Elon Musk renuncia a la presidencia de Tesla tras pactar con la Comisión de Bolsa y Valores

Economía y capital

Elon Musk renuncia a la presidencia de Tesla tras pactar con la Comisión de Bolsa y Valores
Foto: Bobby Yip| Reuters

El fundador de Tesla, Elon Musk ha cerrado un acuerdo con el organismo de control bursátil de Estados Unidos (SEC) y abandonará la presidencia del consejo de administración de la empresa, aunque mantendrá el cargo de director ejecutivo. Musk tendrá que pagar una multa de 20 millones de dólares, a los que se suman otros 20 millones que abonará la compañía.

«Los acuerdos, sujetos a la aprobación judicial, darán como resultado una gobierno corporativo integral y otras reformas en Tesla -incluida la destitución de Musk como presidente de la junta de Tesla- y el pago por parte de Musk y Tesla de sanciones financieras» de 20 millones de dólares cada uno, informa la SEC en un comunicado.

Como director general, seguirá siendo responsable de las operaciones de la compañía, que atraviesa un período delicado en momentos en que trata de fabricar masivamente un modelo de vehículo eléctrico de gama media.

La SEC acusó el jueves a Musk oficialmente de haber inducido en error a los inversores cuando en un tweet del 7 de agosto dijo que pretendía retirar a su grupo de la bolsa cuando la acción llegara a los 420 dólares, y que ya había tomado las providencias del caso para financiar la operación.

El anuncio hizo que el precio de las acciones de la compañía se desplomara, lo que provocó que los llamados vendedores a corto perdieran millones de dólares.

Pero lo que decía Musk era «falso y engañoso», y en la noche del jueves pasado la SEC lo denunció por fraude y reclamó que se le prohíba dirigir la empresa.

El título de Tesla se desplomó inmediatamente tras el anuncio del ente regulador y perdió 14% en la sesión siguiente de la bolsa. Musk alegaba que el plan de retirar del mercado de valores a Tesla existía, pero que fue él quien lo descartó.

Según el acuerdo, el magnate sudafricano no podrá ser elegible como presidente de la junta por un período de tres años y será reemplazado por un «presidente independiente», mientras que dos «directores independientes» tiene que ser nombrados por Tesla, asegura la SEC.

De esa manera, el organismo podrá asegurarse que el excéntrico propietario de Tesla sea supervisado de manera más eficaz por su consejo de administración.

«El paquete total de soluciones y ayudas anunciado hoy está específicamente diseñado para abordar la mala conducta en cuestión mediante el fortalecimiento del gobierno corporativo y la supervisión de Tesla para proteger a los inversores», explica en el comunicado Stephanie Avakian, codirectora de aplicación de la SEC.

«La resolución tiene como objetivo evitar una mayor alteración del mercado y daños a los accionistas de Tesla», dice el codirector de la SEC, Steven Peikin.

El grupo se está aprovechando actualmente de la atracción que concita Musk, visto por muchos como un inquieto visionario.

Tesla vale en Wall Street más que la segunda constructora automotora de Estados Unidos, Ford, a pesar de que la empresa sólo ha ganado dinero durante dos trimestres en 15 años.

Desde que Musk sorprendió a propios y extraños con el tuit sobre la salida de bolsa de Tesla, el valor de las acciones del fabricante se ha reducido un 30%, lo que supone que los inversores hayan perdido casi 20.000 millones de dólares.

El castigo a Musk es doble. No solo abandona la dirección de Tesla y se enfrenta todavía a las demandas presentadas por varios grupos de inversores que se sienten engañados por sus tweets, sino que al ser el mayor accionista individual de Tesla, su fortuna se ha visto considerablemente reducida en los últimos 45 días.

Musk posee alrededor del 20% de las acciones de Tesla por lo que desde principios de agosto, el empresario ha perdido unos 4.000 millones de dólares con la caída.