Sánchez, sobre los indultos: «Nos permitirá transitar de un mal pasado hacia un futuro mejor»

Política y conflictos

Sánchez, sobre los indultos: «Nos permitirá transitar de un mal pasado hacia un futuro mejor»
Foto: Fernando Villar| EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha reafirmado en sus argumentos a favor de los indultos a los líderes independentistas catalanes en una rueda de prensa tras la cumbre hispano-polaca celebrada este lunes. No considera que la decisión vaya a tener un «coste político» para su Ejecutivo, sino que permitirá transitar «de un mal pasado a un futuro mejor», que, a su juicio, se tiene que escribir con palabras como la «concordia» y la «cohesión».

En contexto: hace apenas una semana, Sánchez levantó el revuelo al abrir la puerta a los indultos. Al día siguiente, el Supremo se pronunció en contra. La decisión final todavía no tiene fecha prevista, pues Justicia tiene que estudiar primero los informes de los 12 líderes condenados. De momento, Vox, PP y Ciudadanos repetirán la foto de Colón el próximo 13 de junio para manifestarse en contra de los indultos. 

Mientras tanto, el Ministerio de Justicia trabaja sobre una reforma del delito de sedición que permitirá rebajar las penas a los presos del procés. Sánchez ha insistido en que ese tipo penal en España no encaja con la legislación de los países de nuestro entorno, por lo que ha defendido «homologarlo con los países más avanzados». A su juicio, en 2017 se aprendió «una lección», que es lo «desacoplado» que está el Código Penal con respecto a algunos delitos, como la sedición.

Sobre la recuperación de la mesa de diálogo en Cataluña, Sánchez considera que lo primero que toca es reunirse con el nuevo presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. «Luego ya habrá tiempo de toda las reuniones que queramos», ha zanjado. Sánchez ha apostado por «retomar diálogo y la senda de negociación y pactos» y ha dejado claro que esa decisión la tomará el Gobierno «en conciencia» y no pensando en los efectos negativos que pueda tener sino en «los millones de catalanes que quieren vivir en paz y que quieren superar el desgarro emocional» que supuso lo sucedido el año 2017.

«Creo que ayudar a resolver problemas no representa un coste», ha insistido Sánchez, que no cree que dejar «las cosas enquistadas» sea lo que se merece ni Cataluña ni el conjunto de España.