2012 y 2016. Todos los estados del país en su territorio principal y Alaska tuvieron temperaturas superiores a la media por tercer año consecutivo, según informa AFP.

"La señal  está relacionada con el calentamiento global a largo plazo", ha señalado Deke Arndt, jefe de la sección de monitoreo de los Centros Nacionales de Información Ambiental de la NOAA. Sin embargo, esa tendencia al calentamiento no descarta la probabilidad de fuertes tormentas invernales. "Vivimos en un mundo que se calienta, pero todavía tenemos fríos muy fríos", ha añadido Arndt.