The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Economía

Un error en el lanzamiento de B2M, la mayor criptomoneda española, deja cientos de afectados y algunos millonarios

Un error en el lanzamiento de B2M, la mayor criptomoneda española, deja cientos de afectados y algunos millonarios

Bit2Me

El auge del bitcoin ha arrastrado consigo el surgimiento de todo un ecosistema de criptomonedas al que cada vez se suman más actores. Entre la variada oferta, la empresa española Bit2Me ha conseguido destacarse con su exchange propio y una nueva criptomoneda, B2M, la mayor de España. Lanzada esta semana tras varias de captación de fondos, su caótica puesta en circulación ha dejado un reguero de cientos de afectados y algunos millonarios por el veloz crecimiento que ha experimentado estos días, con un incremento de su valor de más del 10.o00%. 

B2M ha incrementado su valor en un 20.000% con respecto al precio inicial de la ICO (1 céntimo) en la primera de las tres fases privadas y del 500% desde su salida a la venta pública el pasado martes, pasando de 0.05 a 0.25 euros. Ello a pesar del caótico lanzamiento que la empresa española atribuye a una confusión por la que ya se ha disculpado ante sus usuarios y sobre la que ya está trabajando «sin descanso» para darle una solución.

Varios afectados han relatado a THE OBJECTIVE distintos errores sucedidos en la plataforma de Bit2Me que impidieron operar con las monedas durante el lanzamiento. En algunos casos, las operaciones de compra y venta se ejecutaron con importantes desajustes en el precio, que ascendió desde los 0,02 euros a los 0,86 euros para regresar a 0,05 en cuestión de media hora, tal y como recogen las gráficas de la criptomoneda. Ese precio (cinco céntimos) ha sido el que los desarrolladores han aplicado a todos aquellos que trataron de ejecutar sin éxito una orden de venta a un precio superior. 

Explosión y bloqueo de B2M

Tras la exitosa ICO (Oferta Inicial de Monedas, por sus siglas en inglés) en la que vendieron el token en tres fases sucesivas antes de la puesta en circulación masiva, el pasado martes B2M salió al mercado. Además de ofrecer la criptomoneda en la aplicación oficial de Bit2Me, concertaron el lanzamiento con otro exchange estadounidense, Bittrex, que comenzó a vender una hora antes antes que Bit2Me. En cuestión de minutos se disparó la demanda. La explosión del precio se tradujo en un bloqueo de las operaciones desde la app oficial -que permaneció caída durante horas- mientras que la otra mantuvo las transacciones. 

«El lanzamiento superó todas nuestras expectativas», aseguran fuentes de la empresa: «La afluencia de usuarios que entró a la plataforma de Bit2Me a las 16.57 hizo que el order book recibiera más órdenes de las que puede ejecutar por minuto, entre otras cosas este límite se establece por posibles ataques a la cotización del precio y como medida de seguridad. Pero al realizar operaciones tantas personas en el mismo instante, la sobrecarga hizo que los datos mostrados en las cuentas de los usuarios no fueran las correctas y que las cantidades no coincidieran con los momentos de la compra y de la venta».

Fuentes de Bit2Me aseguran que están trabajando para resolver todas las incidencias y han habilitado una línea de soporte para atenderlas

Bit2Me no ofrece una cifra aproximada del número de usuarios afectados. «Hemos resuelto todas las incidencias de manera manual y estamos contestando y proporcionando los detalles oportunos a todas las personas que así lo han solicitado», recalcan fuentes oficiales de la empresa a preguntas de este diario: «Sin embargo, somos humanos y es posible que todavía haya personas cuyo caso no ha sido resuelto, pero pueden dirigirse al email tokensupport@bit2me.com para que nuestro equipo de soporte revise su caso de forma personalizada». 

Hay casos de todo tipo. Cientos de usuarios no pudieron vender ni comprar B2M. Otros llegaron a pagar cinco euros para adquirir tókens que apenas costaban céntimos y viceversa. Otros, como Julio, han podido finalmente vender, pero aún no han recibido su dinero y temen que la empresa esté sufriendo problemas de liquidez. Aunque Bit2Me ha habilitado una línea de atención que está resolviendo las incidencias y son pocos los que quedan sin solución, aquellos inversores que aún no han visto resuelto su problema comienzan a desesperarse y están organizándose para emprender acciones judiciales o administrativas ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Bit2Me, en el foco de la CNMV

La CNMV ya alertado en varias ocasiones de Bit2Me, la empresa que precisamente provocó la regulación de las criptomonedas en España tras una importante campaña publicitaria en la que la compañía afirmaba que adquirir bitcoin era «más fácil que nunca». El órgano gubernamental emitió una normativa para regular la difusión de este tipo de contenidos -que no es vinculante- y Bit2Me lo ha esquivado al no presentarse como un fondo de inversión.

Bit2Me recuerda en su propia página web que no está adscrita a la CNMV, cuya supervisión en este momento se limita a las campañas publicitarias de la empresa. El ente estatal exige que la publicidad sea «clara, equilibrada, imparcial y no engañosa», debiendo incidir en la volatilidad de la inversión. Si bien no fiscaliza la actividad de la compañía, el controlador sí tiene potestad sancionadora, según confirmó la CNMV a Bit2Me el pasado mes de abril en una consulta, en la que reconocía que el funcionamiento de la empresa era mayoritariamente bajo una declaración responsable.

La CNMV tiene en el foco este tipo de activos criptográficos y de hecho incluyó a Bit2Me en una lista de advertencia junto a decenas de compañías del mismo mercado

La CNMV tiene en el foco este tipo de activos criptográficos y de hecho incluyó a Bit2Me en una lista de advertencia junto a decenas de compañías del mismo mercado. Hace solo dos semanas, Bit2Me pidió a la CNMV que clarificara la normativa que está elaborando. En concreto, la empresa reclamó una definición de criptoactivos «que se ofrezcan como propuesta de inversión» para saber si la regulación «únicamente se aplicaría cuando se haga referencia al precio, rentabilidad, valor actual o futuro que pueda sugerir la oportunidad de invertir». 

Bit2Me puso de ejemplo su propia campaña, «La revolución acaba de empezar. Bienvenidos a bitcoin. Comprar bitcoin nunca fue más fácil». La empresa entiende que en este caso «no se presenta bitcoin como un objeto de inversión». Además, Bit2Me reclama mayor flexibilidad en cuanto a la audiencia que definirá el grado masivo de una campaña publicitaria -100.000 personas, un dato que para la compañía criptográfica es «en exceso bajo» si se capta en redes sociales- así como abreviar el plazo de 15 días que se requerirá para comunicar la campaña a la CNMV.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D