The Objective
Publicidad
Economía

Las trampas de la bajada del paro: miles de empleos públicos y trabajadores en ERTE

La mayor parte del nuevo empleo le corresponde al sector público por las contrataciones masivas fundamentalmente en sanidad y educación

Las trampas de la bajada del paro: miles de empleos públicos y trabajadores en ERTE

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. | Europa Press

El descenso histórico de 782.232 personas que el paro ha registrado en 2021, hasta su menor nivel en 14 años, tiene trampa. Y es que en esa cifra, además de en la de la creación de empleo, en donde España ganó 776.478 afiliados durante el pasado año, se incluye a los trabajadores que se encuentran en cese de actividad o reducción horaria como consecuencia de un ERTE y a los nuevos empleados públicos, que se cuentan por miles.

Por eso, aunque se tratan de unas cifras positivas, estas están ‘animadas’ por el sector público que durante los meses de pandemia ha incrementado considerablemente las plantillas para hacer frente a la situación.

Pero el motivo del aumento del número de empleados y del descenso de parados no es una novedad. Tal y como avanzó THE OBJECTIVE al conocerse los datos del mes de noviembre, esas aparentes buenas cifras del undécimo mes del año encubrían una realidad un 60% divergente de la apariencia. Los trabajadores en ERTE, los autónomos en cese de actividad y el ‘dopaje’ de empleo público totalizaban 461.000 efectivos que explicaban el grueso de la subida de 730.356 afiliados en los últimos 12 meses, hasta noviembre.

ERTE y empleo público

Si nos centramos en el cierre anual, España cuenta con 416.000 trabajadores más que antes de que comenzara la pandemia. De esta cantidad, un total de 124.000 personas siguen afectadas por un ERTE. La cifra total incluye también a los autónomos en cese de actividad. Al descontarlos, la creación real de empleo asalariado durante la pandemia ha sido de 358.000 personas. De este número, la mayor parte le corresponde al sector público por las contrataciones masivas fundamentalmente en sanidad y educación. De hecho, no hay datos aún disponibles de cierre de este año sobre las plantillas públicas, y el dato más actualizado es al que nos referimos del mes de noviembre. Hasta el mes pasado se habían creado 212.000 empleos públicos, con respecto al mismo mes de 2019, esto es el 56% de toda la afiliación incorporada durante la pandemia y el 66% del empleo asalariado.

Trabajadores en ERTE, autónomos en cese de actividad y empleo público creado. Todas estas circunstancias suponen que hay 416.000 cotizantes que computan como una proeza del empleo en plena ralentización del PIB y suponen, como contábamos en THE OBJECTIVE, un maquillaje del 60% de los datos oficiales y la realidad productiva del país, como confirman a este medio los expertos consultados, que ponen en cuarentena el aparente buen comportamiento del mercado laboral.

Hay que tener en cuenta además, que la mayoría de contratación pública que sanitarios que se ha hecho durante los picos de pandemia corresponde a las comunidades autónomas, concretamente el 80%. El número de trabajadores del sector sanitario ha aumentado en más de 131.000 personas en los dos últimos años, incluyendo tanto las actividades del sector público como las del privado. Sólo en diciembre, como consecuencia de la nueva ola y el incremento de las bajas laborales entre los sanitarios por la alta infección de ómicron, muchas plantillas se han visto reforzadas.  Durante el último mes del año se incorporaron 30.000 personas a este sector fruto de esta sexta ola. Con todo, al cierre del año había casi 55.000 trabajadores del sector sanitario más que en diciembre de 2020. Un refuerzo que es, en la mayoría de los casos, contratación temporal.

No se queda atrás la educación que ha requerido más personal para hacer frente a clases con menos alumnos que pudiesen mantener la distancia exigida por la pandemia. En total, se han incorporado 60.000 profesores en los dos últimos años, una parte importante corresponde al sector público. Además de sanidad y educación, que han sido los motores del empleo estos dos últimos años, el sector público se ha visto obligado a reforzar la plantilla del SEPE para hacer frente al exceso de trabajo por la elevada tramitación de ERTE.

El PP habla de datos dopados

La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, señaló este martes que los datos del paro, que registraron esa bajada del desempleo en 2021, están «dopados» por la creación de puestos de trabajo en el sector público, por lo que avisó de que tendrán que «hacer frente en el futuro» a la consolidación del gasto público estructural, motivado por el aumento de funcionarios.

«Si estas cifras que se ponen encima de la mesa se analiza cuánto es el empleo público frente a cuál es el privado, pues podemos ver cómo van dopadas, por decirlo de alguna manera, de gasto público estructural que al final se va a consolidar y tendremos que hacer frente en el futuro», afirmó en una entrevista en Onda Cero.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D