Costa, Correa y 'El Bigotes', condenados por la financiación ilegal del PP de Valencia

Política y conflictos

Costa, Correa y 'El Bigotes', condenados por la financiación ilegal del PP de Valencia
Foto: J.P.GANDUL

La Audiencia Nacional considera acreditada la financiación ilegal del Partido Popular de la Comunidad Valenciana en las campañas electorales de 2007 y 2008, a través de contratos falsos con la trama Gürtel, en la segunda sentencia en menos de un mes condenatoria para el PP. El juzgado incluye penas que oscilan entre los cuatro meses y los seis años y nueve meses de cárcel para 18 de los 20 acusados en el juicio de la rama valenciana del caso Gürtel.

El presunto líder de la trama, Francisco Correa, ha sido condenado a 5 años y tres meses de prisión; para su ‘mano derecha’ y exsecretario de Organización del PP gallego, Pablo Crespo, cinco años; el responsable de la red en Valencia, Álvaro Pérez, ‘El Bigotes’, seis años y nueve meses, y el exsecretario general del PP valenciano Ricardo Costa, cuatro años.

Tres semanas después de que se conociera la sentencia de la trama Gürtel, que precipitó la caída del Gobierno de Mariano Rajoy, la corrupción vuelve a golpear al Partido Popular. El juez de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia considera probado que el PP de Valencia financió las campañas de las elecciones municipales y autonómicas de 2007 y las generales de 2008 con dinero en «B» y facturas falsas pagadas por empresarios.

«El PP CV financió sus campañas electorales de los años contemplados de manera tan absolutamente irregular que fue delictiva», afirma la sentencia en relación al período en el que Francisco Camps presidía el PP valenciano. Tanto Costa como El Bigotes señalaron al expresidente valenciano como la persona que ordenó la financiación ilegal del partido.

Dice el juez que para organizar las campañas de 2007 y 2008, el PP valenciano contrató a la empresa mercantil del Grupo Correa Orange Market, y que para desarrollar sendas campañas los acusados no tuvieron en cuenta la cuantía máxima admitida del gasto electoral prevista por la ley y recurrieron a empresarios. En la vista oral, los empresarios llamados a declarar confesaron haber pagado algo más de 1,2 millones para financiar al partido.

En el caso de varios acusados, el juez ha apreciado las circunstancias atenuantes de reparación del daño y de confesión en virtud de las revelaciones realizadas en el juicio, cuando confirmaron la existencia del sistema de financiación irregular en el PP valenciano.

Se trata de la segunda sentencia sobre el caso Gürtel dictada por la Audiencia Nacional.