The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

¿Qué es la esclavitud en el siglo XXI?

En la actualidad, unos 40,3 millones de personas viven bajo alguna forma de esclavitud moderna

Foto: Wong Maye-E | AP

La palabra esclavitud nos traslada inevitablemente a siglos lejanos y nos trae a la venta de barcos llenos de personas que eran vendidas posteriormente como si de mercancía se tratara. Pero ni la esclavitud acabó en el siglo XIX ni los esclavos son solo los que han sido víctimas de la trata de personas.

En la actualidad, unos 40,3 millones de personas viven bajo alguna forma de esclavitud moderna, una cifra tres veces superior a la de la época entre los siglos XV y XIV y la mayor de la historia, según los datos publicados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

¿Qué es la esclavitud en la actualidad?

En el siglo XXI, ser un esclavo puede significar diferentes cosas. La esclavitud puede suponer trabajar contra tu voluntad, ser controlado por un explotador, tener libertad o movimientos limitados o ser deshumanizado, tratado como una comodidad o comprado como una propiedad, según la organización de derechos humanos Anti-Slavery International.

De los más de 40 millones de esclavos del mundo, más de la mitad, 24,9 millones, son trabajadores forzados, lo que supone que están trabajando en contra de su voluntad y bajo amenaza, intimidación o coacción. Además, más de 15 millones de estas personas viven en matrimonios forzados, otra de las formas de esclavitud en el siglo XXI.

También son un grupo grande dentro de los esclavos las personas que son explotadas sexualmente, con un total de 4,8 millones de personas. En este colectivo, el 99% de las víctimas son mujeres. En general, las mujeres salen perdiendo en lo que a esclavitud moderna se refiere, pues son el 58% de las esclavas en el mundo.

¿Qué es la esclavitud en el siglo XXI? 2

Las mujeres explotadas sexualmente son un gran colectivo dentro de los esclavos. | Foto: Alessandra Tarantino | AP

¿Qué diferencia hay con el tráfico de personas?

Aunque en ocasiones se habla del tráfico de personas como “la esclavitud del siglo XXI”, este delito es una manera de explotar o esclavizar a una persona con numerosos fines, como el trabajo forzado y la explotación sexual, según la Organización de Naciones Unidas (ONU), que denuncia que hay millones de víctimas de la trata de personas en el mundo.

Además, recuerda que “todos los países están afectados por la trata, ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas”.

¿Dónde hay esclavos actualmente?

La esclavitud no es algo que afecte solo a los países subdesarrollados, sino que también existe en países desarrollados. En la Unión Europea, por ejemplo, hay 1,3 millones de personas en situación de esclavitud, según los datos del 2018 Global Slavery Index, elaborado por la Fundación Free Walk en colaboración con la OIT.

Los países donde hay mayor prevalencia de esclavitud moderna son Corea del Norte, Eritrea, Burundi, República Centroafricana, Afganistán, Mauritania, Sudán, Pakistán, Camboya e Irán. Respecto a los países desarrollados, en Estados Unidos, por ejemplo, hay 403.000 personas esclavas, 167.000 en Alemania y 136.000 en Reino Unido.

¿Qué es la esclavitud en el siglo XXI? 1

Los niveles de esclavitud estimados, por países. | Gráfico: 2018 Global Slavery Index

España está situada en el puesto 124 de los 167 países que estudia el informe por lo que, a pesar de estar entre las mejores posiciones respecto a la esclavitud en el país, sigue estando peor de lo que le correspondería si se exigiera una correlación entre el nivel de riqueza y la ausencia de esta práctica.

En España hay 105.000 personas esclavas, solo un 2,27% del total de la población, pero la tasa de vulnerabilidad o el peligro de caer en la esclavitud es mucho mayor, del 12,8%, según señala el informe.

¿Por qué sigue habiendo esclavitud?

La esclavitud está relacionada con diferentes indicadores, que son comunes en la mayoría de países en los que prevalece este acto contra los derechos humanos.

Un elemento que se da en muchos de los países con altos niveles de esclavitud es que se encuentran en una situación de conflicto, como ocurre en Eritrea, Burundi, la República Centroafricana, Afganistán y Sudán del Sur. “El papel que el conflicto juega a la hora de componer la vulnerabilidad a la esclavitud está ampliamente reconocido”, explica el informe The Global Slavery Index.

Otra conexión importante es la que hay entre la esclavitud y los regímenes represores. Un análisis de los primeros diez países de la lista muestra que este tipo de gobiernos están relacionados con la esclavitud.

Este factor está directamente relacionado con el trabajo forzado por el propio Gobierno. Esto ocurre en los tres países con mayor nivel de esclavitud: Corea del Norte, Eritrea y Burundi. En el primero de ellos, una de cada 10 personas se encuentra en una situación de esclavitud, la mayoría de ellos forzados por el propio Estado, según el informe.

“El trabajo forzado impuesto por el Estado incluye el reclutamiento de ciudadanos por parte de las autoridades para participar en trabajos de construcción o en agricultura con objetivos de crecimiento económico, militares jóvenes forzados a realizar trabajos que no son militares, aquellos forzados a realizar trabajos comunitarios que no les benefician y prisioneros forzados a trabajar en contra de su voluntad”, explica el documento.

¿Qué es la esclavitud en el siglo XXI? 3

Foto: AP

Este tipo de gobiernos, además, tienen otras características que provocan que el nivel de vulnerabilidad también sea más alto, como la peor calidad de las políticas y regulaciones y la poca protección de grupos de población discriminados.

Detrás de la esclavitud hay, por encima de todo, un motivo económico, y es que genera 150.000 millones de dólares en beneficios al año, más de un tercio de los cuales se genera en países desarrollados.

Los explotadores actuales ganan 30 veces más de lo que ganaban los del siglo XVIII y XIX, según explica el experto Siddharth Kara a The Guardian. Según sus cálculos, el coste de un esclavo actualmente es de unos 450 dólares y cada uno de ellos genera unos beneficios anuales de unos 8.000 dólares, una cifra que asciende hasta los 36.000 dólares si se trata de víctimas de explotación sexual.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.