La indignación contra Vox de un militante negro que se siente "timado" por los casos de discriminación racial

Política y conflictos

La indignación contra Vox de un militante negro que se siente "timado" por los casos de discriminación racial
Foto: Twitter @zaidecuba

Sayde Chaling-Chong, un apoderado de Vox en Barcelona, ha declarado en un hilo de Twitter que se siente «timado, engañado y hasta discriminado» por el hecho de que hayan puesto al frente de Vox Barcelona a Juan Garriga y Mónica Lora, quienes serán juzgados proximamente por delitos de odio contra inmigrantes.

Además, el partido ha incluído en su directiva de Barcelona a Jordi de la Fuente, ex secretario nacional de MSR, un «partido Nazi republicano» que «niega el holocausto», según ha denunciado Chaling-Chong en su cuenta de Twitter.

El «militante de raza negra» afirma que ha llegado a poner su vida en peligro por defender al partido. Defendió sus ideas contra los separatistas en Barcelona a golpe de «¡Viva España! y ¡Viva el Rey!». También ha aparecido en medios de comunicación defendiéndoles y, en las últimas elecciones, estuvo en más de diez colegios electorales cubriéndoles porque «no daban abasto».

Desde su perfil de Twitter, ha pedido a Santiago Abascal y a Ortega Smith una explicación, además de una «depuración de responsabilidades» y la dimisión inmediata de Garriga, Lora y de la Fuente. En todo momento, dirige su frustración contra estas personas específicamente y no retira su apoyo al partido ultraderechista. Acusa a los dirigentes en Barcelona de «sodomizar a su maravilloso proyecto» y se preocupa por la imagen que dará el partido si los imputados por delitos de odio acaban en la cárcel. Se refiere a Abascal y Ortega Smith como sus «admirados presidentes» y culpa a un supuesto mando intermedio de engañarlos para que escogiesen a los líderes en Barcelona.

¿Por qué están Garriga y Lora en el banquillo de los acusados?

El supuesto delito por el que Garriga y Lora serán juzgados tuvo lugar durante las elecciones de 2001, cuando ambos dirigían Plataforma per Catalunya (PxC). En esta campaña, enviaron a los vecinos de Reus cheques ficticios de 4.000 euros a nombre de Mohamed Alcabre Samir con un texto que acusaba al pacto por la inmigración de haber “repartido 4.000 millones de euros en los dos últimos años entre los inmigrantes”. “Esto significa que de tus impuestos han quitado 600 euros por persona para que cada inmigrante reciba 4.000 euros”, añadía el texto, que animaba a “acabar con este coste porque en Cataluña no cabe todo el mundo y decir claro que primero somos los de casa y no los de fuera”.

Ante esta campaña, la asociación musulmana Ciudadanos por la Convivencia y el Desarrollo, Watami, y el partido Iniciativa per Catalunya Els Verds presentaron una denuncia ante la Fiscalía.