The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
España

10-A y 22-M, primeras fechas que baraja el PP para adelantar las elecciones en Andalucía

La Semana Santa y la Feria de Abril condicionan los planes de Juanma Moreno. Si opta por el 10-A, tendrá que disolver a las 48 horas de la victoria de Mañueco

10-A y 22-M, primeras fechas que baraja el PP para adelantar las elecciones en Andalucía

El presidente de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla|Eduardo Parra (EP)

El 10 de abril y el 22 de mayo son las fechas más comentadas dentro del Partido Popular para el adelanto electoral en Andalucía si el Gobierno de Juanma Moreno Bonilla no consigue sacar adelante en las próximas semanas las leyes y decretos que se voten en el Parlamento, según desvelan fuentes populares a THE OBJECTIVE. Esos dos domingos son, en términos políticos, los únicos libres antes de junio, ya que la Semana Santa y la Feria de Abril de este año condicionan el inicio de la campaña electoral y la colocación de las urnas.

El barón popular subrayó este miércoles en una rueda de prensa en Madrid que apretará el botón nuclear de la convocatoria de comicios si se encuentra con «un bloqueo como el que estamos viviendo entre Vox y el PSOE en esa pinza». En este sentido, dejó claro que no va a estar «ni un día más de lo necesario» si no tiene mayoría en el Parlamento.

«PSOE y Vox tienen los mismos intereses en estos momentos: derribar, erosionar y limitar al Gobierno», insistió Moreno Bonilla antes de hacer hincapié en que la duración de la legislatura va a depender de esos dos partidos ya que, a su juicio, tienen «una confluencia de intereses» para erosionar por los flancos al Ejecutivo de coalición.

«Si a lo largo del mes de febrero, cuando empieza el periodo de sesiones normalizado, vemos que hay un bloqueo sistemático y permanente por parte de ambas fuerzas políticas, lo que se ha denominado la pinza política PSOE-Vox, evidentemente no podremos seguir la legislatura», sentenció el presidente andaluz.

Vox pareció tomar nota de sus palabras porque unas horas más tarde se abstuvo en la votación promovida por la izquierda en la que se pedía celebrar un pleno extraordinario la última semana de enero sobre la situación sanitaria en la región por el coronavirus, pero sus siguientes acciones políticas en febrero son un enigma por el momento.

El inusitado tono de la advertencia de Moreno Bonilla ha disparado la posibilidad, apuntada por THE OBJECTIVE el pasado domingo, de un adelanto electoral en abril tal y como teme el PSOE. Las citadas fuentes reconocen que el presidente andaluz ha empezado «a fijar el relato político» que le interesa para así poder justificar ante los ciudadanos la necesidad de ir a las urnas antes de lo previsto.

Las primeras opciones en Andalucía

El primer pleno ordinario del Parlamento andaluz, tras el mes inhábil de enero, está fijado para el 9 de febrero y esa semana podrían llegar las primeras derrotas de PP y Cs, quienes se encuentran en minoría parlamentaria. Tras las elecciones del 13-F en Castilla y León, y al calor de una eventual mayoría absoluta o al borde de ella por parte de Alfonso Fernández Mañueco, el presidente andaluz tendría la primera oportunidad para llamar a las urnas y que cayesen a principios de abril.

Para ello, Moreno Bonilla debería disolver el Parlamento muy rápido, a las 48 horas de los comicios castellano-leoneses, si quiere que las elecciones caigan el 10 de abril -Domingo de Ramos- ya que la ley electoral exige 54 días entre la disolución y el día de las urnas.

Si el mandatario andaluz deja pasar ese 15 de febrero, entonces perderá la opción de que las elecciones sean en abril puesto que las fuentes consultadas por THE OBJECTIVE descartan que los comicios caigan el 17 de abril -Domingo de Resurrección- o una semana más tarde, el día 24, porque es «impensable» que la campaña electoral andaluza se desarrolle «en mitad de la Semana Santa» con la gente volcada en las procesiones.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

En mayo, el ‘problema’ es que este año la Feria de Abril en Sevilla se celebrará más tarde de lo habitual, concretamente entre el 1 y el 7. Por lógica, la campaña no debería caer tampoco en esa primera semana de mayo con la capital andaluza engalanada para la ocasión, sino una vez que se hayan apagado las luces de la feria y se hayan guardado los trajes, por lo que la primera fecha para los comicios sería el 22-M, en opinión de las citadas fuentes.

De ser así, Moreno Bonilla tendría que disolver la Cámara autonómica el 29 de marzo, un escenario más plausible que el de mitad de febrero para así tener tiempo ante la opinión pública a la hora de ir abonando el terreno de que Vox y PSOE no le dejan gobernar. Ese 22-M le dejaría a las puertas de junio, un mes también complicado para ir a las urnas en Andalucía pues el momento fuerte de la romería del Rocío es el primer domingo, día 5.

Luego hay un evento internacional que preocupa a Moreno Bonilla: la cumbre de la OTAN en Madrid de los días 29 y 30 de junio, cuyo plato fuerte es la primera visita de Joe Biden a España. Las bases estadounidenses están en Andalucía -concretamente, en Morón y Rota- y la retirada de la tierra contaminada de Palomares (Almería) sigue sin ser asumida por Washington. Cualquier domingo electoral previo a la cumbre aliada podría provocar que la campaña se polarice en torno al dossier norteamericano, lo que seguramente conllevaría una mayor movilización de la izquierda. Un escenario del que quiere huir el presidente andaluz.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D