The Objective
Publicidad
España

Trump rechaza un debate virtual con Biden porque se niega a que «le corten cuando quieran»

Trump rechaza un debate virtual con Biden porque se niega a que «le corten cuando quieran»

Brian Snyder | Reuters

Donald Trump se ha negado este jueves a participar en el segundo debate presidencial si se celebra en formato virtual, una propuesta de la Comisión de Debates Presidenciales (CDP) para proteger la salud de los asistentes ante la reciente cadena de contagios en la Casa Blanca. Trump ha asegurado, en una entrevista con la cadena Fox Business, que él ya no es «contagioso» –algo que no está demostrado– y ha tachado de «ridícula» la decisión de la CPD, al asegurar que no va a «sentarse detrás de un ordenador» para debatir y que le «corten cuando quieran».

Por qué es importante: el debate –que iba a celebrarse en Miami– no estaba pensado como un cara a cara clásico entre ambos, sino que estaba previsto que fueran votantes indecisos –y no un moderador– los que hicieran las preguntas a los dos candidatos. Los debates no suelen mover demasiados votos, y menos cuando millones de estadounidenses ya han enviado sus papeletas por correo; pero permiten escuchar a unos candidatos que, debido a la pandemia, han esquivado buena parte del escrutinio público habitual en una campaña.

Así, en lugar de debatir, Trump protagonizará un mitin con sus seguidores la misma noche en la que estaba previsto el encuentro, según ha anunciado el jefe de su campaña de reelección, Bill Stepien. Este giro deja a Biden en una situación comprometida. El candidato demócrata reaccionó inicialmente con escepticismo, al afirmar a los periodistas que Trump «cambia de opinión cada segundo» y no se sabe lo que hará al final. Sin embargo, la campaña de Biden no tardó en anunciar que el exvicepresidente tampoco participará en el debate del 15 de octubre debido a la negativa de Trump a aceptar el formato virtual, y que en su lugar «encontrará un lugar apropiado para responder directamente a las preguntas de los votantes» esa noche.

La directora de comunicación de la campaña de Biden, Kate Bedingfield, ha pedido a la Comisión de Debates que el tercer y último debate que estaba previsto entre Trump y Biden, programado para el 22 de octubre, modifique su formato para incluir preguntas de votantes. La campaña de Trump respondió casi de inmediato, y propuso que el debate con preguntas de votantes se celebre el 22 de octubre, pero que haya un tercer debate, como estaba originalmente planeado, y que éste se aplace hasta el 29 de octubre, cinco días antes de las elecciones.

El equipo de Biden no ha dado su brazo a torcer: «Participaremos en el último debate, programado para el 22 de octubre, que de por sí ya es la fecha más tardía para celebrar un debate en 40 años», zanjó Bedingfield en un nuevo comunicado.

A falta de que la CPD se pronuncie sobre qué ocurrirá con el calendario, lo que está claro es que no habrá debate el 15 de octubre, y queda por determinar si el del día 22 se celebrará en Miami –por aplazarse el segundo cara a cara– o en Nashville (Tennessee), la sede programada para el tercer encuentro.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D