The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Los monstruos que nos habitan

El arte se puede construir sobre el miedo, pero no ese espacio de libertad que llamamos civilización

Foto: Tim Ireland | AP

Al inicio de la vieja serie documental de la BBC Civilisation, el historiador Kenneth Clark compara dos piezas de arte: un mascarón de proa vikingo, con sus fauces de dragón, y el rostro hermoso y terso del Apolo de Belvedere. Uno representa el miedo y la oscuridad; el otro, la armonía de la perfección divina reflejada en un cuerpo humano. “¿Qué es la civilización?”, se pregunta Clark. La respuesta es que no el arte exactamente, ni el estilo, ni tampoco la expresión descarnada –auténtica, se diría hoy– de los instintos. El arte se puede construir sobre el miedo, al igual que una sociedad; pero no ese espacio de libertad que llamamos civilización. “El primer enemigo de la civilización –sostiene el historiador británico– es el miedo: el miedo a la guerra, a las plagas…; los miedos que sencillamente nos hacen creer que no vale la pena construir casas o plantar árboles o… Y luego el aburrimiento, que se traduce en un sentimiento de desesperanza. La civilización requiere, ante todo, confianza en la sociedad en la que uno vive; confianza en sus creencias, en su sistema filosófico, en sus leyes, en las propias habilidades intelectuales. La civilización requiere energía, disciplina, leyes, orden”.

Si miramos hoy nuestro mundo, podremos constatar de dónde proceden las grandes reservas de confianza, autoestima, energía disciplinada y orden; y ese lugar ya no es de Occidente. La Europa del brexit es la que se recluye con temor ante los retos del futuro y se muestra incapaz de pensarse a sí misma no solo en lo que tiene de ejemplar. Frente a ello, el miedo a la globalización, a los flujos migratorios incontrolados, a la brecha social que se agranda, a la burocratización de la vida como una arterioesclerosis de la libertad, a la fragilidad del dinero que no actúa como una reserva de ahorro y riqueza; el miedo, en definitiva, al futuro de una sociedad sin hijos. Al perdernos a nosotros mismos, perdemos también el ímpetu de la civilización. Permanece la cultura, claro está, pero no su excelencia: esa serie de virtudes que nos protegen de los monstruos que nos habitan.

Más de este autor

El dios de nuestros padres

"El nuevo parlamento, atomizado y roto, que surge del 10 de noviembre ejemplifica esta esclavitud romántica, porque ninguna sociedad va más allá del horizonte que divisan sus dioses"

Más en El Subjetivo

Hace frío fuera

"Los pájaros que se quedan no narra el periplo estadounidense de Jordá, se encarama y repta por las frondas de su árbol genealógico para reconstruir otro viaje que no tuvo lugar"