Teresa Viejo

Se busca concursante de “reality” para Presidente

Es probable que este rostro te deje impasible. Yo tampoco sabía de quién se trataba hasta que leí la noticia: acaba de ser elegido Presidente de Islandia. Si bien sus elecciones han coincidido con las nuestras, la machada de su Selección en la Eurocopa lo eclipsa todo porque no deben de tener cabeza para otra cosa que no sea jalear a sus jugadores. Quizá por ello se les ha colado una estrella de la tele por la escuadra.

Opinión

Se busca concursante de “reality” para Presidente
Teresa Viejo

Teresa Viejo

Periodista. Escritora. "Mientras llueva" mi última novela. Directora de "La Observadora" RNE. Embajadora de UNICEF.

Es probable que este rostro te deje impasible. Yo tampoco sabía de quién se trataba hasta que leí la noticia: acaba de ser elegido Presidente de Islandia. Si bien sus elecciones han coincidido con las nuestras, la machada de su Selección en la Eurocopa lo eclipsa todo porque no deben de tener cabeza para otra cosa que no sea jalear a sus jugadores. Quizá por ello se les ha colado una estrella de la tele por la escuadra.

Gudni Th. Jóhannesson es historiador de formación y tertuliano de oficio, lo que le confiere una notable popularidad que –aquí lo sabemos bien- no siempre se corresponde con prestigio.

La televisión y la política se han convertido en unos vasos comunicantes muy peligrosos, cuyo flujo hemos asimilado como parte del juego democrático. Sin embargo estas relaciones no son inocuas. El político necesita un medio trasversal de rápida penetración y la tele programar horas de un contenido cercano al espectáculo; un quid pro quo interesado pero poco interesante a la hora de formar opiniones de peso, ya que el criterio de la audiencia debería encaminarse a discriminar lo popular del populismo. Es esto último lo que convierte el sillón de una tertulia en un púlpito, el slogan en un ideario programático y al carismático presentador en un líder, sea del color que sea.

Quienes defienden el modelo recurren al sistema norteamericano del cual hemos, en teoría, “importado” la dimensión mediática del político, pero una cosa es la accesibilidad de quien se postula a gobernar y otra que se presente a candidato quien más horas de televisión acumule a sus espaldas, porque de ser así se me ocurre más de un programa donde encontraríamos buenos caladeros de líderes.

La jornada de reflexión debería ser el día después de las elecciones. Y en él convendría mandar el mando a hacer puñetas.

Contexto

    Más de este autor

    Trampantojo

    Uno ve lo que quiere, o por lo menos lo que elige su ojo que no es más que un manipulador avanzado en el arte del engaño. Uno ve según vio alguna vez y en ese juego de espejos aparecen miedos y certezas antiguas, penas y alegrías enquistadas en lo más hondo de lo que los neuropsiquiatras llaman psique. Uno contempla una foto y el de al lado distingue en ella otro ángulo que a ti se te ha escapado o que has desestimado, porque con un vistazo ya tienes una idea. Nuestra mente también trabaja el trampantojo y nos hace olvidar que ni la verdad ni la realidad son únicas. No existe en este plano un mensaje lineal.

    Opinión

    La artista sí tiene quien la escriba

    Puede que para una parte de vosotros La Terremoto sea una señora de Alcorcón que mezcla arte y sentido del humor en sus canciones, pero antes de ella hubo otra. Una mujer de rompe y rasga, pelo azabache y voz rota, moderna donde las haya, que revolucionó España cantando un estribillo ininteligible asimilado después a la lengua coloquial: “Achilipú”.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Ignacio Vidal-Folch

    Igor el Ruso, en los campos de Teruel

    «Vemos la cara banal del asesino, y en ese rostro de hechuras duras de un ser que dispara por la espalda a dos guardias civiles, y cuando éstos caen, se acerca a rematarlos, vemos un mal desinteresado y frío que parece negarse a cualquier idea. Esto, ¿no coloca a Igor no ya al margen de la sociedad sino de la humanidad?»

    Opinión

    Juan Claudio de Ramón

    El viaje y el hogar

    «El viaje es euforizante porque nos arranca de la costra de la rutina, poniéndonos delante, incluso la más sencilla de las travesías, algún obstáculo ante el que ejercitar el ingenio»

    Opinión