The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Consumo

El logo CE de Conformidad Europea y su copia casi idéntica que camufla a China Export

Los exportadores chinos crearon un sello fraudulento casi igual al europeo para burlar los controles. Con él engañan a los consumidores desde hace más de una década

El logo CE de Conformidad Europea y su copia casi idéntica que camufla a China Export

Si no puedes con tus enemigos comerciales, cópiales. Estamos habituados a ver en numerosos productos el logo CE, que casi todos los consumidores relacionan de primeras con algún requerimiento de la Unión Europea. No significa Comunidad Europea o Comisión Europea, como algunos aseguran, sino Conformidad Europea. Viene del francés Conformité Européenne y este CE es un sello que se le asigna desde 2006 a diferentes productos industriales y que se ampara en la directiva 93/68/EEC. Cuando vemos el legítimo CE en un artículo es porque cumple con los controles que marca la UE.

En China, donde son los reyes de las imitaciones, lo saben perfectamente, al igual que son conscientes de que muchos de sus productos jamás cumplirían los estándares requeridos en Europa. Por ello, hace más de una década que crearon un logo CE casi idéntico al europeo para exportar sus productos y engañar vilmente a los consumidores. Su sello fraudulento llegó poco después del original. El CE auténtico, que indica Conformidad Europea, y el CE chino, que hace referencia a China Export (Exportación China) solo se diferencian en el espacio que hay entre ambas letras, algo prácticamente imposible de distinguir a simple vista en un artículo incluso aunque uno se esfuerce en ello.

Artículos que pueden ser cualquier cosa

Lo cierto es que este logo chino CE de imitación surgió hace años y nadie ha logrado echarlo atrás. Sigue confundiendo a los consumidores. Fue concebido para competir de manera fraudulenta con ese otro CE creado en el Viejo Continente para garantizar unos estándares mínimos de calidad; es decir, para tranquilizar a los consumidores sobre su procedencia, correcta fabricación y óptimas condiciones de uso. Únicamente coinciden en que ambos están en millones de productos, certificados en el caso de los europeos y más falsos que un billete de seis euros si se trata de multitud de artículos chinos.

Los productos que lucen el logo correspondiente a China Export no han sido valorados para saber si cumplen los requisitos que marca el Espacio Económico Europeo (EEE) y por lo tanto no se puede conocer si son de buena o mala calidad, si son seguros o si acatan las exigencias de protección medioambientales. Lo único evidente en este asunto es que el símbolo CE auténtico garantiza que un producto cumple con todos los requerimientos legales que marca la Unión Europea y por ello está autorizado a venderse en el EEE, mientras que los de China Export escapan a los controles y pueden ser cualquier cosa.

Nacido para perdurar

Los chinos no crearon un logo sin más cuando se aventuraron a apostar por su copia CE. Concibieron un logo duradero que no distingue casi nadie y que, por lo tanto, tampoco extraña. Se trata de la misma tipografía, del mismo tamaño y generalmente del mismo color, el negro, aunque no siempre. Diferenciarlos es solo cuestión de proporciones y de espacio, que entre la C y la E es menor en el caso del logo que lucen los productos chinos.

El problema añadido para acabar con esta imitación asiática tan presente y habitual en forma de logo es que ninguno de los dos CE está registrado como una marca en la Unión Europea, por lo que ninguno podría exigir que el otro desapareciera. De hecho, la UE ya se desentendió de este problema emplazando a cada Estado miembro a controlar la imitación china, pero nada ha cambiado. Ahí sigue el CE de los chinos.

Productos ilegales

Con el logo europeo CE el fabricante confirma que el producto que distribuye es seguro y cumple con las normas europeas. Es decir, que para su fabricación se han seguido los estándares correctos. El CE chino viene a ser lo mismo que el clásico made in China, pero es más que obvio que es una copia interesada cuyo propósito es confundir a los consumidores. Los productos que lucen el CE de China Export además de un fraude son ilegales y, de detectarse, deberían ser retirados y sus responsables, sancionados.

En el caso europeo, el sello CE debe colocarse en el artículo o en su embalaje en un lugar bien visible, las letras no deben ser menores de 5 mm y debe reflejar esa Conformidad Europea también en la documentación del producto junto con los datos del fabricante que actúa legalmente en la UE, la descripción del artículo y sus especificaciones y los organismos que han evaluado su calidad. Son requisitos indispensables que, sin embargo, brillan por su ausencia si se trata de productos que incluyen el CE de China Export, que siempre supondrán un riesgo.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D