Hallan un centenar de elefantes asesinados por cazadores furtivos en Botsuana

Energía y medioambiente

Hallan un centenar de elefantes asesinados por cazadores furtivos en Botsuana
Foto: CHRIS JEK

Al menos 90 elefantes muertos, con los colmillos arrancados, han sido encontrados en las últimas semanas en Botsuana, donde el Gobierno desarmó recientemente a las unidades encargadas de luchar contra los traficantes de marfil.

La ONG Elefantes Sin Fronteras, junto con el ministerio de Fauna y Parques Nacionales del país, ha recopilado estas cifras tras un recuento aéreo de la población de estos animales. «Comenzamos el recuento el 10 de julio y hasta ahora hemos contado 90 cadáveres de elefantes. Cada día encontramos más«, ha explicado a AFP el responsable de la organización, Mike Chase. «Se trata del episodio más grave de caza furtiva en África que jamás haya conocido», ha añadido.

Botsuana, que se ha convertido en un paraíso para los aficionados a los safaris de lujo, cuenta con una de las legislaciones más severas en materia de protección de fauna y medioambiente a nivel mundial. Sin embargo, el pasado mes de mayo, el Gobierno del nuevo presidente, Mokgweetsi Masisi (en funciones desde abril), ordenó el desarme de los rangers botsuanos, quienes se encargaban de la protección de estos mamíferos y estaban autorizados a disparar a cazadores furtivos.

El ministro de Turismo, Tshekedi Khama, ha confirmado a AFP el asesinato reciente de decenas de paquidermos, pero rehusó dar más detalles sobre las razones detrás del desarme de los rangers. El responsable de Elefantes Sin Fronteras ha revelado que las muertes tuvieron lugar unas semanas después de la controvertida decisión. «Botsuana siempre ha estado a la vanguardia de la conservación, y confío en que el presidente Masisi defenderá nuestro legado y abordará el problema rápidamente», ha afirmado Chase, «la acción conjunta de todas las partes interesadas en la industria turística y en las ONG es ahora crítica y vital», ha matizado.

 

Oleada de caza ilegal por la venta de marfil

 

El país africano alberga la población más grande de elefantes en libertad de toda África, estimada en 135.000 paquidermos en el año 2015. «La mayoría fueron asesinados por balas de gran calibre«, ha explicado Chase. Según el activista, los responsables de esta ola de caza ilegal proceden de países vecinos como Angola y Zambia. «Han matado a tantos elefantes en esos países que casi han desaparecido. Ahora, los contrabandistas vienen a Botsuana», ha denunciado.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha apuntado al lucrativo negocio de la venta ilegal de marfil como la causa de la caída en picado de la población de elefantes africanos, que en la última década ha disminuido de 415.000 a 111.000. Todos los cadáveres encontrados en Botsuana eran mayores de 35 años, según ha informado Chase, «con colmillos pesados» que pueden llegar a superar los 30 kilos. En el mercado internacional, monopolizado por países asiáticos como Tailandia y China, el kilo de marfil se cifra en unos 1.000 dólares (864 euros).

Los estudios de la UICN han revelado que alrededor de 30.000 paquidermos son víctimas de la caza furtiva cada año. En el mes de abril, las autoridades aduaneras de Mozambique incautaron alrededor de tres toneladas de marfil con destino a Camboya, lo que equivale a más de 400 elefantes abatidos, según sus cálculos. El Censo Aéreo de Botsuana de 2018 se encuentra a medio camino, por lo que los defensores de estas especies temen que las cifras finales sean mucho mayores.