Trump declara el estado catastrófico en Florida mientras Irma baja a categoría 1

Energía y medioambiente

Trump declara el estado catastrófico en Florida mientras Irma baja a categoría 1
Foto: CARLO ALLEGRI| Reuters

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha declarado el estado de catástrofe natural en Florida para poder desbloquear fondos y medios federales suplementarios, con el fin de ayudar a los damnificados del huracán Irma que ha pasado a categoría 1. El devastador huracán que ha causado, según datos provisionales, tres muertos en Florida – aunque algunos medios locales elevan a cinco la cifra – y al menos otros 27 a su paso por el Caribe, llegó el domingo al sureste de Estados Unidos con magnitud 4, en una escala de 5, y aunque perdió fuerza y se degradó a 2 y ahora a 1, sigue siendo muy peligroso, aseguran las autoridades.

El huracán Irma se sigue acercando a la ciudad de Tampa, en Florida, en su avance hacia el norte de ese estado, pero pierde fuerza y ha bajado a categoría 1 (de un máximo de 5), informa el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EEUU.

En su boletín de las 06:00 GMT, el NHC ha precisado que a esa hora Irma se hallaba a unos 30 kilómetros de Lakeland y a 40 kilómetros de Tampa, la mayor ciudad en la bahía del mismo nombre, donde viven unos cuatro millones de personas, en la costa oeste de Florida.

También a esa hora, el ciclón generaba vientos máximos sostenidos de 135 kilómetros por hora, una velocidad menor a la registrada en el boletín previo, emitido tres horas antes, que era de 155 kilómetros por hora, informa EFE.

Trump viajará a Florida

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el domingo que viajaría «muy pronto» a Florida para evaluar las labores de socorro en respuesta al potente huracán Irma.

«Voy a ir a Florida muy pronto», dijo Trump a los periodistas cuando regresó a la Casa Blanca tras mantener una reunión del gabinete con funcionarios de Seguridad Nacional y de gestión de emergencias en la residencia presidencial de Camp David.

«En este momento estamos preocupados por las vidas, no por los costos» de los destrozos de Irma, dijo Trump.

Las ciudades de Naples, Fort Myers y las pobladas zonas de la bahía de Tampa (al oeste de Florida), se enfrentan a la amenaza de olas de hasta 4,5 metros, suficientes para provocar serias inundaciones.

Los efectos de este gigantesco huracán del tamaño de Texas tampoco han perdonado a la costa este de Florida. Miami fue azotada por intensos vientos y fuertes lluvias. Al menos dos grúas de construcción se derrumbaron el domingo.

Los residentes deben estar atentos a las advertencias de tornados, que pueden generarse en los anillos exteriores de Irma y afectar incluso a áreas como Miami Beach, según las autoridades.

Daños millonarios

Los daños provocados por los huracanes Irma y Harvey ascenderán a 290.000 millones de dólares, equivalentes a 1,5 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos, informó el domingo el servicio meteorológico privado Accuweather en un informe.

«Creemos que los daños causados por Irma serán de 100.000 millones de dólares, lo que lo convierte en uno de los huracanes más costosos de todos los tiempos», explicó el fundador y director ejecutivo de Accuweather, Joel N. Myers a la agencia AFP. Según él, esa cifra corresponde a medio punto porcentual de la economía estadounidense.

Harvey, que arrasó el estado de Texas hace unas semanas, será «el desastre climatológico más caro de las historia de Estados Unidos con 190.000 millones de dólares o un punto del PIB», apuntó Myers.

Los daños de ambas tormentas perjudicará el crecimiento económico del país previsto entre mediados de agosto y fines de año.

Trump declara el estado catastrófico en Florida mientras Irma baja a categoría 1 2

Una zona de Bonita Springs, Florida, inundada por Irma | Foto: Bryan Woolston / Reuters

Accuweather realizó un minucioso inventario de todos los daños que ocasionaron estos desastres naturales: afectaciones comerciales, aumento del desempleo por semanas o incluso meses, destrucción de infraestructura, pérdida de cosechas de algodón y naranjas (hasta un 25%), alza de los precios de los carburantes, daños a vehículos y casas. Las aseguradores sólo se harán cargo de una parte de los daños, subrayó Myers.