Publicidad

Sociedad

¿Ha acabado el coronavirus con nuestra inmunidad al resfriado?

La relajación de las medidas y la menor presencia del coronavirus en el ambiente nos ha devuelto este otoño algo casi teníamos olvidado: los resfriados. ¿Estamos menos protegidos tras la pandemia?

¿Ha acabado el coronavirus con nuestra inmunidad al resfriado?
Unsplash

La relajación de las medidas y la menor presencia de la COVID-19 en el ambiente nos ha devuelto este otoño algo que en el año 2020 casi teníamos olvidado: los resfriados. Y este año, a los típicos síntomas del resfriado común se suma la confusión y el agobio por si en realidad de lo que nos hemos contagiado es coronavirus.

En Reino Unido hablan ya de «el peor resfriado de todos los tiempos» y la percepción generalizada es que los síntomas están siendo más fuertes de lo habitual. La misma conversación se está teniendo en la prensa de otros países, como Nueva Zelanda. Esto ha llevado a los científicos a plantearse si los meses de aislamiento social para prevenir la expansión del coronavirus han debilitado nuestro sistema inmunológico y, por tanto, estamos más expuestos a este tipo de virus.

En THE OBJECTIVE hablamos con Joan Carles March, profesor de la escuela andaluza de salud pública, y con Juan García Costa, virólogo y miembro de la Sociedad Española de Virología (SEV), sobre lo que está pasando con los virus y si tiene sentido esta hipótesis.

¿Ha afectado el coronavirus a la inmunidad?

A pesar de que algunos científicos en Reino Unido apuntan a esta posibilidad, el virólogo Juan García duda de que esto sea posible en tan solo un año. «Que un año haya habido medidas de seguridad lo que sí ha hecho es que no haya contagios, pero la inmunidad no tiene por qué verse afectada», dice García, que argumenta que «la tasa de vacunación anual contra la gripe en el mundo occidental es un porcentaje muy bajo de población, o sea que realmente hay mucha gente que no es vacunada, tiene contacto con el virus y no desarrolla la enfermedad».

Además, señala que antes de la aparición del coronavirus ya se estaba estudiando la disminución o desaparición de los anticuerpos contra la gripe en personas vacunadas meses después de la inoculación de la dosis. Por tanto, la inmunidad no es algo que dure a largo plazo y un otoño e invierno sin contacto con el virus no es diferente a unos meses sin la vacuna.

Más dudas tiene March, que apunta que «puede ser que el hecho de que la gripe haya circulado muy poco durante el año pasado haya hecho que la inmunidad haya bajado». «Mucha gente pasamos la gripe sin síntomas o con pocos síntomas y eso nos genera una inmunidad que de alguna forma que hace que podamos responder sin vacunarnos ante esa gripe», y «el hecho de que el año pasado no sucediera eso, puede ser, no puedo asegurarlo, que haya reducido la inmunidad», dice, aunque insistiendo en que no es algo que esté comprobado.

Menos coronavirus y menos mascarillas

Entonces, ¿por qué tenemos la sensación de que hay más resfriados y gripes este año? Principalmente, porque el año pasado no hubo apenas, y también porque los virus se están comportando «de manera errática», afirma García.

Lo que pasó en 2020, «aparte de las medidas de seguridad, que sin lugar a dudas influyeron», dice García, «es lo que denominamos en virología la toma de nicho ecológico, que consiste en que cuando un virus prolifera mucho, puede que no deje proliferar a los otros».

Lo mismo explica March, que dice que «con todo el cambio de haber pasado un otoño y un invierno entero sin gripe básicamente y con un cambio en el conjunto de resfriados, hay dos elementos que tienen que ver. Uno, el hecho de que estaba el SARS‐CoV‐2 por ahí, pero también hay otra cuestión que vale la pena tener en cuenta y es la presencia activa de una mascarilla», dice March. «Esos dos elementos han marcado la situación», la disminución de la presencia de otros virus hasta este otoño. Por eso ahora, que hay «menos presencia de virus en el entorno y menos mascarillas, eso favorece la aparición de más virus de resfriado», añade.

¿Ha acabado el coronavirus con nuestra inmunidad ante el resfriado y la gripe? 1
Foto: Anshu A | Unsplash

La gripe, la gran incógnita

Si nos centramos en la gripe, su vuelta es una de las que más preocupa. En 2020 la mortalidad por este virus se redujo notablemente «porque lo arrinconó el SARS‐CoV‐2», dice March, pero este año el coronavirus se está apartando y dejando espacio a otros virus. «No sabemos de qué manera volverá» la gripe, «parece que va a empezar antes, que va a ser más duradera, pero no sabemos si va a ser más grave o no», aunque «los augurios no son buenos», apunta March.

No opina lo mismo García, que considera que hay que fijarse en «el hemisferio sur, que es el que nos da la pauta», y allí este año «no hay gripe, la tasa es bajísima, inferior a la del año pasado». Sin embargo, insiste, como March, en que no se sabe lo que va a pasar. «Estamos ante un hecho inusual, hay tres virus en este momento conviviendo, comportándose de forma distinta a como se comportan normalmente, entonces, como digo muchas veces, nosotros somos virólogos, no somos futurólogos» y, por eso, «no sabemos si va a presentarse la gripe y en qué cantidad».

¿Ha acabado el coronavirus con nuestra inmunidad ante el resfriado y la gripe? 2
Foto: CDC | Unsplash

Eso sí, ambos consideran acertado que la vacunación se intensifique para intentar disminuir el número de casos. «Toda campaña de vacunación, cuanta mayor cantidad de gente consigas atraer, es bueno», opina García, que añade que «aumentar los grupos por edad también es bueno».

Insiste, además, en la importancia de seguir manteniendo las medidas de seguridad, porque «cuanto más tiempo sigamos con ellas, más fácil es que consigamos la disminución tanto del coronavirus como de los otros virus, eso está claro».

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D