Lo bueno del día: Cierra la morgue provisional del Palacio de Hielo de Madrid

Sociedad

Lo bueno del día: Cierra la morgue provisional del Palacio de Hielo de Madrid
Foto: Chema Moya

La Comunidad de Madrid ha cerrado este miércoles la morgue provisional habilitada en el Palacio de Hielo de la capital, la primera de las tres abiertas en la región para almacenar temporalmente cadáveres de víctimas del coronavirus, con un acto solemne en el que se ha rendido homenaje a los fallecidos con COVID-19. Esta morgue, instalada en la pista de patinaje sobre hielo de un centro comercial de la capital, es la segunda instalación provisional de estas características cerrada en la Comunidad, después de que el Gobierno regional clausurase el 14 de abril la del Palacio de Hielo de Majadahonda. El único que queda abierto con este fin, por tanto, es el edificio proyectado para acoger el Instituto de Medicina Legal en la fallida Ciudad de la Justicia de Madrid.

La decisión de abrir morgues provisionales en Madrid se debió a la escasez de espacio en las instalaciones convencionales. Hasta el pasado martes, los tres recintos habilitados habían recibido en conjunto 1.785 fallecidos: 1.145 el Palacio de Hielo de Madrid -la primera morgue provisional abierta, el 24 de marzo-, 162 el Palacio de Hielo de Majadahonda, y 478 el edificio del Instituto de Medicina Legal.

El acto de esta mañana, en el que se ha guardado un minuto de silencio por los fallecidos, ha estado presidido por la ministra de Defensa, Margarita Robles; la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso; y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida. Robles ha dicho a los familiares de los fallecidos «que tengan la seguridad de que no estuvieron solos» y fueron tratados «con dignidad». En la misma línea, Ayuso ha asegurado que «ninguna persona de todas las que han venido» al Palacio de Hielo «ha estado sola», y que «siempre hubo alguien a su lado». Asimismo, ha lamentado que la pandemia «ha provocado que las familias estén separadas» y que sus muertos no hayan tenido «un funeral como es debido». Almeida, por su parte, ha recordado que «detrás de cada una de esas cifras hay una persona con su vida, con su familia, con sus seres queridos y con sus proyectos», y que «el mejor homenaje que les podemos hacer» es que «el recuerdo de todos aquellos que han fallecido» se convierta en la «piedra angular» para construir «una sociedad mejor y una España mejor».