Publicidad

España

Cuca Gamarra: «No aspiramos a gobernar en coalición, sino en solitario»

La portavoz del PP toma como ejemplo a la presidenta madrileña a la hora de definir su fórmula ideal de gobierno

Llegó a la portavocía del Grupo Parlamentario tras la tormenta desencadenada por la destitución de su antecesora en el cargo, Cayetana Álvarez de Toledo y en poco tiempo se ganó el cariño y el respeto de sus compañeros. En plena explosión de la sexta ola de la covid-19, en su variante ómicron, Cuca Gamarra se muestra inquieta tras haber acreditado los más de 10 casos positivos en sus filas y constatar que en el resto de Grupos se contaban alrededor de 40 positivos más. La portavoz parlamentaria del PP acusa al Gobierno de Pedro Sánchez de cobardía, por no haber asumido su responsabilidad y el liderazgo en la coordinación de la lucha contra el virus; reprocha al Ejecutivo la puesta en marcha de políticas económicas que lastran el ritmo de la recuperación de nuestra economía y anuncia que Pablo Casado- de cuyo liderazgo no tiene la menor duda- y el PP están preparados para gobernar en cualquier momento y revertir esta tendencia provocada por la mala gestión o la falta de gestión del «Gobierno Frankenstein». 

La portavoz del PP rehúye hablar del conflicto abierto entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y la cúpula nacional del PP, pero toma como ejemplo a la presidenta madrileña a la hora de definir su fórmula ideal de gobierno: su objetivo es gobernar en solitario, sin cohabitar en un hipotético Ejecutivo con VOX y sin traspasar ninguna línea roja, sean cuales sean las exigencias de la formación que preside Santiago Abascal. Insiste en que «Pablo Casado no es Pedro Sánchez», del que no oculta el pésimo concepto que tiene. «Representa – dice del presidente del Gobierno- la mentira la soberbia y la ineficacia» y le desea una pronta salida del Palacio de la Moncloa, por el bien de España y de los españoles.

P: ¿Qué balance hace de este año que termina?

R: Es un balance negativo para España, porque la gestión del Gobierno no está siendo la que necesitamos y, por tanto, los españoles pagamos la factura de un Gobierno que no gobierna y que no hace todo lo que está en su mano para que la recuperación económica, social y política, sean una realidad. Es el balance que arrojan los datos económicos y de la posición de España con respecto al resto de países de la UE. España fue el país que más cayó en 2020 a causa de la pandemia y no está siendo el que más rápido se recupera, sino que las políticas socialistas y comunistas nos están dejando a la cola de Europa. 

P: ¿Tiene algo que ver en ese retraso en recuperar el nivel previo a la pandemia el hecho de que nuestra economía se base en el sector turístico y servicios?

R: Se trata de compararnos con otros países, que pueden ser similares a nosotros y que se están recuperando con mayor rapidez. Y la responsabilidad la tienen las políticas que no son las correctas para este momento. Francia, Italia o Alemania han bajado impuestos y han facilitado ayudas directas que han llegado a tiempo, pero el Gobierno socialista y comunista ha optado por otra línea política, que es la subida de impuestos o la gestión de ayudas que no llegan cuando se necesitan. Por tanto, la economía se queda lastrada y al final quien lo paga son los españoles. Tenemos un gobierno que se ha convertido en un Atila económico: por donde pasa no crece la economía. Otros países, con buenas políticas, sí lo gran que sus economías crezcan a buen ritmo, con bajadas de impuestos, buena gestión económica y buenas gestiones de los fondos europeos. En cambio, Gobierno de España está fracasando. Además, ciertas políticas intervencionistas están desincentivando la inversión en España.

P: A pesar de todo ello, el Gobierno va a aprobar los Presupuestos Generales del Estado y eso le va a dar tranquilidad y los mimbres necesarios para seguir otros dos años más. ¿Qué va a hacer el PP a partir de ahora hasta las elecciones generales?

R: Los Presupuestos garantizan la permanencia del Gobierno, pero eso no significa que sean buenos para España, porque son absolutamente falsos, porque no hay ningún organismo internacional que avale las predicciones sobre las que están basados (crecimiento económico previsto, déficit, ni las cifras macroeconómicas que están detrás de las cuentas). Sánchez suma los votos suficientes para aprobar los presupuestos a base de cesiones a sus socios de investidura, que son independentistas y Bildu. Esos no son los presupuestos que necesita España y es lo que nosotros denunciamos: que no ayudan a la clase media española, sino que la siguen machacando; no son capaces de hacer frente a la inflación, ni contienen la subida de la luz y van a perpetuar la cuesta de enero durante todo el año. El PP va a controlar al Gobierno y fortalecernos como alternativa. 

Todos los estudios demoscópicos nos sitúan como primera fuerza política. Vamos a seguir consolidándonos y trabajando, presentando proposiciones de Ley que serán Proyectos de Ley cuando lleguemos al Gobierno. 

P: ¿Tiene sentido ahora una Ley de Pandemias que unifique la gestión de la lucha contra la covid-19 si las CCAA tienen y reivindican fórmulas muy diversas a la hora de abordarla, incluso dentro de las Autonomías gobernadas por el PP, como Madrid y Galicia?

R: Todas las CCAA, independientemente del color político, han pedido una legislación que unificase criterios, pero la pasividad del presidente Sánchez esconde su cobardía a la hora de afrontar el liderazgo en la lucha contra la pandemia. El ejemplo más reciente de cómo huye el Gobierno de sus responsabilidades es su actuación ante esta sexta ola, en la que ha dejado para la última hora la conferencia de presidentes, en la víspera de Nochebuena, cuando los españoles ya habíamos tomado nuestras propias decisiones. Pero es que durante todo este tiempo, las CCAA han tenido que andar recurriendo a los Tribunales para que ratifiquen sus medidas y esos tribunales le han tenido que recordar al Gobierno que debe asumir sus responsabilidades. Otra cosa es que España es muy diversa y las medidas a adoptar en un territorio con mucha densidad de población no pueden ser las mismas que las adoptadas en un territorio poco poblado. Pero eso no significa que España tenga que renunciar a la toma de decisiones coordinadas. Uno de los grandes errores de este Gobierno ha sido su falta de liderazgo en la gestión de la pandemia.

Foto: THE OBJECTIVE

P: ¿Hay dudas en el PP sobre el liderazgo de Pablo Casado, además de las ampliamente detalladas por parte de Cayetana Álvarez de Toledo?

R: El liderazgo del presidente Casado es incuestionable, sobretodo por cómo se ha consolidado en tan poco tiempo como la primera opción política de este país. Hace apenas tres años este partido estaba en un resultado electoral de 66 escaños y hoy no hay una sola encuesta que no doble ese resultado y no nos sitúe como primera opción política.

P:¿Cree que no hay ninguna base para las afirmaciones de Cayetana Álvarez de Toledo sobre Pablo Casado?

R: Supongo que tendrá su opinión, pero los datos están ahí, aunque ella no comparta el modo en que está ejerciendo el liderazgo el presidente Casado no significa que ella tenga razón.

P: ¿Tienen ya prevista la sanción a aplicar a la diputada Álvarez de Toledo?

R: Aquí hay unas normas que son iguales para todos y cuando alguien las incumple, sabe perfectamente que se le aplican los mecanismos de control interno. Tendrá la sanción que se le aplicaría a cualquier otro diputado que hubiese roto la disciplina de voto.

P: ¿Tienen alguna otra repercusión las críticas vertidas sobre Casado?

R: En lo que se refiere al Grupo Parlamentario, ninguna.

P: ¿Es usted de las que piensa que el Grupo estaría mejor y más tranquilo sin la diputada Cayetana?

R: Como portavoz del Grupo Parlamentario respeto enormemente a todos y cada uno de los diputados y a su libertad para ejercer su actividad parlamentaria, pero cuando alguien está todo el día en contra de lo que hacemos o decimos, hay que preguntarse: «¿Por qué continúas?» Pero eso es una decisión suya personal, que yo respeto.

P: ¿Puede usted explicar qué ha pasado entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso?

R: Cada uno está centrado en sus responsabilidades: el presidente Casado, en aglutinar el voto de centro derecha para que la nuestra sea una alternativa real que permita el cambio de ciclo político en España, porque los españoles necesitan al PP e Isabel Díaz Ayuso tiene la responsabilidad grandísima de dirigir un gobierno autonómico y centrarse en los madrileños, que es en lo que está. Cada uno está dedicado a su ámbito.

P: ¿Tiene derecho o no Isabel Díaz Ayuso a ser la presidenta del PP de Madrid?

R: Yo no milito en el PP de Madrid y ellos son libres de tomar la decisión que estimen oportuna. Y esa será la decisión correcta.

P: El caso es que el PP se estanca, cuando no retrocede, según los expertos demóscopos, a cuenta de esa bronca entre Casado y Ayuso, o Teodoro García Egea y Ayuso…¿No se están pegando un tiro en el pie?

R: El PP está centrado en los problemas de los españoles, que tienen muchas dificultades. No podemos estar pensando en nosotros mismos. Nuestros asuntos internos son internos y tienen que estar en un plano secundario, porque cuando un país tiene tantas dificultades como España, donde la gente no llega a fin de mes y afronta problemas realmente importantes de su día a día. No debemos generar ruidos que impidan que nos centremos en lo importante.

P: ¿Tiene el PP un Gobierno en la sombra, preparado para gobernar?

R: El PP tiene grandes equipos que conforman ese gobierno en la sombra a través de las distintas organizaciones que estructuran nuestro día a día: unos centrados en los temas económicos, en una legislación laboral que siga generando empleo en nuestro país; otros equipos más centrados en el ámbito social, que se ocupan de las políticas educativas, sanitarias, de apoyo a la familia, etc. y tenemos grandes equipos que trabajan el fortalecimiento de las instituciones y nuestro Estado de Derecho. Está muy claro que nuestro gobierno en la sombra existe y quiénes son los portavoces de cada área.

P: Hablaba usted de la tendencia de las encuestas y de que el PP es el primer partido, pero esas encuestas también marcan que solamente podría gobernar con el apoyo de VOX ¿Se ve cogobernando con VOX?

R: Nosotros aspiramos a conseguir una alternativa política y un cambio de ciclo político que los españoles están pidiendo que se produzca. Y la mejor manera de conseguirlo es aglutinando una mayoría suficiente que nos permita gobernar. Cuanto más amplia sea la alternativa que lidera el PP con más estabilidad y solvencia se producirá ese cambio de ciclo político. En eso estamos. No tenemos un techo, ni aspiramos a sumar con otro. Queremos ser nosotros los que lideremos el cambio y en eso vamos a estar.

P: ¿Su modelo es el de Ayuso, gobernar en solitario con apoyo externo de VOX?

R: Efectivamente, queremos gobernar en solitario, y ser un equipo fuerte y sólido. 

P: Vamos, que no se ve cohabitando en el Gobierno con VOX…

R: No, no…no aspiramos a gobernar en coalición, sino en solitario. Y para ello trabajamos en abrir una base y sumar cada día más españoles. Ese camino lo iniciamos hace tres años, con la presidencia de Pablo Casado y pasamos de 66 a 89 escaños y ahora las encuestas nos sitúan siempre como primera fuerza política, por encima de los 120-130 escaños. Pero el camino consiste en seguir por esta senda. 

P: ¿Cree que Pedro Sánchez agotará la legislatura?

R: Si por algo se caracteriza Pedro Sánchez es por que utilizará siempre todos los resortes a su alcance para conseguir lo que mas le convenga políticamente. Últimamente repite mucho que va a agotar la legislatura. Cuando lo repite alguien como Sánchez, que miente tanto, tiendo a pensar que hará lo contrario, pero no vamos a estar pendientes de esa decisión que sólo le corresponde a él, sino que vamos a estar preparados para poder gobernar en cualquier momento. Hoy Pablo Casado está preparado para gobernar en cualquier momento y nos ha encargado que trabajemos en es programa político que surgió en la última convención nacional, para aplicarlo en cuanto asumamos el Gobierno.

P: ¿Temen que Pedro Sánchez logre esa remontada que pretende hacer y revalide su mandato tras las próximas elecciones generales, basando su éxito en los fondos europeos y la recuperación económica?

R: Ojalá llegaran y se ejecutaran los fondos y remontase la economía. Cuando ves a países como Irlanda, cuya economía ha crecido un 22% este año, mientras España se queda a la cola con un 4,7-4,8% te das cuenta de que podíamos ir a otro ritmo y no vamos. Me encantaría que ocurriese, pero lo veo difícil, con estas políticas económicas. Subir impuestos no ayuda a la economía y derogar la reforma laboral, que ha sido clave para crear empleo, no va a hacer que este país funcione bien. Lamentablemente, derogar todo lo que funciona no hará que España vaya bien. Con respecto a los fondos europeos, no se están gestionando como debieran. Primero, para hacer que se destinen a lo que generan crecimiento a España, porque los fondos no son del Gobierno, el clientelismo ni el electoralismo. Son fondos de los españoles, para el crecimiento económico. Nosotros hacemos crítica constructiva y reclamamos una autoridad independiente y un control sobre todos esos fondos. Exigimos transparencia y que sea el Parlamento quien ejerza ese control, cosa que no está ocurriendo hasta el momento. Hace un año, Nadia Calviño hablaba de un crecimiento del 9,8 para este año 2021 para la economía española y se ha quedado en la mitad. Pero es que de ese 9,8, el 2% era el impacto directo de la ejecución de los fondos Next Generation. Al no haberse ejecutado, ese crecimiento se ha perdido.

Ojalá hubiese una gran remontada económica, pero con este Gobierno es muy difícil, porque no tiene como prioridad en su agenda un proyecto ideológico para generar dos Españas que se enfrentan. Y eso no es lo que la sociedad española espera ni merece. 

P: ¿Cree que es prudente convocar unas elecciones en Castilla y León en plena ola ascendente de la pandemia?

R: Durante toda esta pandemia se han celebrado procesos electorales y mociones de censura. Ha habido elecciones en muchos territorios y no ha habido ningún problema.

P: ¿No le preocupa que se convierta en una práctica habitual que los presidentes autonómicos con capacidad para ello disuelvan sus parlamentos y adelanten elecciones siempre que piensen que les va a ir bien electoralmente?

R: Eso no es lo que ha hecho el PP en Castilla y León…

P: El presidente Fernández Mañueco ha argumentado que disuelve las Cortes porque sospechaba que le iban a traicionar …

R: Los gobiernos de coalición que lidera el PP han buscado siempre la estabilidad, porque somos conscientes de que es un elemento fundamental para dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos. Y cuando se ha tomado esa decisión por parte del PP ha sido en la Comunidad de Madrid, con carácter previo a una moción de censura que iba a desestabilizar ese gobierno y por eso se puso las urnas, para que fuesen los madrileños quienes hablasen; en el caso de Castilla y León es exactamente igual: fuimos conscientes de que una parte del gobierno estaba negociando los Presupuestos con otras formaciones, al margen del PP. Cuando un socio de gobierno se desmarca de quien lidera la coalición, es lógico que se rompa la coalición y sean los castellanoleoneses quienes decidan quién debe llevar adelante el proyecto.

P: Pero los presupuestos que negocia con Por Ávila son los que presenta el Gobierno de Fernández Mañueco, los presupuestos pactados en el seno de la coalición de gobierno. De hecho, Cs denuncia que, lejos de la traición que pretenden imputarles, estaba intentando agilizar la aprobación de los Presupuestos de Mañueco, con conocimiento del consejero de economía y precisamente para que el PP no cayese en la tentación del adelanto electoral…

R: Cuando tú negocias enmiendas al margen del otro partido del Gobierno con terceros partidos no estás actuando de forma leal. Son acuerdos al margen del PP y eso provoca una quiebra de la confianza.

P: El caso es que Cs niega las acusaciones del PP y añade que ya demostró su lealtad hace menos de un año, cuando el PSOE interpuso una moción de censura y Cs votó en contra, apoyando a Mañueco…

R: Pero es que Cs en Castilla y León ya no era capaz de controlar su grupo parlamentario. Y de hecho ya no estaba el mismo Grupo Parlamentario con el que inició esta legislatura.

Foto: THE OBJECTIVE

P: ¿Esta nueva cita electoral paraliza las negociaciones entre PSOE y PP para la renovación del CGPJ?

R: No afecta en absoluto. Lo que paraliza la renovación es la negativa por parte del PSOE de cursar una reforma de la Ley del Poder Judicial de acuerdo con los estándares europeos en función de los cuales los jueces tienen que elegir a sus representantes en el órgano de control judicial para fortalecer su independencia.

P: ¿Cómo están esas negociaciones paralizadas, rotas, congeladas…?

R: Nunca hemos dado por rotas las negociaciones. Siempre hemos estado abiertos a que se pueda impulsar esa reforma que exigimos y, con arreglo a ella, se renueve el CGPJ. El PSOE sabe que podemos llegar a un acuerdo cuando quiera, siempre que se avengan a modificar la legislación, no por capricho del PP, sino porque es una línea clara que marca la UE.

P: ¿No cree que los ciudadanos no entienden o no ven con buenos ojos que solo se pongan de acuerdo para renovar y repartirse cargos en las instituciones?

R: Nos ponemos de acuerdo para renovar órganos constitucionales tal como establece la Constitución y porque es nuestra responsabilidad llevarlo a cabo.

P: La Constitución también establece la necesidad de renovar el CGPJ…

R: Es que nosotros no nos oponemos a la renovación, pero queremos una renovación con una reforma que garantice un avance en la independencia del sistema judicial, mientras que el PSOE y su socio de Podemos han impuesto una reforma que va en el sentido contrario, más otra que fue paralizada por Europa, ante la reducción de mayorías que buscaban aprobar para saltarse la necesidad de que Gobierno y oposición tuviesen que llegar a acuerdos para renovar el órgano de gobierno del Poder Judicial. Nos gustaría que existiesen muchos mas acuerdos, pero el «sanchismo» no busca grandes acuerdos de Estado, sino la ruptura de los Pactos de Estado. Es una manera de entender la política sólo a través de las mayorías de investidura y siempre contra lo que ellos denominan el otro bloque político. Nosotros no queremos una política de bloques y presentamos iniciativas parlamentarias para poder trabajar de manera conjunta, que el Gobierno de España se sume a nuestras propuestas para, por ejemplo, bajar el precio de la factura de la luz. Tendemos la mano y compartimos la decepción de muchos españoles al ver el PSOE no quiere alcanzar acuerdos. Nosotros nos hemos sumado a la ley de protección integral a la infancia (que ya venía del impulso previo del PP) o esta semana hemos apoyado la reedición de la Ley contra la violencia de Género. A veces solo llega lo que no se acuerda y no estos datos…

P: ¿Es impensable en España pensar en una gran coalición de gobierno PP-PSOE, a la alemana?

R: Somos dos culturas políticas muy diferentes. Pero le pongo un ejemplo sencillo: el PP ha presentado más de 2100 enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado, a más de 500 se les ha impedido el debate, porque han sido vetadas directamente, y el resto ha recibido siempre un no, por parte de PSOE y Podemos ¿No hay ni una sola enmienda del PP que pueda ser apoyada por parte del PSOE? ¡No me lo puedo creer!

P: A ustedes les crece VOX por la derecha y al PSOE Podemos, por la izquierda y ambos se dedican a desgastarles por los extremos ¿No frenaría esa dinámica una serie de acuerdos de los dos grandes partidos sobre cuestiones esenciales?

R: Pero es que tenemos a Pedro Sánchez de presidente del gobierno, apoyado por los comunistas y por quienes quieren debilitar al Estado. El gobierno Frankenstein no lo ha impulsado el PP, sino el PSOE…Y el PP ya planteó en su día a Sánchez que buscase sus votos para la investidura y que una vez en la Moncloa, buscásemos los pactos de Estado necesarios. Pero Sánchez no quiso y se echó en brazos de comunistas, independentistas y batasunos. Había otra alternativa y fue rechazada.

P: Una de sus últimas propuestas al Gobierno ha sido la de aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña, para hacerse cargo de las competencias educativas, a cuenta del conflicto por el uso del 25% del español en la escuelas catalanas… ¿les preocupa que estalle un nuevo incendio en Cataluña?

R: Lo que ha provocado un incendio en Cataluña es que no se estéN respetando, por parte del Gobierno de la Generalitat, los derechos y libertades de niños, en este caso, para que puedan ser educados como establece la Ley. De ahí la mano tendida del PP al Gobierno de España, que hasta el momento no ha hecho nada para que se cumpla. Si quieren intervenir, cuentan con nuestros votos.

P: ¿Cree que al Gobierno de España no le interesa que se cumpla la sentencia del TSJC?

R: No tiene ningún interés… Una cosa son las palabras y otra son los hechos. A un Gobierno de España no solo se le exigen declaraciones, sino también acción para garantizar, en el ámbito de sus competencias, el ejercicio de los derechos de los españoles, vivan donde vivan. Lo que pasa es que tenemos un Gobierno que depende de los independentistas para seguir en Moncloa y si para eso tiene que mirar para otro lado en lo de garantizar los derechos fundamentales, lo hace. Eso es lo que estamos viviendo.

P: ¿Cómo se explican que el PP tenga una representación tan escasa en el Parlament de Cataluña (tres de 135 escaños) habiendo tenido cotas mucho más elevadas en otras épocas?

R: Creo que tiene que ver con la aparición de más partidos y la fragmentación del centro derecha a todo el país. Y eso nos lleva al PP de Cataluña a poner en marcha un trabajo intenso para recuperar la confianza de todos los catalanes. Somos un partido constitucionalista y trabajamos para ser la opción de todos esos catalanes y españoles que defienden el marco constitucional.

P: ¿Cómo ve desde su escaño este clima bronco y la utilización de insultos y malas formas en el Congreso de los Diputados?

R: Cuando tienes fuerzas políticas, como son Bildu o ERC, que se han convertido en socios prioritarios, o cuando tienes a Podemos, que forma parte del Gobierno ves que es el propio Pedro Sánchez el que está radicalizando. Esa es una de las causas de todo lo que está ocurriendo. No hay que obviar que este es un gobierno que basa su acción en la mentira evidente. Ese es el primer elemento de desprestigio hacia la acción política. 

P: Si el PP llega al Gobierno con el apoyo de VOX y la formación de Abascal dentro o fuera del Ejecutivo ¿Teme que le pueda pasar al PP lo mismo que le ocurre al PSOE con sus socios y la dependencia que tiene de ellos?

R: Es que Pablo Casado nada tiene que ver con Sánchez. Pedro Sánchez representa la mentira, la soberbia y la ineficacia y nosotros somos gente seria que tiene líneas. Si Pedro Sánchez ha decidido que el camino del PSOE es el «sanchismo» y la desaparición de todo tipo de líneas morales en el ámbito político nosotros no somos así. Estamos hablando de un presidente que miente a todo el mundo. Y ese no es el camino que va a seguir el PP. Él ha decidido que los votos de Bildu tengan el mismo valor que cualquier otra fuerza política, pero nosotros no compartimos esa decisión. En política hay otras cosas más allá de los números: están las líneas rojas que uno está dispuesto o no a pasar. Por eso no sería posible que repitiésemos los esquemas que tiene el PSOE.

P. En el supuesto de que necesitasen los votos de VOX para gobernar ¿no traspasarían sus líneas rojas?

R: No. Y lo hemos demostrado, por ejemplo, en Andalucía, donde no han salido adelante los presupuestos, porque las exigencias que plantea VOX traspasan las líneas rojas. Eso es el respeto que tenemos a nuestros votantes.

P: ¿Qué le diría a un hipotético ex votante del PP que se ha ido a VOX, para conseguir que vuelva a confiar en el PP?

R: Lo que hay que decirle, aunque muchos ya están volviendo, es que conocen bien este partido, que es amplio y cabemos todos. Y de lo que se trata de fortalecer la alternativa política, porque tenemos un objetivo común que es sacar a Pedro Sánchez y a los comunistas del Gobierno de España y sacar de la dirección del Estado a aquellos que han buscado romper nuestro orden constitucional.

P: ¿Dan por finalizada su campaña de captación de cargos de representación de Cs, creen que tienen ya todo el voto de la formación naranja en su órbita?

R: Hubo un tiempo en el que el PP, impulsado por Pablo Casado, buscaba alianzas entre los partidos e incluso concurrimos juntos en el País Vasco y en Navarra, pero cuando la dirección de Cs rechazó de plano aquello, son los propios votantes los que deciden fortalecer un proyecto político de una manera directa con su voto. Eso es lo que está ocurriendo, por ejemplo, en Madrid: son los votantes los que decidieron, con su voto, aglutinar el voto de centro derecha y fortalecer la alternativa. Ese es el camino en el que está el PP.

P: ¿No cree que la existencia de un partido de centro liberal podría abrir otro tipo de pactos por el centro, en lugar de por los extremos o con independentismos, regionalismos, nacionalismos y hasta cantonalismos?

R: O hay otra opción, que es que el PP, el gran partido del centro derecha español, aglutine a liberales, conservadores y democristianos. Y eso es en lo que estamos trabajando.

P: ¿Le preocupa la opción electoral que ha lanzado la España vaciada y el efecto que pueda tener en la fragmentación en el Parlamento?

R: Este modelo de cantonalismo es la marca blanca del PSOE, ante el desgaste que está sufriendo con el Gobierno de Pedro Sánchez. El PP tiene implantación en todo el territorio nacional, es como España. El PP siente España, porque somos y estamos en España. No hay un pueblo de España donde no haya un representante del PP. Por eso podemos aglutinar los intereses de grandes ciudades y de la España rural y de los pequeños municipios.

P: ¿Qué le parece la plataforma electoral que está conformando Yolanda Díaz?

R: Creo que se hace en un momento de gran desgaste de la izquierda y es la búsqueda de un instrumento político que les permita sufrir el menor desgaste posible. No sé muy bien en qué va a acabar, pero no creo que satisfaga las expectativas que intentan generar.

P: Ello se fijan como objetivo dar el sorpasso al PSOE…¿Lo ve viable?

R: El PSOE está en horas muy bajas y si se descuida, ante la caída que está sufriendo, puede ocurrir que le sorpase otra opción de izquierdas, pero no será con unos grandes resultados en todo caso.

P: ¿Cuál es su deseo para 2022? 

R: Que cambie el ciclo político para que pueda cambiar el futuro de los españoles y se materialice la recuperación económica y que esas familias que lo están pasando mal puedan salir adelante.

P: ¿Cómo dijo el PP en twitter el día de la lotería, con su décimo «Que se vaya Sánchez»?

R: Eso sería una gran oportunidad para España.

Únete a la discusión

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D