The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

El último hallazgo de Stephen Hawking sobre los agujeros negros

Última actualización: 11 Oct 2018, 12:21 pm CET
Foto: Joel Ryan | AP

Días previos a la muerte de Stephen Hawking se completó su último artículo científico. Una investigación sobre la entropía de los agujeros negros que ahora ha sido publicada por un grupo de colegas que trabajaron con el difunto cosmólogo para comprender qué sucede con la “información” cuando los objetos caen en agujeros negros.

El trabajo, que aborda lo que los físicos teóricos llaman “la paradoja de la información”, se completó en los días previos a la muerte de Hawking en marzo y ahora ha sido presentado en las universidades de Cambridge y Harvard y publicado en línea.

El origen del rompecabezas se remonta a Albert Einstein. En 1915, Einstein publicó su teoría de la relatividad general, un recorrido de fuerza que describía cómo la gravedad surge de los efectos de la materia en el espacio-tiempo, y por qué los planetas giran alrededor del sol. Pero la teoría de Einstein también hizo importantes predicciones sobre los agujeros negros, en particular que un agujero negro puede definirse completamente con solo tres características: su masa, carga y giro. 

Casi 60 años después, Hawking añadió la temperatura. Y como todos los objetos pierden calor en el espacio, predijo que el destino final de un agujero negro es evaporarse y dejar de existir. Pero esto plantea un problema: ¿Qué sucede con toda la información contenida en un objeto cuando cae en un agujero negro?

En el último artículo, Hawking y sus colegas Sasha Haco, Malcolm Perry y Andrew Strominger, de la Universidad de Harvard, concluye que la caída de un objeto en un agujero negro provoca una alteración de la temperatura y que la entropía (una propiedad asociada a la termondinámica) puede ser grabada por los fotones o partículas mínimas de energía luminosa que rodean el propio agujero negro.

 

Días antes de que Hawking muriera, Perry estaba en Harvard trabajando en este hallazgo con Strominger. No sabía qué tan enfermo estaba Hawking y le llamó para informarle de este último descubrimiento. Pudo haber sido el último intercambio científico que tuvo Hawking. “Para Stephen fue muy difícil comunicarse y me pusieron un altavoz para explicarle dónde habíamos llegado. Cuando le expliqué, simplemente sonrió enormemente. Él sabía que este era el resultado final“, cuenta Perry a The Guardian.