Cristina Cifuentes renuncia a su polémico máster

Política y conflictos

Cristina Cifuentes renuncia a su polémico máster
Foto: zipi

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha renunciado al máster de la Universidad Rey Juan Carlos en una carta enviada al rector, Javier Ramos, según anuncia en una de sus cuentas de Twitter. Cifuentes ha reiterado que no ve «motivos objetivos de dimisión, no ha habido incumplimiento», ha dicho tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. La renuncia de la dirigente del PP coincide con unas manifestaciones del rector en las que indica que si se demuestra que hubo alguna ilegalidad procederá a anular el controvertido máster.

En sus primeras declaraciones tras renunciar al máster, Cifuentes no sólo ha reiterado su voluntad de no dimitir, a pesar de las peticiones de los partidos de la oposición para los que esta renuncia «no cambia nada», sino que además ha asegurado que cuenta con el apoyo del presidente del PP, Mariano Rajoy, y del  partido.

En su carta publicada por okdiario, la presidenta pide disculpas y recuerda que cumplió con todo lo que le pidió la universidad y todo lo que exigía la ley.

Una carta en la que asegura que cuenta con un Título Oficial del citado máster, con el certificado del pago de las tasas «y de las calificaciones obtenidas». «Todos y cada uno de estos documentos están expedidos por las autoridades académicas competentes y los mismos acreditan dos cosas: en primer lugar, que yo no he cometido ninguna ilegalidad, y, en segundo lugar, que he cumplido los requisitos que la universidad me puso para conseguir dicho título».

El rector de la URJC, Javier Ramos, abrió una investigación a raíz del escándalo suscitado por la publicación de una información el 21 de marzo en el diario.es según la cual, Cristina Cifuentes incluía en su currículum un máster de Derecho Público del Estado Autonómico que no había realizado. A partir de ese momento, mientras Cifuentes aseguraba que sí se había matriculado, algo que mantiene a día de hoy, y que había defendido su Trabajo Fin de Máster (TFM) ante un tribunal de la citada universidad, el escándalo fue en aumento.

Cifuentes le recuerda al rector que el acta del Trabajo Fin de Máster le fue remitida el mismo día 21 de marzo «directamente por la Secretaría del rector» a las «17.36 horas, procediéndose por tu parte un cuarto de hora después a dar instrucciones para abrir una información reservada, al existir dudas sobre su contenido». Algo que, la presidenta de la Comunidad de Madrid asegura que le sorprende porque «dicho acta no había solicitada por nosotros», añade en la carta. En este punto, subraya que su equipo pensó en todo momento que el acta que fue dado a conocer a los medios de comunicación «era veraz«.

En todo caso, añade, asegura desconocer el origen de ese documento así como del referido a las convalidaciones de asignaturas. «Como alumna de este máster, soy la primera interesada en esclarecer cualquier anomalía que haya podido existir en el proceso de obtención del mismo que, insisto, es algo ajeno a mí, puesto que yo siempre he cumplido la legalidad».

Ni la URJC ni la propia Cifuentes, que tuvo que dar explicaciones en un pleno extraordinario en la Asamblea de Madrid, fueron capaces de mostrar el TFM. A esto se sumó la noticia de que el documento esgrimido por Cifuentes para demostrar que había cursado el máster había sido falsificado, según afirmaron varias de las profesoras cuyas firmas aparecían en el mismo.

Ante estos hechos, la Fiscalía ha abierto una investigación para determinar si se ha podido incurrir en alguna ilegalidad.

En este sentido, en la carta remitida al rector, Cifuentes se muestra confiada en que la Justicia esclarezca lo ocurrido y «pueda determinar las responsabilidades correspondientes ante una preocupante vulneración de la Ley de Protección de Datos en la universidad que diriges».

Además, el rector de la URJC también ha suspendido de sus funciones al director del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde, con el que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, cursó su polémico máster.

La carta termina incluyendo un reconocimiento por parte de Cifuentes de que tras su nombramiento como delegada del Gobierno en Madrid, algo que ocurrió cuando ya estaba matriculada en el máster, pudo continuar con el mismo «al facilitar la universidad que prosiguiera los estudios en unas condiciones flexibles» ya que sus nuevas obligaciones le impedían seguir el curso como el resto de los alumnos. Algo que no pensó que pudiera incurrir en ningún problema ni agravio para otros estudiantes. «Si me equivoqué y en aquel momento debí rechazar las facilidades que me ofreció la universidad, pido disculpas«. Por todo esto, termina comunicando al rector su decisión de «renunciar a la utilización del Título expedido por la Universidad Rey Juan Carlos, solicitando que dicha renuncia sea considerada con carácter inmediato».