The Objective
Publicidad
Cultura

'The English'. La serie.

La plataforma de streaming HBO Max acaba de estrenar la miniserie western ‘The English’ y ya se ha convertido en una de las sorpresas de este mes de noviembre

‘The English’. La serie.

Cartel de la serie | HBO

Los americanos definen el comienzo de las eras de las series de televisión. Allí siempre ha habido industria audiovisual mientras la europea ha estado en pañales hasta hace poco. La primera edad dorada de las series de televisión arranca en los años cincuenta. Nació en la comedia, en la serie I love Lucy y la amistosa actriz Lucille Bell. Los EEUU habían participado y ganado la segunda gran guerra. Las familias de los soldados caídos necesitaban la amabilidad de una realidad desfigurada. De ahí la tremenda popularidad de la primera de las series concebidas para el gran público. La sitcom revisaba las pachotadas de cualquier matrimonio de clase media con un humor conciliador.

La segunda edad dorada de las series principia en 1981 con Hill Street Blues. El drama y la acción acontecían en una comisaría neoyorquina. Los polis se llevaban al trabajo los problemas privados y desarrollaban varias tramas a la vez, en capítulos que acababan en punta. Nunca se había hecho, así que la serie se veía igual que la lectura de una novela de largo aliento. Steven Bochco fue el creador y cabeza de guionistas de aquella maravilla. Sin este singular escritor no se entenderían las series de hoy en día. También fue el precursor de lo que se conoce cómo showrunner, el creador y productor de una serie. Bochco seguiría al frente de muchas series hasta mediados de la pasada década.

Cartel de la serie ‘The English’

La tercera edad dorada de las series empieza con The Sopranos o The Wire. Los críticos se devanan los sesos a la hora de conceder la salida a alguna de las dos. Ambas son ejercicios de inteligencia y tratan de maleantes. En The Wire destaca un narco y ladrón de narcos llamado Omar Little. Obama dijo que era el personaje que más le gustaba de la serie. Omar era homosexual y negro. La serie ponía el foco en los polis y ladrones de los barrios bajos de Baltimore. El ayuntamiento de Baltimore intentó sin ningún éxito suspender la serie. HBO firmaba las dos.

Ahora seguimos inmersos en la tercera edad dorada de las series. Nadie anticipa cuándo terminará. Las hay para todos los gustos. Y las buenas suelen seguir llevando la marca de HBO, y eso que en las demás plataformas se encuentran joyas. En 1997 HBO se atrevió con Oz, un drama carcelario de los que erizan el vello. Y más tarde, en 2014, con Gomorra, la serie más dura que haya visto en mi vida y que dudo que se repita. HBO se caracteriza además por producir el género genuinamente americano, el western. Pero por una de esas razones que no se entienden Amazon Prime produjo la serie The English, que acabó en la plataforma HBO España.

Tráiler de la serie

The English traza la historia de una inglesa que se traslada al viejo oeste a vengar la muerte de su hijo. La maltratan, la vejan e intentan matarla. La rescata un nativo americano hasta ese momento soldado de la unión. La pareja se enamora y recorre estados fronterizos y condados recién creados. La guerra civil americana sopla a su espalda. La serie muestra el plano general de los paisajes al estilo de John Ford. La cámara, como la de los maestros del cine clásico, no se mueve ni hace cabriolas con la intención de atrapar al espectador. Visualmente la serie respeta los viejos códigos del western.

La prota, Emily Blunt, está soberbia. Construye el personaje sobre la robustez moral, la maleable al hilo de los acontecimientos. El actor, Chaske Spencer, muestra el hartazgo de la violencia y la urgencia de mantenerla sosteniendo el caos. La serie no se enmarca en la moda del entretenimiento de género y no obedece a lo que espera ver el público; de ahí su valentía y ejecución. The English dibuja al milímetro a personajes que en otro contexto hubieran sido ridículos. Y, a veces, fusiona la línea de pincel fino que separa la gran comedia del gran drama. Copia con acierto la maestría de un Tarantino en el que se transitan los géneros. No hay máscaras en The English ni la impostación a la que tienden las nuevas series, siempre tan respetuosas del poder.

Contemplen el espectáculo medido de The English, el conflicto real de tiros, alegrías rancias, risas del alma y sangre.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D