The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

El 80% de los españoles es infeliz en el trabajo, según una encuesta

Última actualización: 20 Mar 2019, 12:17 pm CEST
Foto: Campaign Creators | Unsplash

El 80% de los españoles es infeliz en el trabajo. Es la conclusión de una encuesta elaborada por Acierto.com con motivo del Día de la Felicidad. Esta insatisfacción tiene distintas causas, entre las que están la falta de reconocimiento, la sensación de estar ganando un salario precario y la imposibilidad de conciliar la vida familiar y la laboral.

En cuanto al sueldo, más del 90% de los encuestados encuentra que el salario mínimo interprofesional en España es injusto. Sin embargo, casi cuatro de cada 10 empleados estarían dispuestos a cobrar menos dinero a cambio de más felicidad laboral. La valoración es otro de los criterios principales que definen el grado de satisfacción. Tanto que un 70% de los trabajadores se siente más satisfecho y se esfuerza más cuando se le reconoce su labor, independientemente de la importancia de sus logros. De hecho, los empleados felices son un 12% más productivos. La conciliación, por su parte, es algo que echan de menos ocho de cada 10 encuestados.

Pero los trabajadores españoles no solo no están en desacuerdo con esto, sino con otras cuestiones como la prestación por desempleo. De hecho, el 67% la considera insuficiente. De entre ellos, el 56% estima que debería prolongarse durante seis meses por año trabajado, mientras que el resto aumentaría esta cantidad a ocho y doce meses (el 14% y 13% respectivamente).

Tampoco están conformes con cobrar menos a medida que pasa el tiempo; algo que comparten hasta el 76% de los encuestados. Por otro lado, 9 de cada 10 considera que las indemnizaciones por despido son injustas. En concreto, el 77% piensa que deberían superar los 40 días por año trabajado, mientras que el resto establece un mínimo de al menos un mes por este mismo periodo de empleo. A pesar de esta forma de pensar, el 34,6% es capaz de ponerse en la piel de la empresa que le despide.