The Objective
Publicidad
Lifestyle

Metabolismo rápido: qué es, de qué depende y cómo promoverlo

Perder peso no es una batalla perdida, sobre todo cuando somos conscientes de que pequeños gestos cotidianos nos ayudan a quemar más energía

Metabolismo rápido: qué es, de qué depende y cómo promoverlo

Un hombre se prepara para hacer deporte. | ©Unsplash.

El metabolismo es ese amante esquivo con el que generalmente nunca llueve a gusto de todos. Sintetizado como el proceso químico que convierte los alimentos en energía, sus catalogaciones son, generalmente, metabolismo rápido y metabolismo lento. El primero, deseado por los que quieren perder peso; el segundo, a veces deseado por los que desean una mayor masa muscular y por tanto, al principio, necesitan un ligero aumento de peso.

La realidad es que nuestro cruel amigo varía de una persona a otra con mucha facilidad, pues son muchísimos los factores que condicionan tener un metabolismo más o menos rápido. Sin embargo, hay que explicar que clínicamente el metabolismo no es solo la conversión de alimentos en energía, sino también otros procesos.

Entre ellos hay que mencionar la respiración, la circulación sanguínea, la función del aparato excretor, la regulación de la temperatura corporal o la contracción muscular. Dicho de manera muy sencilla, el metabolismo son todas esas tareas de locomoción que nos mantienen activos.

Sin embargo, lo hemos más o menos encasillado en esa relación que tiene con lo alimenticio. No es que sea un error grueso, pero sí conviene saber que en el metabolismo intervienen muchos otros sistemas, más allá del digestivo y endocrino. En cualquier caso, como siempre habrá quien prefiera un metabolismo más o menos rápido, es hora de que veamos de qué depende.

Metabolismo rápido: causas y consecuencias

metabolismo rapido acelerado que es como acelerarlo
Las proteínas tardan más en digerirse que otros macronutrientes y por tanto, exigen un mayor gasto energético para su digestión. ©Unsplash.

Por mucho que nos empeñemos, hay factores estructurales y ambientales que van a ralentizar nuestro metabolismo. Algunos son más modulables, pero otros vendrán condicionados por un sinfín de causas a las que quizá no podamos meter tanta mano.

  • Edad: a más edad, más ralentización del metabolismo.
  • Composición corporal: más masa muscular, metabolismo más rápido; más grasa, más lento.
  • Sexo: los hombres, debido a una mayor presencia de testosterona, tienen un metabolismo más rápido.
  • Dieta: una alimentación rica en proteínas promueve un metabolismo rápido; una rica en grasas lo ralentiza.
  • Climáticas: los climas fríos avalan metabolismos más rápidos, pues el cuerpo necesita ‘quemar’ energía para realizar sus tareas habituales como el mantenimiento de la temperatura corporal.

¿Podemos luchar contra los elementos? Sí, en cierta medida sí, pero en determinados momentos de nuestra vida nos costará más. En cualquier caso, el metabolismo es un elemento multifactorial y si somos más mayores, tenemos un ligero sobrepeso, vivimos en un clima templado y nuestra dieta es rica en grasas, estaremos poniendo piedras al metabolismo.

Además, una de las herramientas que nos permitan calibrar cómo es nuestro metabolismo es el denominado metabolismo basal. De manera muy resumida, podemos decir que es aquel que mide nuestra ‘quema’ de calorías o gasto energético mientras estamos en reposo.

También se verá afectado por el resto de factores, como tener una cantidad de testosterona alta, una mayor masa muscular, ser más joven o tener una dieta menos grasa. Como vemos, siempre va a estar condicionado desde dentro y desde fuera. Por este motivo, también es habitual que echemos la vista atrás y pensemos en ‘cómo quemaba energía’ o ‘lo delgados que estábamos con 20 años’. Pues bien, es una cuestión de pura química.

Cómo acelerar nuestro metabolismo

metabolismo rapido acelerado que es como acelerarlo
Los ejercicios de fuerza aumentan la masa muscular y la testosterona. Por tanto, aceleran el metabolismo. ©Unsplash.

No podemos luchar contra el dni ni contra el clima que nos rodea, pero sí hay factores a los que poder echar una mano para acelerar el metabolismo. Tener un metabolismo acelerado o rápido no siempre es la panacea, ya que generalmente va a ir asociado a dietas de pérdidas de peso. Por este motivo, personas que necesitan ganar algo de peso, se las ven y desean para que sea algo más lento.

  • Una dieta más rica en proteínas: las proteínas son el macronutriente que más tarda en digerirse y por tanto más esfuerzo exige al cuerpo un mayor gasto energético para su asimilación.
  • Deporte aeróbico: cualquier pérdida de peso asociada a un déficit calórico contribuirá a acelerar el metabolismo. Hay que ser precavidos, pero nadar, correr o montar en bicicleta pueden ser buenos aliados en este caso.
  • Deporte anaeróbico: muchas veces se han refrendado las virtudes de, por ejemplo, el levantamiento de pesas o los trabajos de fuerza para adelgazar y parte de su sentido está en el tipo de ejercicio. La intensidad de esta práctica permite aumentar la masa muscular e incrementa la testosterona, dos de las razones que anteriormente vimos como responsables estructurales del metabolismo.
  • Alimentos que favorecen la termogénesis: este proceso lo podemos simplificar en la producción de calor corporal como respuesta a factores externos el frío, pero también estará condicionado por el deporte. En este caso, aumentando la transpiración. No es matemático y su aportación puede ser pírrica, pero incluir elementos picantes como guindillas o chiles, activarían el metabolismo. También pasa con el café, el té o el chocolate, que son estimulantes, y también fomentan la aceleración del metabolismo.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D