Daniel Capó

Los monstruos que nos habitan

El arte se puede construir sobre el miedo, pero no ese espacio de libertad que llamamos civilización

Opinión

Los monstruos que nos habitan
Foto: Tim Ireland
Daniel Capó

Daniel Capó

De la biografía me interesan los espacios habitables. Creo en las virtudes imperfectas y en la civilizada inteligencia de la moderación

Al inicio de la vieja serie documental de la BBC Civilisation, el historiador Kenneth Clark compara dos piezas de arte: un mascarón de proa vikingo, con sus fauces de dragón, y el rostro hermoso y terso del Apolo de Belvedere. Uno representa el miedo y la oscuridad; el otro, la armonía de la perfección divina reflejada en un cuerpo humano. “¿Qué es la civilización?”, se pregunta Clark. La respuesta es que no el arte exactamente, ni el estilo, ni tampoco la expresión descarnada –auténtica, se diría hoy– de los instintos. El arte se puede construir sobre el miedo, al igual que una sociedad; pero no ese espacio de libertad que llamamos civilización. “El primer enemigo de la civilización –sostiene el historiador británico– es el miedo: el miedo a la guerra, a las plagas…; los miedos que sencillamente nos hacen creer que no vale la pena construir casas o plantar árboles o… Y luego el aburrimiento, que se traduce en un sentimiento de desesperanza. La civilización requiere, ante todo, confianza en la sociedad en la que uno vive; confianza en sus creencias, en su sistema filosófico, en sus leyes, en las propias habilidades intelectuales. La civilización requiere energía, disciplina, leyes, orden”.

Si miramos hoy nuestro mundo, podremos constatar de dónde proceden las grandes reservas de confianza, autoestima, energía disciplinada y orden; y ese lugar ya no es de Occidente. La Europa del brexit es la que se recluye con temor ante los retos del futuro y se muestra incapaz de pensarse a sí misma no solo en lo que tiene de ejemplar. Frente a ello, el miedo a la globalización, a los flujos migratorios incontrolados, a la brecha social que se agranda, a la burocratización de la vida como una arterioesclerosis de la libertad, a la fragilidad del dinero que no actúa como una reserva de ahorro y riqueza; el miedo, en definitiva, al futuro de una sociedad sin hijos. Al perdernos a nosotros mismos, perdemos también el ímpetu de la civilización. Permanece la cultura, claro está, pero no su excelencia: esa serie de virtudes que nos protegen de los monstruos que nos habitan.

Más de este autor

En el principio

«La Biblia –como El banquete de Platón, el teatro de Shakespeare o el Quijote– son obras inmemoriales con las que los hombres vienen dialogando a través de los siglos»

Opinión

Más prósperos

«Si pretendemos avanzar hacia una sociedad próspera, necesitamos más voluntad colectiva –querer ser más y mejores y no menos y peores– y precisamos un salto tecnológico y científico que dispare la productividad general»

Opinión

Más en El Subjetivo

Víctor de la Serna

Los anglosajones reaccionan ante China

«La intimidación es un arma escogida por China, más que el inicio de verdaderos conflictos militares, para asegurarse la primacía económica en la región y confirmarse como primera potencia ante la retirada de Estados Unidos»

Opinión

Gregorio Luri

El landismo dramático

«Ser un ser sexuado está muy bien. Pero ir de ser ser sexuado las 24 horas del día, es una monótona pesadez. Es hacer del landismo una forma de vida»

Opinión