The Objective
Publicidad
Consumo

Qué es un currículum ciego y por qué no triunfa en España

Su objetivo es evitar que un candidato pueda ser discriminado por su edad, género o nacionalidad. Por ello se omiten esos y otros datos e incluso carecen de foto, demasiadas omisiones para nuestro país

Qué es un currículum ciego y por qué no triunfa en España

Unsplash

Un currículum ciego no especifica el nombre del candidato a un puesto de trabajo, ni su edad, género, lugar de nacimiento o nacionalidad. Tampoco se aporta una foto del interesado en trabajar o un correo electrónico que pueda delatar alguno de los datos anteriores. El objetivo de este tipo de CV es evitar cualquier clase de discriminación por esos conceptos, pero lo cierto es que en nuestro país son desechados porque la mayoría de las empresas considera fundamental conocer bien a un posible compañero antes de contratarlo.

Quienes buscan empleo, están más que habituados más a que se les soliciten cuantos más datos, mejor. La mayoría de las empresas españolas que demandan empleados no se conforman solo con el currículum tradicional y solicitan además muestras de trabajos, referencias e incluso cuestionarios específicos a rellenar, cuando no optan directamente por encargar algún trabajo que no será remunerado como prueba de las posibilidades del candidato. En un país como España, que es referencia del desempleo a nivel europeo, las exigencias son enormes para casi todos los puestos y un currículum ciego apuesta por lo contrario.

Demasiados prejuicios

En otros países, sin embargo, las condiciones para reclutar personal son muy diferentes. En el Reino Unido, Francia, Alemania, Suecia o Finlandia el currículum ciego funciona desde hace más de un lustro y se valoran estos historiales laborales e incluso disponen de leyes para incentivarlo, pero en España es diferente, a pesar de que el desaparecido Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad dio un paso al frente en este asunto, firmando en julio de 2017 con 78 empresas y entidades un protocolo denominado Proyecto para el diseño, implantación y valoración de un proyecto de currículum vitae anónimo para la selección de personal, con la intención de poner en marcha un currículum anónimo que promoviese la igualdad de oportunidades.

Pero en España está muy arraigada la idea de contar con datos detallados de los candidatos y en función de ello actúan los departamentos de recursos humanos. Los prejuicios están a la orden del día, por desgracia los candidatos para cualquier puesto abundan y son las empresas las que hacen y deshacen, ponen sus condiciones a demanda y si al candidato le gustan, bien, y si no ya surgirán más. Prima valorar con datos a evitar ser discriminado por edad, género o cualquier otra razón al escoger empleados.

Algunas ventajas

La mayoría de los reclutadores españoles solo ven aspectos negativos en el currículum ciego, que obviamente puede tenerlos, pero a juzgar por la experiencia de otros países es una opción muy válida que también goza de amplios beneficios. Algunas de las posibles ventajas del currículum ciego aún se quedan en teoría en su finalidad de eliminar cualquier tipo de discriminación, pero la idea es que al menos durante el periodo de selección todos los candidatos tengan opciones similares y puedan aspirar al trabajo con las mismas oportunidades y en igualdad de condiciones.

Dado que los reclutadores no tienen acceso a detalles personales, se presupone que podrán realizar un proceso de selección más justo que a su vez incida en empresas más amoldadas a los tiempos actuales, donde prime la diversidad y brille el talento por encima de cualquier otra condición.

Muchos inconvenientes

Pero los inconvenientes parecen más poderosos. Entre los que marcan las compañías está que no conocen realmente al candidato y solo tienen una idea aproximada de su potencial a la hora de hacer un proceso de selección y escoger a las personas que estimen más adecuadas con la información que se aporta en su currículum. Además, los procesos de selección mediante CV ciego se presuponen siempre como más largos, tediosos y poco efectivos para ambas partes.

Si se supera el proceso inicial y se es elegido, eso sí, siempre acabará todo en una entrevista personal que delatará muchos de esos datos omitidos. Pero las empresas recelan porque creen que con este tipo de documento acreditativo es fácil mentir, lo que se traduce en una pérdida de tiempo para sus reclutadores y más trabajo para buscar. En todo caso, datos como la experiencia laboral también delatan a los que optan a un empleo.

Viejo anhelo, triste realidad

La primera vez que el desaparecido Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se detuvo ante el currículum ciego, al tiempo que apostaba por él, fue a través de su única titular, Dolors Montserrat, que lo fue desde noviembre de 2016 a junio de 2018. Durante su primera comparecencia ante la Comisión de Sanidad del Congreso anunció su intención de «trabajar con las empresas de selección de talento para proponer la elaboración de un código de conducta que establezca buenas prácticas en los procesos de selección, como que los currículum sean anónimos», de cara a una mayor incorporación de la mujer en el mercado laboral.

«Pretendemos llevar a cabo una prueba piloto para evaluar el funcionamiento del currículum anónimo», dijo Dolors Montserrat, apoyándose en que «Francia, Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Suecia o Finlandia ya han superado la fase de prueba» e insistió en que España no debía quedarse atrás, ya que «ni la edad, ni el nombre ni la foto tienen algún tipo de relación con las capacidades a evaluar de una persona para acceder a la mayoría de los puestos de trabajo».

«No tenemos tiempo para eso»

La idea inicial de no discriminar en función de cuestiones personales parece buena de antemano, pero en la práctica no cuaja. Para Mar (nombre ficticio) que trabaja en el departamento de recursos humanos de una compañía de energía, es solo una pérdida de tiempo: «No tenemos tiempo para eso. A veces tenemos que elegir a un candidato en muy poco espacio de tiempo y los CV ciegos ni los valoramos, porque después tenemos que rendir cuentas a nuestros superiores y ellos lo que quieren es a la persona adecuada y la quieren ya. No les importa nada más que esté lo antes posible y que sea el que necesitan. Por eso no podemos perder tiempo y solo miramos candidatos reales».

La cruda realidad del currículum ciego en España es que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que lideraba su promoción, ya no existe como tal y ha derivado en otros pese al interés inicial. En España las empresas siguen apostando por el reclutamiento tradicional, donde cuantos más datos aporte el interesado, mejor le irá a priori en un proceso de selección, al menos si es que esos datos sí convencen a los reclutadores.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D