Albert Rivera denuncia que su cuenta de WhatsApp ha sido robada

Mundo ethos

Albert Rivera denuncia que su cuenta de WhatsApp ha sido robada
Foto: Paul White

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha denunciado el pasado viernes ante la Guardia Civil que su cuenta de WhatsApp ha sido robada. El robo ha consistido en instalar la cuenta en otro teléfono desde el que se podía acceder a los mensajes que recibe Rivera durante el tiempo que el hacker tuviera el control.

Según adelanta en una información el periódico El Mundo, el atacante activó desde un dispositivo remoto un código de bloqueo y un correo electrónico solo conocido por él, de modo que Rivera se quedó sin su cuenta. Lo primero que hizo el atacante fue bloquear al propio Rivera mediante un cambio de contraseñas para que no pudiera recuperar el control, según informa este mismo medio.

Aunque no se han hecho públicos la mayoría de los detalles, lo que ya se sabe es poco probable que se trate de un «ataque hacker» contra el propio servicio. Por lo tanto, la seguridad de Whatsapp no ha sido comprometida y el resto de usuarios no deberían temer perder su cuenta si siguen las medidas de seguridad adecuadas.

La Unidad de Delitos Telemáticos de la UCO es la encargada de investigar el caso. El sábado por la noche un grupo de Twitter identificado como «Anonymous Catalonia» (@anonktalonia) escribía a Rivera este mensaje: «Albertito, ¿qué cojones hace un grupo llamado ‘La Manada’ en tu WhatsApp?».

Asimismo, le enviaron varios tuits sobre otros dos grupos en los que Rivera supuestamente compartía mensajes con más gente: «Operación Gaviota Rosa» y «Europe high level only», acompañados de comentarios sarcásticos.

El ataque contra Albert Rivera se ha tenido que basar en conseguir que el político les diese ese código, según los expertos. Para empezar, el atacante tendría que haber sabido el número de teléfono de Albert Rivera, una información que podría haber obtenido por otros medios. Con ese número, el atacante ha podido utilizar la ayuda de Whatsapp para solicitar un nuevo código y asociar su teléfono con la cuenta de WhatsApp de la víctima.

Todo apunta a que se trata de un clásico caso de phishing, una técnica usada para obtener acceso a un sistema o cuenta con la ayuda del propio usuario; por lo tanto, las acciones del propio Rivera habrían ayudado a los atacantes.