Varias asociaciones sanitarias piden que las mascarillas sean gratuitas

Mundo ethos

Varias asociaciones sanitarias piden que las mascarillas sean gratuitas
Foto: Manu Fernandez

Varias instituciones sanitarias, como la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), reclaman que las mascarillas sean gratuitas al considerar que el gasto de estas debería ser ser asumido por la sanidad pública mediante la prescripción o la distribución que sea necesaria, para así no poner en detrimento la economía de la población más vulnerable.

Desde el pasado 21 de mayo el uso de la mascarilla es obligatorio en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier lugar cerrado de uso público si no se puede mantener la distancia de seguridad de dos metros. Este consumo sanitario se ha sumado a los gastos fijos de cada mes como el agua, electricidad, gas, teléfono o alimentación. En el momento actual, el 26% de la población en España se encuentra en riesgo de pobreza y/o exclusión social. Por ello, la compra de este producto sanitario genera más desigualdades entre los ciudadanos.

FADSP ha señalado en un comunicado que, de acuerdo a la evidencia científica, la mascarilla «debe considerarse como un producto de primera necesidad, al igual que lo es un medicamento o una vacuna».

Suministro mínimo mensual para la mascarilla sanitaria

Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha puesto en marcha una campaña exigiendo mascarillas gratuitas, pues cumplir con la obligación de llevarlas tiene un coste de 110 euros al mes para una familia tipo y no todas pueden afrontar este gasto. Bajo el nombre #mascarillasparatodos, la asociación pide garantizar el acceso de los ciudadanos a todo tipo de mascarillas, la fijación de su precio de venta y un suministro mínimo gratuito de estos productos al mes.

Según una reciente encuesta de la OCU, de aquellas familias que se encuentran en una situación de vulnerabilidad grave un 10% cuenta con dificultades para llegar a fin de mes haciendo frente a las necesidades básicas, frente a un 6% cuyo inconveniente es el de pagar la comida mensual. «Para estas familias va a resultar casi imposible hacer frente al gasto que supone cumplir la obligación de uso de las mascarillas», señala la organización pidiendo que, al menos, este producto sanitario sea gratuito para aquella población en riesgo de exclusión social. El resto debería contar, según la OCU, con un suministro mínimo mensual que permitiera aliviar el impacto económico de esta medida.