Publicidad
Salvador Aragonés

Sánchez empieza con mal pie

Mal empieza Pedro Sánchez las negociaciones para formar gobierno en España, como le ha encargo el rey Felipe VI. Su primera intervención es acusar a los demás de lo que él mismo ha predicado en este mes y medio de conversaciones.

Opinión

Sánchez empieza con mal pie

Mal empieza Pedro Sánchez las negociaciones para formar gobierno en España, como le ha encargo el rey Felipe VI. Su primera intervención es acusar a los demás de lo que él mismo ha predicado en este mes y medio de conversaciones.

Pedro Sánchez ha dicho: “fin de los vetos”, hay que abrirse con generosidad al diálogo, y ha añadido, “que se acaben las líneas rojas”.

Desde el 20-D, Sánchez no ha hecho más que vetar al PP (“No, no y no”), estableciendo no solo una línea roja potente, infranqueable, sino incluso negándose a reunirse con el PP. No se queje ahora que le devuelvan con la misma moneda aquellos que él ha negado el pan y el agua.

Pero es más: sin el PP, ni el PSOE ni ningún partido puede alcanzar mayorías cualificadas para realizar reformas importantes. No es un problema político: es un problema aritmético. ¿Ignora que el PP tiene mayoría absoluta en el Senado?

La bomba de la corrupción que estalló en Valencia en plenas negociaciones para la formación del Gobierno, ha afectado fundamentalmente a Mariano Rajoy, el cual se verá imposibilitado ya de tener apoyos para un gobierno, aunque él se crea imprescindible.

Mucho nos tememos que esto va a acabar como el rosario de la aurora y con nuevas elecciones, pues Sánchez no puede gobernar con Podemos y no puede pretender que le apoye directa o indirectamente el PP, después de su actitud dura hacia este partido.

Hoy por hoy, lo más probable es que se llegue a nuevas elecciones. Pero sin Rajoy y sin Sánchez, el cual puede ser derribado en el Congreso de su partido en mayo si no logra hacer gobierno. ¿O puede salir un tercero en discordia, como el dialogante ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo?

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D