Mueren al menos cuatro niños en Venezuela tras infectarse en el hospital

Sociedad

Mueren al menos cuatro niños en Venezuela tras infectarse en el hospital
Foto: Carlos Garcia Rawlins| Reuters

En dos meses y medio han muerto cuatro niños infectados con bacterias que habían adquirido en el Hospital J. M. de los Ríos a través del agua utilizada para realizarles la hemodiálisis que limpia su sangre, informa el diario venezolano El EstímuloEl último es Daniel Laya, de dos años, que ha fallecido en el servicio de Nefrología de dicho centro. El niño era paciente de la unidad de Hemodiálisis, en donde él y otros 15 enfermos renales se contaminaron en marzo con bacterias contenidas en el agua de los tres tanques.

“La base de su complicación fue la infección con varias bacterias. Además tenía una afectación en el corazón y sus últimos días los pasó en terapia intensiva”, según Katherine Martínez, de la organización Prepara Familia. Murió durante la noche del domingo. La familia de Daniel es originaria de San Juan de los Morros, en el Estado de Guárico. “El niño estaba muy afectado pero no pensábamos que se iba a morir. Estas bacterias son muy muy fuertes”, ha dicho Martínez.

Desde que se detectó la infección de los niños de Nefrología, otros tres niños han muerto. El hospital no tiene los medicamentos suficientes para garantizar su tratamiento. La jefa del servicio, Belén Arteaga, y las madres de los infectados han denunciado que en varias oportunidades tenían que haberles dado antibióticos caducados.

Raziel Jaure y Samuel Becerra, representantes de dos de los primeros tres fallecidos, han presentado demandas ante el Ministerio Público, pero no han recibido respuesta. Durante un consejo de ministros, el presidente, Nicolás Maduro, aprobó un crédito adicional para el Hospital de Niños por 79.482 bolívares (algo más de 7.000 euros), casi la mismo cantidad que se le otorgó a través del Presupuesto Nacional al Ministerio de Salud para todo 2016. Sin embargo, en el plan que anunció para ese dinero no mencionó la limpieza y rehabilitación de los tanques. En estos momentos, el servicio de Nefrología se enfrenta, además, a un brote de lechina, cuyos pacientes están en el área de cuarentena de manera preventiva.