The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Malasia

Dos mujeres son azotadas con una vara ante un tribunal de Malasia por ser lesbianas

Última actualización: 18 Mar 2019, 5:32 pm CEST
Foto: Vincent Thian | AP

Dos mujeres malasias que reconocieron haber querido mantener entre ellas relaciones sexuales han recibido este lunes, cada una, seis golpes de vara, en aplicación de la pena pronunciada por un tribunal islámico. La ejecución de este castigo, que viola los Derechos Humanos, ha desencadenado una oleada de críticas por parte de organizaciones como Amnistía Internacional que denuncian un deterioro de la situación de la comunidad gay y lesbiana en Malasia.

Vestidas de blanco y con la cabeza cubierta con un pañuelo islámico, las dos mujeres sentadas en un taburete recibieron los golpes ante 100 personas. Un juez les había leído la sentencia antes de que se les infligiera el castigo durante unos 20 minutos. Una de ellas estalló en llanto. El vicepresidente de la Asociación de Abogados Musulmanes, Abdul Rahim Sinwan, ha defendido que, bajo las leyes islámicas, este castigo “no es doloroso ni severo” y que está “destinado a educar a las mujeres para que se arrepientan”.

Según algunos activistas, es la primera vez que mujeres son azotadas en un tribunal por haber vulnerado las leyes del islam que reprimen las relaciones homosexuales.

En el país rige un doble sistema judicial y los tribunales islámicos están habilitados para tratar las cuestiones religiosas y familiares. Las dos mujeres, de 22 y 32 años, fueron detenidas en abril después de haber sido sorprendidas dentro de un coche en una plaza pública del muy conservador estado de Terengganu, en el norte del país. Ambas se declararon culpables de atentar contra una ley del islam y fueron condenadas por el Tribunal Superior de la sharia a seis golpes de vara y una multa de 3.300 ringgit (690 euros).

La asociación malasia Women’s Aid Organisation se ha declarado “escandalizada y horrorizada por esta grave violación de los Derechos Humanos”. La llegada al poder de una coalición reformista tras las elecciones legislativas de mayo hicieron esperar una evolución positiva para la comunidad LGTB local, enfrentada desde hace varios años a una presión creciente en Malasia, país en el que el 60% de la población es musulmana. Pero las ONG afirman, al contrario, que el clima se ha deteriorado para los homosexuales.