The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
España

Podemos usa su aniversario para avisar a Díaz de que el partido no se diluirá en su proyecto: «Vamos a por más»

La ministra de Trabajo quiere lanzar una plataforma que supere los partidos políticos, pero los morados reivindican su papel en el Frente Amplio

Podemos usa su aniversario para avisar a Díaz de que el partido no se diluirá en su proyecto: «Vamos a por más»

Europa Press

Podemos aprovechó el pasado lunes su octavo aniversario para lanzar un aviso a la ministra de Trabajo Yolanda Díaz. «Vamos a por más», fue la consigna que los dirigentes morados rebotaron en las redes sociales y en los chats de militantes para celebrar la efeméride. La operación, en parte inédita puesto que otros años no hubo nada parecido, sirve para reivindicar el papel de Podemos en un momento muy delicado de la legislatura. El Ejecutivo alcanza su ecuador y el partido de Irene Montero cree que los socialistas están faltando a muchos acuerdos de investidura, y que Díaz muestra demasiada neutralidad respecto al PSOE. Los morados la avisan de que no piensan diluirse en un proyecto que aspira a prescindir de los partidos.  

Perfectamente coordinados, los dirigentes de Podemos, desde Pablo Echenique hasta Irene Montero, rebotaron en las redes sociales un mensaje que servía para reivindicar sus «logros» y avisar ante los rumores de una absorción en el proyecto de Díaz. La ministra gallega no quiere escuchar a los que, como Juan Carlos Monedero, sostienen que el futuro de la izquierda alternativa al PSOE pasa por una plataforma con presencia proporcional de los partidos adscritos. Díaz, en cambio, apuesta por la sociedad civil y quiere superar a Podemos en la forma y en el fondo

Hace meses, Monedero ya avisó a los suyos de que Díaz podía convertirse en la ‘nueva Manuela Carmena‘. La exalcaldesa de Madrid logró el poder gracias a los morados (tanto en la candidatura como en la campaña electoral). Pero después aspiró a canibalizar al partido morado con una plataforma personalista respaldada por Íñigo Errejón. Díaz plantea algo similar. Incide en la sociedad civil, busca rostros que no estén manchados por la última etapa política y quiere impedir que Podemos tenga peso orgánico en su nuevo «proyecto». 

Proyecto personalista

El proyecto de Díaz es tan personalista que, paradójicamente, tampoco quiere contar con Carmena. La exjuez tiene un discurso parecido al de la ministra de Trabajo, pero todos los intentos de acercarse a ella han quedado en nada. Ahora, con el apoyo de sus tres concejales al alcalde del PP José Luis Martínez Almeida por los presupuestos, el sector de Díaz tiene el argumento perfecto para dinamitar el acercamiento. 

Díaz ignoró a Unidas Podemos el día del estreno de la campaña electoral en Castilla y León el pasado sábado. No acudió a la presentación del candidato Pablo Fernández, tal y como había adelantado en exclusiva THE OBJECTIVE. Es probable que la ministra tenga una esporádica presencia en la campaña electoral (al menos un acto), y queda por ver cuál será su planteamiento para las andaluzas, que se prevé que se adelanten para antes del verano. 

Toda esa frialdad preocupa e irrita a los dirigentes de Podemos. El mensaje que se difunde en el corazón del partido y en el círculo más estrecho de Irene Montero e Ione Belarra es que Díaz «carece de generosidad». Pero el problema, tal y como revelan fuentes de Unidas Podemos a este diario, es que los dos sectores «se necesitan mutuamente». Y que hasta que siga así, la sangre no llegará al río.

Equilibrio frágil

El equilibrio interno, no obstante, es extremadamente frágil. Los morados reprochan a Díaz y su equipo tomar las principales decisiones, las más estratégicas, sin antes comunicarlo a nadie. Aunque a nivel de equipos de comunicación están razonablemente coordinados, entre las primeras espadas a menudo falta diálogo. «Yolanda hace lo que quiere y no pide nada a nadie», resumen las fuentes consultadas para explicar cómo en la situación actual será difícil evitar el conflicto interno.

Díaz, por otro lado, reivindica su autonomía. Entre otras cosas porque sabe perfectamente que no tiene acceso (ni voz ni voto) en la definición de la hoja de ruta de sus socios de Podemos. Así que en el ecuador de la legislatura, Podemos aprovecha su octavo aniversario para levantar cabeza. La campaña lanzada el pasado lunes es en parte inédita, puesto que en años anteriores el partido no había mostrado tanto interés para celebrar su trayectoria.

El octavo aniversario, de hecho, carece de la fuerza simbólica que tendría la primera década de vida del partido de los indignados. Aun así, la cúpula decidió lanzar su ofensiva con un mensaje muy claro. «8 y vamos a por más», rezaron todos en un momento en el que la distancia de Yolanda Díaz está más marcada. Y sobre todo en un momento en el que la gallega todavía no ha activado esa mesa de negociación que los morados siguen esperando. 

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D