The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

El ex secretario de los servicios jurídicos de la Generalitat niega el carácter "unilateral" del 1-O

Redacción TO

El juicio del procés contra ex altos cargos de la Generalitat que se celebra en el Tribunal Supremo se ha reanudado este martes con la citación, principalmente, de políticos catalanes, entre ellos el actual vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que ha pedido no testificar, después de las declaraciones de las semanas anteriores de altos mandos y agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Pere Aragonès ha sido citado por la acusación particular que ejerce Vox en su condición de secretario de Economía de la Generalitat durante el otoño de 2017. También los abogados del partido de la extrema derecha han pedido las comparecencias del exconsejero del Interior Jordi Jané y de la exconsejera de Enseñanza Meritxell Ruiz. Ambos dejaron el Govern antes del referéndum del 1 de octubre de 2017.

Sí ha declarado Joan Vidal, secretario de Gobierno de la Generalitat y responsable de los servicios jurídicos entre 2016 y julio de 2017 y gerente de Òmnium Cultural, quien ha negado que antes de la celebración del referéndum se hablara de “unilateralidad“, como han preguntado la acusación popular y la Fiscalía.

“Participé en reuniones donde se hablaba de la celebración de un referéndum, pero no era un elemento de unilataralidad”, ha subrayado.

En todo caso, Vidal ha recordado que él cesó en el cargo antes del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre por cuestiones personales. Durante el tiempo que estuvo en su cargo “no se acordó ningún pago” para la celebración de la consulta ciudadana declarada ilegal por el Tribunal Constitucional.

Sobre su relación con Josep María Jovet, ex secretario general de la Consejería de Economía y Hacienda de la Generalidad de Cataluña, Vidal ha admitido que era “muy estrecha” pero ha negado conocer el contenido de su agenda, la famosa Moleskine que es una prueba clave en la causa del procés.

Después de las elecciones de 2015, en febrero de 2016, Vidal ha admitido que mantuvo una reunión con el entonces presidente de la Generalitat Carles Puigdemont – en la actualidad huido de la Justicia española en Bruselas – y los consejeros en la que se habló de “cómo adaptar el programa a la realidad posterior a las elecciones y que había que llegar a pactos políticos pero en ningún caso sobre el referéndum unilateral”.

A preguntas de las defensas, Vidal ha declarado que nunca se le hizo un encargo jurídico sobre el referéndum. Y en cuanto a la actuación de los Mossos d’Esquadra, ha asegurado que “en todo momento quedó claro que el cuerpo ejercería como Policía judicial” y que “nunca” se intentó condicionar la posición de la Policía autonómica.

Después ha declarado un sargento de los Mossos d’Esquadra quien trabaja en el área de medición. “Todas las peticiones entre los diferentes cuerpos queda constancia de ellas”, ha comentado en relación con los incidentes del 20 de septiembre de 2017 ante la Consejería de Economía y Hacienda previos al 1-O y los daños ocasionados a varios vehículos de la Guardia Civil por parte de los manifestantes.

“No observé que estuvieran empapelados“, “vi gente subidos con trípodes y cámara”, “me identifiqué como policía, me subí al coche y les di la orden de bajar pero no me hicieron caso“, ha explicado, justificando a continuación que si hubiera adoptado medidas contra los manifestantes habría “hecho una actuación policial”.