Bangladesh contabiliza 36.000 niños rohingya huérfanos

Sociedad

Bangladesh contabiliza 36.000 niños rohingya huérfanos
Foto: Mohammad Ponir Hossain| Reuters

El Gobierno de Bangladesh ha contabilizado 36.000 niños que han perdido a uno o a sus dos padres entre los más de 600.000 rohingyas que han llegado al país desde finales de agosto, han informado a EFE fuentes oficiales este domingo. Este número es seis veces mayor del que se estimó inicialmente en el mes de septiembre.

“Tenemos 36.000 niños rohingyas huérfanos que han perdido a sus padres, madre o padre, o el contacto con ellos en nuestro recuento inicial”, ha explicado la subdirectora del departamento de Servicios Sociales, Seyda Ferdous Akter.

El 22% de estos niños han perdido “tanto al padre como a la madre”, ha señalado Akter, añadiendo que 26.000 niños huérfanos ya han sido añadidos a su base de datos, que están trabajando para terminar “lo antes posible”.

En el mes de septiembre, el departamento de Servicios Sociales de Bangladesh comenzó a contabilizar a los niños huérfanos y se estimó que la cifra rondaría los 6.000 menores, un número muy por debajo de la realidad mostrada en noviembre.

Bangladesh contabiliza 36.000 niños rohingya huérfanos 1

Un grupo de niños refugiados rohingya esperan para recibir comida. | Foto: Navesh Chitrakar/ Reuters

Muchos de estos niños están traumatizados y esto afecta a su desarrollo psicológico, ha advertido el portavoz de Unicef en Bangladesh, A.M. Sakil Faizullah, advirtiendo de que al menos mil familias refugiadas están encabezadas por niños.

“Imagine un niño de 14 o 15 años cuidando de sus hermanos pequeños como un padre, cuán difícil es la situación”, ha dicho.

En octubre, Unicef había identificado a 18.624 niños refugiados rohingya huérfanos, una cifra también muy por debajo de la real. En su último informe, la ONU cifró en 613.000 los musulmanes rohingya llegados a Bangladesh en los últimos dos meses y medio, de los cuales se estima que un 60% son niños, informa EFE.

Esta crisis comenzó el 25 de agosto tras un ataque de un grupo insurgente de esta comunidad musulmana contra instalaciones militares y policiales que fue respondido por el Ejército con una campaña que aún continúa.