The Objective
Publicidad
Gente

Sale a la luz la extraña obsesión del príncipe Andrés por sus ositos de peluche

Tras su acusación por presuntos abusos sexuales, el hijo de la reina Isabel II se ha visto envuelto en otro escándalo que atenta contra su intimidad

Sale a la luz la extraña obsesión del príncipe Andrés por sus ositos de peluche

Gtres

La suerte no sonríe al príncipe Andrés tras haber sido acusado en un caso de supuestos abusos sexuales a una menor de edad. Cinco días después de que el Palacio de Buckingham le retire sus títulos militares y sus patronatos reales, sale a la luz otro escándalo que indice directamente sobre su reputación.

Este martes, el hijo de la reina Isabel II es uno de los protagonistas de la prensa británica, que ha desvelado la presunta obsesión que tiene el príncipe, de 61 años, con los ositos de peluche.

El príncipe Andrés pedía al servicio que colocaran debidamente sus peluches

En concreto, tal y como revela The Sun, el miembro de la Familia Real inglesa ordenó a su personal de servicio que colocara cinco ositos de peluche en posiciones específicas sobre su cama todas las noches. No sólo había osos, también otros cojines con la palabra impresa «papá» y «príncipe», dos hipopótamos de peluche y una pantera negra.

Todos ellos debían estar debidamente colocados, pues de no ser así, «Andrés se pondría a gritar», explica un expolicía que trabajó en el Palacio de Buckingham y que habló en el documental de televisión Ghislaine, Prince Andrew and the Pedophile.

El citado medio ha elaborado un boceto de cómo sería la habitación del príncipe Andrés y qué habría en ella:

Prince Andrew's servants had sketch of exactly where his five teddy bears  needed to be positioned on his bed at palace
The Sun.

Cabe destacar que el propio príncipe Andrés ya confesó en 2010 que coleccionaba «ositos de peluche»: «Dondequiera que iba en la Marina, solía comprar un osito de peluche, así que tengo una colección muy grande».

«Es vergonzoso»

Todos los juguetes debían estar debidamente puestos en sus respectivos lugares, y el servicio era consciente de ello, hasta tal punto que se pasaban las indicaciones de uno a otro trabajador para que todo estuviera perfecto.

Paul Page, quien trabajó en en la seguridad de la Familia Real británica de 1998 a 2004, afirmó que vio la cama de Andrés llena de juguetes de peluche cuando tenía acceso a su apartamento privado.

«Tenía alrededor de 50 o 60 peluches colocados en la cama y había una foto de la habitación en un cajón. Esta instantánea, que estaba plastificada, servía a las sirvientas para saber dónde debía ir cada juguete», añadió Page en el mencionado documental.

Andrés de Inglaterra irá a juicio por «abusos sexuales» (y Buckingham responde)

La biógrafa real Angela Levin dijo al respecto que «el hecho de que los peluches tengan que estar en ciertas posiciones es muy vergonzoso, ya que estamos ante un hombre que pilotó helicópteros en la Guerra de las Malvinas y estuvo en la Marina durante más de veinte años; el país estaba muy orgulloso de él».

Levin cree que la obsesión del príncipe Andrés, que es padre de dos hijos, con sus peluches responde a «una inseguridad increíble, quizá esté muy solo».

La acusación por presuntos abusos sexuales

Todo esto sale a la luz después de que un juez de Nueva York rechazara el miércoles archivar la denuncia presentada contra el príncipe Andrés, a pesar del acuerdo de confidencial suscrito entre las partes hace más de una década.

La denunciante, Virginia Giuffre, alega que el príncipe abusó de ella cuando tenía 17 años, víctima presuntamente de la red de trata de personas orquestada por el difunto empresario Jeffrey Epstein, que se quitó la vida en prisión tras ser detenido en 2019.

El príncipe ha negado las acusaciones y ha tratado de tumbar la denuncia civil presentada por Giuffre, apelando como principal argumento a un pacto extrajudicial suscrito por la demandante y por Epstein en 2009 y según el cual la víctima habría acordado no emprender ninguna acción legal contra otras personas.

Harry contrataca en un momento delicado para la Corona debido a la situación judicial de su tío, el príncipe Andrés (Gtres)

La decisión del juez implica que los abogados del hijo de Isabel II deberán presentar las pruebas solicitadas por la acusación en caso de que decidan seguir haciendo frente a la denuncia y no opten por un acuerdo, lo que podría demorar meses e incluso años el proceso.

El príncipe Andrés ya renunció en noviembre de 2019 a sus funciones públicas como miembro de la familia real británica, después de una polémica entrevista en la BBC en la que intentó marcar distancias con la trama de Epstein.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D