The Objective
Publicidad
Economía

Bruselas insiste en la energía 'verde' y eleva hasta el 45% el peso de las renovables en 2030

Calcula que la UE necesitará 210.000 millones de inversión adicional hasta 2027

Bruselas insiste en la energía 'verde' y eleva hasta el 45% el peso de las renovables en 2030

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. | Zheng Huansong (Xinhua News).

La Comisión Europea (CE) se muestra cada vez más ambiciosa en materia energética. Bajo el plan para poner fin a la dependencia de la Unión Europea (UE) de los combustibles fósiles rusos (REPowerEU), propone elevar el objetivo principal para 2030 en materia de energías renovables del 40% al 45 %.

De este modo, aspira a que casi la mitad de la producción energética de los Estados miembros se realice a través de fuentes ‘verdes’ para finales de década. «Una expansión y una aceleración enormes de las energías renovables en la producción de electricidad; la industria, los edificios y el transporte acelerarán nuestra independencia, impulsarán la transición ecológica y reducirán los precios a largo plazo», señala la CE.

El Ejecutivo comunitario pretende que la energía solar y la eólica produzcan el 66% de la electricidad del sistema en 2050, lo que supondría duplicar la tasa actual. En este sentido, la estrategia de la UE recoge el objetivo de duplicar la capacidad solar fotovoltaica de aquí a 2025 e instalar 600 gigavatios (GW) de potencia hasta 2030.

Impulsar el hidrógeno ‘verde’

Por otro lado, el hidrógeno ‘verde’ también jugará un papel importante en dicha transición. Hay una meta de diez millones de toneladas de producción nacional de hidrógeno renovable y de otros diez millones de toneladas de importaciones para 2030, a fin de sustituir el gas natural, el carbón y el petróleo en industrias y sectores del transporte que son difíciles de descarbonizar.

Según el paquete de medidas REPowerEU, para acelerar el mercado del hidrógeno, los colegisladores deberían acordar subobjetivos más elevados para sectores específicos. La Comisión también publica dos actos delegados sobre la definición y producción de hidrógeno renovable para garantizar que la producción conduzca a una descarbonización neta.

Pero conseguir este objetivo no saldrá barato. Bruselas calcula que para ejecutar el plan REPowerEU y acabar con la dependencia de Rusia, la UE necesitará 210.000 millones de euros de inversión adicional hasta 2027. El grueso de las inversiones iría destinado a impulsar la penetración de las energías renovables, con 113.000 millones de euros.

En concreto, 27.000 millones de euros se invertirán en infraestructuras de hidrógeno, 29.000 millones en la mejora de las redes de distribución de electricidad, 56.000 millones en sistemas de eficiencia energética, 41.000 millones en impulsar la adaptación de la industria para reducir el consumo de combustibles fósiles y 37.000 millones en aumentar la producción de biometano.

Por otro lado, entre 1.500 y 2.000 millones de euros se destinarían a construir oleoductos en los países de la UE que dependen más del crudo ruso, y otros 10.000 millones a gas e infraestructuras de gas natural licuado (GNL). El Ejecutivo comunitario ha abierto la puerta a que la financiación requerida para el RepowerEU se canalice a través de del Plan de Recuperación y Resiliencia, recurriendo a los préstamos todavía no utilizados al amparo de este plan y cifrados en 225.000 millones de euros.

Además, el plan contará con financiación adicional en forma de subvenciones a cargo de la subasta de Comercio de Derecho de Emisiones, por valor de 20.000 millones de euros.

En el corto plazo y con el fin de alejarse del gas ruso, el Ejecutivo comunitario plantea reducir la participación de las centrales de ciclo combinado mix energético y aumentar el peso de las centrales de carbón, más contaminante. Propone que se eleve su producción hasta los 100 teravatios hora (tWh), un 5% más que actualmente y por encima de los 44 tWh de la energía nuclear.

El 8 de marzo de 2022, la Comisión propuso el esbozo de un plan para que Europa fuera independiente de los combustibles fósiles de Rusia antes de 2030. En el Consejo Europeo de los días 24 y 25 de marzo, los dirigentes de la UE acordaron este objetivo y pidieron a la Comisión que presentara el plan REPowerEU detallado. Desde Bruselas resaltan que las recientes interrupciones del suministro de gas a Bulgaria y Polonia «demuestran la urgencia de abordar la falta de fiabilidad del suministro energético ruso».

Compras conjuntas de gas

La Comisión ha adoptado cinco paquetes de sanciones en respuesta a la invasión de Ucrania. Bruselas también presentará un instrumento de compras conjuntas de gas a nivel comunitario, que seguirá el modelo aplicado a la compra conjunta de vacunas contra la covid-19, y al que ha abierto la puerta a participar a países extracomunitarios como Ucrania, Moldavia o Georgia.

Con esta plataforma de compras conjuntas pretende mejorar el poder de negociación de la UE con los proveedores y evitar la competencia directa entre Estados miembros, si bien fuentes comunitarias han explicado que es una herramienta que no garantiza que una reducción de los precios del gas en el mercado eléctrico.

En definitiva, la propuesta se enmarca en el plan de la Comisión Europea para eliminar la dependencia comunitaria de Moscú hasta 2030, a razón de reducir un 30% anualmente el consumo de gas. La cifra es equivalente a 100.000 millones de metros cúbicos de este combustible fósil, considerando que en 2021, las importaciones de gas ruso fueron de 155.000 millones de metros cúbicos.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D