THE OBJECTIVE
Política

Junts cierra una campaña más dirigida al «buen gobierno» que a la independencia

Fuentes del partido subrayan el matiz de Puigdemont al hablar de «la esperanza de independencia»

Junts cierra una campaña más dirigida al «buen gobierno» que a la independencia

Carles Puigdemont, en Francia, en su último día de campaña. | Europa Press

Junts per Catalunya afronta la cuenta atrás para las elecciones con serenidad. En sus trackings internos se refleja cómo su giro pragmático de vender moderación, reunirse con la patronal catalana y poner a Salvador Illa en la diana de sus críticas surte efecto: ya se sitúan por encima de ERC con diez escaños más. En el último día de campaña electoral, Carles Puigdemont pidió el voto para «pasar página a la represión y abrir una negociación para resolver el conflicto político y reprender el camino del buen gobierno». Las fuentes del partido consultadas por THE OBJECTIVE, destacan su discurso más matizado y que en campaña haya abordado otros asuntos, más allá de la independencia, como «el deficit fiscal, la lengua o la gestión».

A la espera de conocer los resultados electorales, ven un «acierto» el cambio de estrategia. Como avanzó este periódico, creen que Puigdemont será investido presidente incluso si queda por detrás del líder socialista. Ya sea en mayoría simple, con la abstención del PSC o tras una repetición electoral. «Si hay repetición electoral Puigdemont podrá competir en igualdad de condiciones, haciendo campaña desde Cataluña», explican las fuentes consultadas.

El gran temor de los posconvergentes era que el electorado independentista les penalizara, después de quedar relegados en la oposición y con una adelanto electoral que impedía la vuelta de su candidato antes de aprobarse la amnistía. Pero les ha sorprendido la afluencia en sus actos en Francia, hasta el punto que decidieron cambiar su cierre de campaña y trasladarlo a Elna ante la previsión de una gran movilización para ver a Puigdemont en directo.

«Sueño de independencia»

Pese a los buenos resultados que prevén, también es cierto que se corre el riesgo de que el independentismo no logre tener mayoría en el Parlament. En esta coyuntura, Puigdemont busca movilizar a parte de los 700.000 votantes que en los comicios autonómicos de 2021 se abstuvieron. Además, calculan que «hay un 20% de indecisos» que pueden decidir la correlación de fuerzas en el Parlament. Todo apunta a un escenario muy fragmentado, y un escaño arriba o abajo puede hacer que algunas alternativas (como el tripartito) no sumen y que Junts tenga la clave de la gobernabilidad.

Puigdemont ha apelado al votante más sentimental e independentista, mientras que su hombre en los debates electorales, Josep Rull, procedente de la extinta Convergència, ha vendido gestión. No obstante, la fuentes consultadas también explican el «matiz de Puigdemont». En sus actos de este viernes habló de «sueño de independencia»: «Continuaremos por este camino que comenzó para construir nuestro sueño de la independencia», dijo en Colliure. También de «esperanza de independencia», añaden.

El partido de Puigdemont ha planteado una «campaña convergente», concluyen estas fuentes. Otro ejemplo que citan de esta hoja de ruta es el acto del candidato Joan Canadell en Hospitalet: «Ha hablado sobre todo de déficit fiscal y de referéndum».

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D