The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
España

Sánchez recula sobre las mascarillas tras quedarse solo defendiendo su obligatoriedad

Fuentes presenciales denuncian la crítica mayoritaria a las medidas de Sánchez en la Conferencia de Presidentes: «Decepcionante e insuficiente»

Sánchez recula sobre las mascarillas tras quedarse solo defendiendo su obligatoriedad

Rodrigo Jiménez|EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llegó con una oferta bajo el brazo pero ni convenció ni suavizó las críticas que sus socios de la alianza Frankenstein vertieron la víspera contra el Gobierno por inacción a dos días de la Nochebuena. A puerta cerrada en la Conferencia de Presidentes del Senado, la noticia fue que las mayores críticas se escucharon en voz de sus socios, PNV y ERC. Según fuentes presenciales consultadas por THE OBJECTIVE, País Vasco y Cataluña reprocharon a Sánchez que «ha llegado tarde» y se ha negado a tomar medidas «serias» que sirvan realmente para atajar el pico de incidencia, en lugar de anunciar «medidas ya adoptadas» como la obligatoriedad de la mascarilla en exteriores que, en la práctica no aporta diferencia alguna respecto a la normativa vigente de junio de este año.

En su intervención inicial, el presidente Sánchez desglosó un catálogo de nueve puntos cuya principal novedad era el establecimiento de la «obligatoriedad de uso de mascarillas en exteriores» que se aprobará este jueves en un Consejo de Ministros extraordinario que incluirá otras medidas para financiar test de uso profesional y para utilizar las Fuerzas Armadas para acelerar e intensificar la vacunación.

Críticas de Urkullu y Aragonés

Un asunto que fue criticado expresamente por el lehendakari, Iñigo Urkullu, a puerta cerrada al reprochar que anuncie medidas ya adoptadas en lugar de escuchar a los territorios» y sus necesidades. «Urkullu fue especialmente duro», explican las citadas fuentes, y reclamó al jefe del Ejecutivo «más seguridad jurídica para los territorios con altas tasas de contagios» sin dejarlas al albur de lo que digan los tribunales. Asimismo pidió «limitación de horarios y de aforos en eventos sociales o un número máximo de 10 comensales en las cenas navideñas».

También hizo lo propio el presidente catalán, Pere Aragonés. Uno de los socios preferentes de Pedro Sánchez discrepó abiertamente de la fórmula esbozada por el presidente del Gobierno a quien le espetó que «hacen falta medidas impopulares pero imprescindibles» que excedan al uso de la mascarilla. A las críticas de sus socios se sumó la cascada de reproches de las comunidades gobernadas por el PP: Madrid, Murcia, Castilla y León y Galicia manifestaron su opinión contraria a la norma por ser «irracional» activar restricciones en exteriores cuando hay amplio consenso en que el problema sanitario no se produce en ese entorno, y negarse a tomar «ninguna medida seria como un fondo Covid, una Ley de Pandemias».

División en el PP

Isabel Díaz Ayuso denunció la «improvisación» en este punto. «No compartimos las mascarillas obligatorias al aire libre si hay distancia social», dijo, aunque tampoco hubo consenso entre las comunidades del PP que acudieron cada una con una propuesta distinta, pese a tratarse de una cuestión que sobrevoló los días previos al encuentro. Desde Castilla y León, por ejemplo, no vieron con malos ojos la medida de volver a la obligación de la mascarilla en exteriores porque «es lo que mejor protege y evitamos las restricciones».

También el gallego, Alberto Núñez Feijoo, y el murciano, Fernando López Miras, pusieron ‘peros’ a la medida tras haberla solicitado previamente por la necesidad de establecer «excepciones». Mensaje al que se sumó uno de los presidentes socialistas, el aragonés Javier Lambán, ante la necesidad de establecer diferencias entre «las ciudades y los pueblos porque no es lo mismo».

Sánchez recula

El clima de reproches y críticas fue mayoritario y a él se acogió el presidente para dar una aparente marcha atrás en su comparecencia de prensa en el Senado. Intervención al término de la Conferencia de Presidentes que sirvió para matizar la norma que aprobará este jueves el Consejo de Ministros al establecer «salvedades o excepciones» como «la actividad deportiva, en espacios naturales, con miembros de una misma unidad familiar o alguien que no sea de la unidad familiar pero que se mantenga a una distancia de 1,5 metros…».

Unos matices que motivaron la pregunta de: ¿cuál es entonces la diferencia respecto al real decreto aprobado el 26 de junio de 2021 que levantaba la obligatoridad de la mascarilla, salvo que no se pudiera mantener la distancia de 1,5 metros? Pregunta que se le formuló a Pedro Sánchez y que no contestó. El presidente se limitó a esquivar la cuestión diciendo que «el uso de mascarillas será obligatorio salvo excepciones», y que «se levantará cuando sea posible». A destacar su tiempo verbal, en condicional, al ser preguntado por su entrada en vigor y su publicación en el Boletín Oficial del Estado: «Entraría en vigor el 24, pasado mañana, y sería obligatorio para todos los ciudadanos».

Sánchez dijo «creer en esta medida, que cuenta con un amplísimo consenso entre los presidentes autonómicos» porque «la experiencia nos ha demostrado que junto con la vacunación las mascarillas son un elemento fundamental para prevenir. En esta nueva variante, la gravedad es inferior, pero es una variante de alta contagiosidad que va a ser dominante en Europa en los próximos días. Es un momento lo suficientemente adecuado, nos estaremos poniendo barreras».

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D