The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Alex Pella, tras la estela de Julio Verne...

...un desafío de ciencia ficción para batir el récord de la vuelta al mundo a vela

Por las venas de Alex Pella circulan a partes iguales la sangre y
el salitre. La pasión de este catalán por la navegación oceánica y la aventura es absoluta, casi enfermiza. Alex vive de, por y para navegar. Lo ha hecho toda su vida al máximo nivel y en todo tipo de embarcaciones y regatas. Esta sana obsesión le viene de familia, su abuelo era navegante, sus tíos también. Creció con sus tres hermanos (David, Borja y Nacho) embarcado en un pequeño velero con sus padres cada verano. Para aquellos cuatro chavales navegar fue siempre un juego hasta que terminaron convirtiéndose en reconocidos profesionales de la náutica. Borja y David son skippers de grandes veleros.

Pero de los cuatro hermanos Pella, el segundo, que es Alex, sigue loco por competir y así ha llegado a la Champions League de los océanos, una liga con base en la Bretaña francesa, cuyo terreno de juego representa el 71% del planeta.

Alex Pella es el segundo de cuatro hermanos dedicados en cuerpo y alma a la vela. (Foto: Idec Sport)

Alex Pella es el segundo de cuatro hermanos dedicados en cuerpo y alma a la vela. (Foto: Idec Sport)

Alex es el único español al nivel de los bretones, grandes dominantes de la vela oceánica. A sus 43 años cuenta con una experiencia, una madurez y una reputación que le permiten enrolarse con los franceses en los proyectos más grandes. El mítico Francis Joyon llamó a Alex hace año y medio para proponerle este proyecto. Aún no se conocían personalmente, se citaron en un pantalán y tardaron 10 minutos en cerrar el trato con un apretón de manos.

El trofeo nació el día que se logró rebajar el tiempo de referencia marcada por la imaginación de Julio Verne. Su novela 'La Vuelta al Mundo en 80 días' se publicó en 1873, cien años antes de que Alex Pella viera la luz en Barcelona. Es un desafío planetario, deportivo, tecnológico y sobre todo humano. Se trata de batir el Récord Absoluto de la circunnavegación del planeta. Está abierto a cualquier tipo de embarcación a vela, sin límite de tripulación, con todo el esfuerzo manual y sin tan siquiera restricciones de latitud en la ruta para evitar el riesgo de icebergs. Es decir, la normativa es ir "¡a saco!".

 

El trofeo nació el día que una embarcación logró rebajar el tiempo de referencia marcada por la imaginación de Julio Verne.

 

El domingo 20 de noviembre soltaron amarras en Brest, Franciapara cruzar la línea imaginaria que marca la salida (entre el Faro Créac'h, en Francia, y el Faro de Lizard, en Reino Unido). Un desafío así está al alcance de unos pocos. Su motivación es la de luchar contra el crono (registrado por el World Sailing Speed Record Council ), integrarse limpia y absolutamente en las fuerzas de la naturaleza (el consumo total del barco será de 10 litros de combustible para "cocinar") y trabajar como un equipo (los seis están confiándose la vida mútuamente en cada cambio de guardia).

Julio Verne, autor de 'La vuelta al mundo en 80 días', que inspiró este desafío oceánico.

El escritor Julio Verne, el gran maestro de las novelas de aventura y ciencia ficción que inspiró este desafío planetario.

Para batir el récord vigente de 45 días 13 horas 42 minutos y 53 segundos, en poder de Loïck Peyron desde 2012, deberán estar de regreso en Brest el año que viene antes de la noche de Reyes, concretamente el 5 de enero antes de las 11 horas.

Alex no se considera un deportista de élite sino un navegante oceánico, por eso se encuentra tan bien en la Bretaña francesa, cuna de todo esto. Allí hay mucha cultura de mar, y estos marinos cuentan con su merecido prestigio y reconocimiento social. Si Alex va al médico o coge un transporte público en la Trínite sur Mer, donde vive seis meses al año, tanto el traumatólogo como el chofer van a reconocerle y preguntarle espontáneamente por los preparativos del nuevo intento.

 

Para batir el récord vigente de 45 días 13 horas 42 minutos y 53 segundos deberán estar de regreso en Brest el año que viene antes de la noche de Reyes

 

En España fuimos los primeros en esta gran aventura (el guipuzcoano Juan Sebastián Elcano completó la vuelta al mundo por primera vez en 1522, después de 3 años y 14 días). Sin embargo, hoy en día en España, Alex y la pequeña comunidad de navegantes oceánicos son prácticamente desconocidos y tienen enormes dificultades para encontrar los apoyos necesarios para armar proyectos. A pesar de todo, a base de talento y huevos, Alex ha logrado victorias históricas como la 'Ruta del Ron' en 2014, cuando vapuleó a toda la flota de la clase 40, estableciendo el Récord de la prueba. Lo hizo con un barco completamente en blanco, sin patrocinadores y jugándose sus propios ahorros. Los que consigue con su vida modesta de autónomo. Afortunadamente, en Francia está en el radar del mercado y no le falta trabajo.

La tripulación del IDEC Sport tendrá que convivir en condiciones de extrema dureza durante 45 días de competición ininterrumpida.

La tripulación del IDEC Sport tendrá que convivir en condiciones de extrema dureza durante 45 días de competición ininterrumpida. (Foto: Idec Sport)

El IDEC Sport es el único barco que este invierno va a intentar batir el récord. Es un prototipo gigantesco de fibra de carbono capaz de alcanzar puntas de velocidad de 50 nudos. Diseñado en 2004, construido en 2005 y bautizado en 2006, acumula cientos de miles de millas de navegación y millones de horas de trabajo, hasta haber alcanzado el límite en su curva de evolución y desarrollo.

La 'bestia' mide:

- 31,5 metros de eslora

- 22,5 metros de manga

- 33,5 metros de mástil

- 411 metros cuadrados de superficie vélica en ceñida

- 678 metros cuadrados de superficie vélica en popa.

Training for the maxi tri IDEC Sport, skipper Francis Joyon, and his crew, prior to their circumnavigation crew record attempt for Trophy Jules Verne, off Belle Ile, on october 12, 2016 - Photo Jean-Marie Liot / DPPI / IDEC

La tripulación del IDEC Sport, el 'dream team' de la vela oceánica. (Foto: Idec Sport)

El IDEC no es el trimarán más competitivo del momento. El Banque Populaire V (actual Spindrift) poseedor del récord, es bastante más moderno, grande y potente. Este hecho confiere más mérito y épica aún a cada uno de sus seis tripulantes, tres franceses: Francis Joyón, Clement Surtel, y Gwénolé Gahinet; un suizo, Bernad Stamm, un alemán, Boris Hermann, y un español, Alex Pella. El mismo equipo con el mismo barco ya intentó el récord el invierno pasado. Completaron la vuelta al mundo en 47 días y 14 horas (dos días y una hora por encima del récord). Ahora, con más experiencia y la misma determinación y coraje, lo vuelven a intentar. La estrategia es la misma (una tripulación reducida y el menor peso posible a bordo) y han mejorado un poco algunos detalles técnicos.

En la competición en general y en la náutica en particular, el rendimiento es indirectamente proporcional al confort, por lo que no es difícil imaginar la dureza del barco y las condiciones de vida a bordo. De los tres patines del trimarán sólo es habitable el casco central. Allí dentro y en la reducida cubierta convivirán día y noche mientras llevan el barco al límite. 45 días es el tiempo equivalente a 720 partidos de fútbol consecutivos, sin descanso y sin banquillo...

Tienen diseñado un sistema de guardias y relevos cada dos horas: dos van fuera (uno conduciendo y otro pendiente de la escota de mayor, por si hay que soltar para evitar volcar), dos durmiendo en las literas, uno en la zona de standby (entre la litera y su turno de guardia) y el patrón, Francis, por libre.

La tripulación del IDEC Sport en Brest, minutos antes de zarpar, rindiendo homenaje al navegante chino Guo Chuan, recientemente desaparecido mientras intentaba el Record entre San Francisco y Pekín.

La tripulación del IDEC Sport en Brest, minutos antes de zarpar, rindieron homenaje al navegante chino Guo Chuan, recientemente desaparecido mientras intentaba el récord entre San Francisco y Pekín. (Foto: Idec Sport)

Además de la conducción y el trimado de velas, parte crucial del éxito de este desafío reside en la estrategia, en saber interpretar bien las condiciones y la meteo, en saber anticiparse y trazar los rumbos. Para ello, el equipo cuenta con el apoyo clave de un séptimo hombre, el holandés Marcel Van Triest, uno de los mejores meteorólogos del mundo. Desde su casa en el interior de Mallorca, Marcel mantiene comunicación permanente con la nave, analizando diferentes modelos de predicción meteo y enviando sus consejos vía satélite directamente al barco. Pura ciencia ficción, pensaría Julio Verne...

A día de hoy, jueves 24 de noviembre, el barco ya ha devorado mil millas náuticas, y navega a la altura de Cabo Verde ganando sur-oeste hacia la costa de Brasil a más de 30 nudos y en tiempos de récord!!!.

 

Alex junto a Francis Joyon (patrón del barco) y a la derecha Bernard Stamm y Guénolé Gahinet.

Alex junto a Francis Joyón (patrón del barco) y a la derecha Bernard Stamm y Guénolé Gahinet. (Foto: Ignacio Delgado)

Aún queda mucho por delante, pero si Dios y Neptuno quieren, la noche de Reyes los seis estarán de vuelta en sus hogares y, aunque aún les resulte extraño caminar por tierra firme, seguro que lo hacen para ir a comprar un regalo, quizá una buena novela de aventuras.

Respeto y buena proa a todo el equipo.

 

 

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.