Imputados un diputado y un general acusados del presunto atentado contra Maduro

Futuro

Imputados un diputado y un general acusados del presunto atentado contra Maduro
Foto: Ariana Cubillos

La Fiscalía venezolana ha imputado al diputado Juan Requesens, detenido por el presunto atentado al presidente, Nicolás Maduro. Los cargos por los que se le imputa son: «homicidio intencional calificado cometido con alevosía y por motivo innoble en grado de frustración en perjuicio de siete efectivos militares, terrorismo, asociación para delinquir, traición a la patria e instigación pública continuada y posesión ilícita de armas y municiones. Ha informado este martes en rueda de prensa el fiscal general, Tarek William Saab.

La juez a cargo del caso se pronunciará durante las próximas horas sobre estos delitos, y deberá decidir sobre cuáles «acoge o no», según ha explicado a la agencia EFE el abogado defensor del diputado, Joel García.

El Ministerio Público además ha solicitado la medida de «prohibición de enajenar y gravar bienes» y «bloqueo e inmovilización de cuentas» del opositor. La misma medida fue pedida para el diputado Julio Borges, quien se encuentra en Colombia y es acusado por el Gobierno de ser el «autor intelectual» del atentado. Esta acusación ha llevado al gobierno venezolano a pedir a la Interpol el arresto del diputado establecido en Colombia.

La Fiscalía también ha ordenado «la práctica de un examen toxicológico» al diputado, además de un «reconocimiento médico real y de reconocimiento psicológico» .

«Se filtraron unas imágenes» que «no guardan relación con su confesión» -en la que dijo que había tenido contacto con el encargado de coordinar el ataque a Maduro- y por ello, «hemos abierto una investigación y no descartamos que hayan sido cómplices» del atentado los que publicaron el material «para desvirtuar», dijo el fiscal general de Venezuela. Vídeo por el cual se ha acusado al gobierno de «drogar» al diputado para forzar una confesión, seguramente razón por la cual el fiscal anuncia el examen toxicológico.


El pasado 4 de agosto Maduro interrumpió un acto transmitido en vivo por la televisión venezolana después de que varios drones con cargas explosivas detonaran en las cercanías de la tarima presidencial, según explicó el Gobierno al denunciar el presunto atentado.

Por el fallido atentado, el pasado martes fue detenido el diputado Requesens, al que en un movimiento criticado como ilegal se le despojó su inmunidad parlamentaria, al igual que al parlamentario Borges. “La cifra de implicados en este hecho aumentó a 34, sin que se descarte que el número incremente. Hasta ahora hay 14 detenidos, los cuales fueron presentados e imputados”, ha expresado Saab.

Al arresto del diputado Requesens se agregan los arrestos de dos altos oficiales de la Fuerzas Armadas venezolanas, el general Pérez Gámez y el coronel Zambrano. El general de división de la Guardia Nacional Bolivariana Alejandro Pérez Gámez fue presentado la noche del lunes ante un juez por su presunta participación en los hechos, ha señalado en el mismo comunicado Saab a la prensa.

Pérez Gámez hasta ahora desempeñaba el cargo de «director de los servicios para el mantenimiento del orden interno» de la Guardia Nacional, según la página web de la institución.

«Hay una cacería de brujas contra los generales y almirantes» como parte de una «purga desatada desde el ascenso de Maduro al poder», ha señalado a la agencia AFP la experta en temas militares Rocío San Miguel. «Tengo la impresión de que hay un alto grado de inestabilidad interna», ha añadido, descartando sin embargo una «implosión» en la Fuerza Armada. Hasta el pasado julio unos 150 miembros de la Fuerza Armada estaban en prisión «por razones políticas», según la ONG Justicia Venezolana. San Miguel calcula que son 200.

Los 14 detenidos ya fueron imputados ante un tribunal por magnicidio en grado de frustración, rebelión y traición a la patria, entre otros cargos, mientras se pidió a Interpol el arresto de otros radicados en Colombia y Estados Unidos.