The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Noruega

El Tribunal de Apelación considera que Breivik no ha sido tratado de forma inhumana

Redacción TO
Última actualización: 18 Dic 2018, 6:59 pm CEST
Foto: Norsk Telegrambyra AS | Reuters

El autor del asesinato en masa de Noruega en 2011, el extremista de ultraderecha Anders Breivik, no ha sido tratado de manera inhumana al ser puesto en régimen de aislamiento en prisión, según ha dictaminado el Tribunal de Apelación de Oslo. “Breivik no está, y no ha sido, sometido a tortura o a trato inhumano y degradante”, dice la sentencia. Esta sentencia invalida una de primera instancia que condenaba al Estado por haberlo tratado de manera inhumana.

El Estado de Noruega, que apeló la decisión del Tribunal de Distrito, ha ganado su caso. Breivik, que mató a 77 personas en 2011, apelará el veredicto en el Tribunal Supremo de Noruega, ha anunciado su abogado inmediatamente después de que la sentencia fuera publicada.

El Tribunal de Apelación considera que “no hay claras indicaciones de que Breivik haya sido sometido a daños por el aislamiento durante su sentencia de prisión”, y además opina que “hay un alto riesgo de que Breivik vuelva a recurrir a la violencia en el futuro”. También ha mantenido la decisión del Tribunal de Distrito que afirmaba que el derecho a la privacidad de Breivik no ha sido violado. Él había alegado que el control de su correspondencia era demasiado estricto y atentaba contra sus derechos. Sin embargo, la corte considera que Breivik sigue siendo peligroso y que estaba tratando de expandir su ideología y crear una red de seguidores.

Respecto a su aislamiento, el Tribunal de Apelación considera que “no existen claras indicaciones de que Breivik sufra daños por el régimen de condena”, y explica que Breivik “aún está muy marcado por su universo extremista y político”.

La decisión del Tribunal de Distrito, que consideró que el tiempo de aislamiento de Breivik estaba siendo demasiado largo, sorprendió a los supervivientes y a las víctimas del ataque de Breivik.
En julio de 2011, Breivik se vistió de policía y disparó a 69 personas en la isla de Utoya, poco después de haber matado a otras ocho fuera del edificio del Gobierno de Oslo. Fue condenado a 21 años de prisión, que pueden ser extendidos de manera indefinida. Nunca ha mostrado remordimientos por sus hechos, y en alguna ocasión ha provocado la ira en los juzgados con un saludo nazi.