El líder liberal de Turingia dimite tras el escándalo de su elección con el apoyo de la ultraderecha

Política y conflictos

El líder liberal de Turingia dimite tras el escándalo de su elección con el apoyo de la ultraderecha
Foto: Stringer| Reuters

El político liberal Thomas Kemmerich ha anunciado este jueves que pedirá la disolución del Parlamento de Turingia un día después de haber sido elegido presidente de este estado con los votos de la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD). «Hemos decidido pedir la disolución del parlamento de Turingia (…) y mi dimisión es inevitable«, ha dicho Thomas Kemmerich, el polémico presidente regional elegido la víspera.

Tras informar de la decisión, que implica su salida del cargo, Kemmerich ha dicho que se convocarán nuevas elecciones y agregó que «no hubo una cooperación con la AfD, no la hay y no la habrá». Además, ha dicho que si no se logra la disolución del Parlamento, presentará una moción de confianza.

Kemmerich ha explicado que tras analizar lo ocurrido en las últimas 24 horas era claro que no podía tener mayorías para gobernar en el parlamento regional y ha acusado a la AfD de haber causado la crisis con «un truco pérfido».

La elección de Kemmerich había desatado un terremoto político en Alemania y había sido criticada por la mayoría de los partidos políticos alemanes y calificada de «imperdonable» por la canciller alemana, Angela Merkel, que ha dicho este jueves que el resultado «debe ser revertido». «Es un acto imperdonable» y es «un mal día para la democracia», ha dicho Merkel desde Sudáfrica. El resultado de estas elecciones «debe ser anulado» mediante unos nuevos comicios, ha añadido.

La presión sobre Kemmerich venía también de su propia agrupación, el Partido Liberal (FDP), cuyo presidente, Christian Lindner, ha viajado a Turingia con el objetivo, según varios medios de comunicación, de convencerlo de que dimitiera.

Desde la creación hace siete años de AfD, y al contrario de lo ocurrido en la vecina Austria, todas las formaciones políticas, incluida la derecha tradicional, han descartado cualquier alianza o cooperación con este partido antiinmigración.