Pedro Sánchez recibe el beneplácito del rey para presentarse a la investidura

Política y conflictos

Pedro Sánchez recibe el beneplácito del rey para presentarse a la investidura
Foto: Kiko Huesca

El rey ha recibido en el Palacio de la Zarzuela al presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, con el que cierra su ronda de contactos con los representantes de los partidos previa a proponer un candidato a la investidura. Felipe VI ha esperado a Sánchez en el Salón de Audiencias de palacio, y el secretario general del PSOE ha cruzado la estancia y ambos se han saludado sonrientes antes de pasar al despacho del monarca.

El encuentro, que ha comenzado poco antes de las 18:45 horas, es el último de los que ha mantenido el rey durante dos días con los dirigentes políticos de 18 partidos para conocer sus posiciones ante un debate de investidura. Sánchez traslada al rey la evolución de las negociaciones que está manteniendo con diversas formaciones políticas, principalmente con ERC, para garantizarse su reelección como presidente, y el monarca ha terminado por proponer a Sánchez para la investidura.

Al término de esta reunión, el jefe del Estado ha comunicado la decisión a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, toda vez Sánchez ha aceptado el encargo. En cualquier caso, las dudas sobre si será posible la investidura siguen vivas. Sánchez se presentará sin tener aún asegurados los apoyos necesarios, ya que sigue pendiente su negociación con ERC para que los diputados de este partido faciliten esa investidura al menos con una abstención.

Sí existe ya un acuerdo entre los socialistas y Unidas Podemos para formar un Gobierno de coalición. Tanto desde el Gobierno en funciones como desde el PSOE ya se ha asegurado que Sánchez no iría a un debate de investidura sin la certeza de que va a obtener la confianza del Congreso. En este sentido, el líder del PSOE ha convocado a una reunión el próximo lunes al presidente del PP, Pablo Casado, y a la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y ha pedido responsabilidad y «altura de miras» a todos los grupos políticos.